1943

4 de mayo

ABC: página 12

El crimen bolchevique de Katyn
Una comisión internacional de eminentes médicos forenses
Smolensk. Después de diez días de investigaciones-del 20 al 30 de abril-, una Comisión de eminentes médicos forenses y criminalistas, catedráticos de Universidad, representantes de doce países europeos, ha publicado un extenso informe acerca de las fosas de Katyn, donde fueron hallados los cadáveres de los doce mil oficiales polacos asesinados por la G.P.U. [Nota de Ángel López Peiró: error de ABC, la GPU existió entre 1922 y 1923]

Hasta el referido día 30 de abril fueron extraídos  982 cadáveres de los cuales un 70%, aproximadamente, pudieron ser identificados inmediatamente. El número de fosas abiertas asciende a siete, la mayor de las cuales contiene unos 2.500 cadáveres. Los miembros de la Comisión internacional hicieron personalmente la autopsia a nueve de ellos y realizaron comprobaciones en algunos casos, especialmente seleccionados. Estos trabajos han dado los siguientes resultados:

Un sólo disparo en la nuca con salida en la frente
En todos los cadáveres exhumados ha podido comprobarse, sin excepción alguna, que la muerte fue producida por un disparo de arma de fuego en la cabeza: concretamente, en la nuca sólo. Hay pocos casos de dos disparos y uno sólo de tres. La entrada de la bala aparece generalmente en la base del cráneo y la salida, en la frente. El calibre de las balas es inferior a ocho milímetros.
La fractura que presentan los cráneos y las huellas de pólvora en los occipitales cerca del lugar de penetración de las balas, así como la analogía de los orificios de entrada, permiten establecer la conclusión de que los disparos fueron hechos con el cañón pegado a la nuca o a una distancia escasísima. Además, la sorprendente uniformidad de las heridas y la localización del orificio de entrada en una parte muy pequeña de la región occipital llevan a la deducción de que los disparos fueron hechos por mano experta.
En numerosos cadáveres se han observado ligaduras en las manos y en algunos casos, bayonetazos con instrumentos de cuatro estrías. La forma de las ligaduras corresponde a las halladas en los cadáveres de paisanos rusos igualmente exhumados en el bosque de Katyn.
El hallazgo de una bala que de rebote se incrustó en la cabeza de un oficial muerto demuestra que los fusilamentos se efectuaron también en las propias fosas. En ellas los cadáveres están casi exclusivamente boca abajo, muy apretados y metódicamente colocados. Además, en casi todos los casos, aparecen completamente estiradas. Todo ello demuestra claramente que fueron amontonados sistemáticamente.

 

Anuncios