La Lanza Sagrada, una de las maravillas que esconde Cracovia

La Lanza Sagrada es uno de los numerosos tesoros que esconde la hermosa ciudad de Cracovia

0
71
El Castillo de Wawel en Cracovia, Polonia. Foto: Ángel López Peiró

Cracovia esconde miles de tesoros, muchos de ellos desconocidos para la mayoría de lugareños y para los millones de visitantes que la ciudad recibe cada año. Una de estas maravillas salvaguardadas a orillas del Vístula es una réplica de la Lanza Sagrada bíblica.

Lanza Sagrada o Lanza de Longino es como se conoce a la lanza con la que un soldado romano traspasó el costado del cuerpo de Jesús cuando estaba en la cruz, según cuenta el Evangelio de  San Juan.

www.katedra-wawelska.p
www.katedra-wawelska.pl

Muchas reliquias en el mundo han sido identificadas como la lanza Sagrada, o partes de ella. Una de las más conocidas es la llamada  Lanza de Viena o Lanza de San Mauricio  que fue descubierta en Antioquía, en 1098, durante la primera cruzada por los caballeros teutones y es la que tuvieron en su poder Carlomagno los Emperadores del Sacro Imperio Romano Germánico posteriormente. El emperador alemán Otto III entregó una copia de la Lanza Sagrada al duque polaco Boleslao I el Bravo en el Congreso de Gniezno en el año 1000. Esta copia de la lanza contenía un clavo que era considerado una reliquia de la Santa Cruz. Gallus Anonymus, el primer autor de la historia de Polonia, describió  el evento de entrega de la lanza en Gesta principum Polonorum.

Esta lanza fue trasladada a Cracovia cuando la ciudad se convirtó en la capital del Reino de Polonia y  todavía permanece en la ciudad desde entonces. Concretamente, esta copia de una reliquia considerada como la lanza sagrada ha estado entre los tesoros de la Catedral de Wawel desde el siglo XII. Ahora se puede ver dentro de la exposición de tesoros de la Catedral en el Museo Juan Pablo II de la Catedral de Wawel, justo enfrente de la misma. Numerosos turistas visitan este museo y algunos se percatan de esta lanza, pero la mayoría desconoce que se trata de una reliquia con una importancia simbólica y histórica tan grande.

Es interesante explicar que la Lanza de San Mauricio original fue trasladada de Praga a Nuremberg por el emperador Segismundo del Sacro Imperio Romano en 1424 y este decretó que allí permaneciera para siempre. Sin embargo, en 1796 las autoridades de la ciudad alemana decidieron trasladarla a Viena con toda la colección de la Regalía Imperial porque las tropas napoleónicas se acercaban. El barón Von Hüge, encargado de custodiar la colección no la devolvió y la vendió a los Habsburgo. Adolf Hitler se hizo con la lanza en 1938 cuando la Alemania nazi se anexionó Austria e hizo construir una cámara a 150 metros bajo el suelo para guardarla junto al castillo de Nuremberg. En  abril de 1945 el general Mark Wayne Clark, del Séptimo Ejército estadounidense, encontró la lanza y la llevó a los Estados Unidos. En 1946 el general Patton la devolvíó a Austria y hoy se la puede ver dentro de la colección del tesoro imperial del Palacio Imperial de Hofburg en Viena.

Para averiguar más sobre esta cuestión puede ver el siguiente documental:

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here