El Gobierno polaco empieza a tomar medidas para luchar contra la polución

El Ejecutivo pretende dar subvenciones a las familias con bajos ingresos que quieran reformar su vivienda para aumentar su eficiencia energética

0
79
Polución en Varsovia, Polonia
Foto: Greenpeace Polska.

La contaminación en Polonia mata a 50.000 personas al año. Según la Organización Mundial de la Salud, 33 de las 50 ciudades más contaminadas de Europa están en Polonia. Ahora, parece que el Gobierno empieza a tomar medidas para luchar contra este problema. El ministro de Medio Ambiente, Henryk Kowalczyk, ha avanzado que trabaja para aprobar un paquete de subvenciones a las familias de ingresos bajos que quieran reformar su vivienda para aumentar la eficiencia energética.

Los hogares que ingresen menos de 1.600 zlotys al mes (384 euros), tendrán derecho a estas subvenciones, dijo el ministro en declaraciones recogidas por Radio Poland. Este dinero podrá ser utilizado para aumentar el aislamiento térmico y modernizar las estufas. Por su parte, las familias que ganen más de esa cantidad tendrán reducciones fiscales al acometer ese tipo de reformas.

Henryk Kowalczyk afirmó que, para que estas medidas entren en vigor, la ley fiscal debe ser modificada. En ese sentido, el responsable de Medio Ambiente declaró que ha estado trabajando con la ministra de Finanzas en los detalles finales de este plan gubernamental para combatir la contaminación.

Las estufas, causa principal de la contaminación en Polonia

Según la organización Polish Smog Alert, las estufas producen el 50% de la polución del país. La industria es culpable del 17% y el tráfico, del 10%.

Esta asociación también afirma que hay en Polonia unos tres millones de estufas poco eficientes de carbón y madera. Muchas de ellas no se adecuan a la normativa energética, y otras se usan para la incineración de basura.

En un artículo para El Español, el periodista Miguel Á. Gayo Macías contaba lo siguiente: “Cada invierno, muchas casas polacas encienden sus calderas y utilizan como combustible basura de todo tipo -a veces incluso plástico- y carbón. En regiones como Malopolska, en el sur, pueden verse columnas negras de humo saliendo de las chimeneas de viejos edificios de viviendas, donde los vecinos usan el mismo sistema de calefacción de hace décadas. Es normal ver como cada mañana, al salir del portal, lo primero que hacen los vecinos es toser y ponerse una de las máscaras ‘anti-smog’ que se han convertido en algo normal desde hace años. Alrededor de lugares así, la nariz pica al respirar y las plantas de los alrededores están enfermas”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here