Los próximos presupuestos de la UE podrían castigar a Polonia

La Comisión Europea quiere imponer condiciones a la recepción de fondos comunitarios

1
89
Los nuevos presupuestos de la UE podrían castigar a Polonia
Foto: Ryszard Pawlak.

La Comisión Europea presenta este miércoles su propuesta presupuestaria para el periodo 2021-2027. La renovación del plan financiero comunitario viene marcado por dos factores: la necesidad de ajustarse al vacío que deja el Brexit y la voluntad de Bruselas de desplazar parte del gasto del este al sur de Europa.

Según El País y Cadena Ser, el Ejecutivo de la Unión planea condicionar la recepción de los fondos comunitarios al cumplimiento de los valores democráticos y a la acogida de inmigrantes. Éstos han estado tradicionalmente divididos entre los fondos de cohesión y los fondos para el desarrollo agrícola, dos partidas que suponen el 80 por ciento del presupuesto. Ahora Bruselas plantea recortarlas en torno a un 6 por ciento anual.

Según el comisario Günter Oettinger, esas dos partidas pasarían a suponer tan solo un 60 por ciento de los presupuestos de la UE. Serían desplazadas por incrementos en las inversiones destinadas a seguridad y control de fronteras, algo de lo que se beneficiarían países como España, Italia, Malta o Chipre.

Una bomba para los intereses de Polonia

Estos ajustes supondrían un gran contratiempo para los intereses de Polonia. El país del Vístula es el principal beneficiario de los fondos de la UE, recibiendo unos 80.000 millones de euros entre 2014 y 2020. En los últimos años, ese dinero ha permitido, por ejemplo, modernizar de forma ostensible las redes polacas de carreteras y ferrocarril. La economía del país, la única de toda la UE que no entró en recesión durante la crisis, se ha visto muy beneficiada por estas inversiones.

Pero, pese a los regalos, Polonia no ha sido un niño ejemplar a ojos de mamá Bruselas. Varsovia rechazó el mandato comunitario de acoger refugiados y, junto a Hungría, fue el único estado miembro que no acogió a ninguno de los solicitantes de asilo provenientes de países en guerra como Libia, Siria o Irak. Además, también se ha enfrentado a los burócratas de la Unión a raíz de una reforma judicial que comprometía la independencia de los tribunales.

“Aceptar los principios democráticos y luchar contra la corrupción serán condición sine qua non para recibir fondos”, avanzó en Berlín el citado comisario Oettinger. Si Bruselas cumple con su amenaza de imponer condiciones a la recepción de inversiones y subvenciones comunitarias, Polonia sería uno de los países más perjudicados.

Además, en Bruselas también se cree que el fortísimo crecimiento económico que está experimentado el este de Europa es un buen argumento para desviar parte del gasto hacia el ahora más deprimido sur, donde el desempleo continúa siendo una lacra.

1 Comentario

  1. Los países que no acepten invasores serán los que se salvaran de momento, los demás estarán destruidos e irán a destruiros donde queden blancos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here