1919

Retroceder al año 1918


1 de enero

La Vanguardia Española página 14

Polonia

Basilea, 31. Comunican de Berlín que Guesen  está en poder de los polacos. Los Consejos de obreros y soldados de Wrehen, Milislaw y Schroda han proclamado oficialmente su incorporación a Polonia- Havas.


2 de enero

La Vanguardia Española página 14

La situación en Polonia

Londres, 1. Un telegrama de Varsovia dice que la situación en las fronteras continúa siendo crítica. Fuerzas rutenas y bolchevistas se dirigen de nuevo hacia Lemberg y han obligado a las tropas polacas a retirarse a dos o tres millas.  Los alemanes se han negado a acceder a la petición del alto mando polaco de enviar tropas a Vilna.

Las autoridades militares alemanas en Gorlitz se han negado a permitir que los soldados griegos internados allí, salgan de Alemania.


 4 de enero

La Vanguardia Española página 13

La situación en Polonia

Berna 3. Llegan sin cesar noticias alarmantes de Polonia. De Berlín comunican que, según las noticias llegadas de Schneider Deuhl, las poblaciones de Gniessen, Rebow y Werehen han caído en poder de los polacos. Las tres cuartas del gobierno de Possen está en manos del enemigo, que se ha apoderado de depósitos considerables de armas y municiones.

Por otra parte, el Berliner Tagglebat cree saber que reina la tranquilidad en la población de Possen. Todos los poderes han sido confiados al comandante polaco de la población.

El gobierno polaco ha decidido, según parece, que la población no participe en las elecciones para la asamblea nacional alemana. -Radio.

La Vanguardia Española página 16

Los delegados a la Conferencia de Paz

Los checo-eslovacos, Polonia, Brasil y todos los pueblos que rompieron con Alemania sin participar en la guerra, tomarán igualmente alguna parte en las deliberaciones. -Havas


5 enero

La Vanguardia Española página 14

Los preliminares de la Paz

Le Petit Parisien dice que no se ha tomado ninguna decisión respecto a la participación en la conferencia de los estados nuevos como Lituania, Ukrania y Finlandia, pero que Polonia y los checo-eslovacos, que son considerados como aliados y que estarán representados en la conferencia

La Vanguardia Española página 15


 

15 enero

ABC página 3

ABC en Rusia
El dictador polonés está pasando los más duros días de su agitada existencia. Conspirador durante 25 años, luego legionista en la guerra y preso en la fortaleza alemana los últimos catorzes meses, no ha tenidos tantos, y tales quebraderos de cabeza como ahora. Sus laboriosas gestiones para constituir Gobierno dieron por primer resultado nombrar al leader socialista Daszinski primer ministro con el encargo de formar Gabinete. ! Y aquí fue Troya! Encrésparonse los partidos contrarios, opusiéronse a compartir con Daszinski el Poder de los nacionalistas y los prohombres del partido del pueblo venidos de Posen y Galitzia, y tuvo que dimitor el famoso socialista.

Amoscado el generalísimo Pilsudski, a quien ponen por todos lados cortapisas que coartan su acción,  recomenzó gestiones y conciliábulos, poniendo fin a la obra complejísima de dar un Gobierno a la desgobernada Polonia. Un Gobierno de 15 ministerios, dados en su mayoría a socialistas, pero con exclusión de los elementos demagógicas que aquí y en Rusia se denominan  socialistas democráticos.

Es Moraczewski el presidente de tal Gabinete, y desde el punto y hora de su formación ha comenzado la impopularidad del “Deseado” Pilsudski entre las clases que creían iba a hacer el milagro de contentar a todos sus descontentadizos y divididos compatriotas.

El programa del jefe ministerial declara sinceramente que quiere organizar el país para que acuda a la Asamblea Constituyente, la cual decidirá  de las futuras instituciones y de la suerte de la nación.

Tal programa es moderado, y aunque no resuelve los grandes problemas agrarios, es equitativo y oportuno; pero lo acoge la mayoría del país iracunda, y los nacionalistas, la nobleza, la oficialidad y las entidades militares que sirvieron a las órdenes de la Regencia protestan de tal Gobierno,  y quieren echarlo a tierra. Los enemigos del socialismo son partidarios acérrimos de la coalición, y de ella aguardan auxilio y ayuda para reconstruir y revivir a Polonia.

Pilsudski y Moraczewski tienen consigo a un considerable contingente del proletariado y las numerosas organizaciones mixtas que, con el nombre de “organizaciones militares polonesas” formó Pilsudski con los soldados y licenciados polacos de los Ejércitos rusos y austro-alemanes, acusan en sus varios detalles y en la grandeza del conjunto la división que se abre y ahonda en Polonia, combatida por las pasiones íntimos y los egoísmos ajenos. Aunque es interesante y útil al esclarecimiento de los magnos tiempos que corren reunir el material histórico y dar a conocer los hombres y las ideas creadores de los nuevos  Estados de Europa, yo cumpliría mi deber de cronista imparcial señalando a grandes rasgos la situación transitoria de Polonia, sin profundizar en sus misterios, en sus mezquindades partidistas y sus odios de clases y de razas. Pero es que precisamente en este período efímero de su resurrección están empeñadas fuerzas mayores extranjeras, que aquí convergen, decidiendo no sólo el sistema social que adopte Polonia, sino las consecuencias que en el porvenir tendrá su vida de relación con las demás naciones. Mis insignes amigos Paderewski y Dmowski han inspirado a Wilson y a Poincaré el acto de justicia que implica su expreso deseo de que sea restituído al país que despedazaron dos Emperadores y una Emperatriz cuanto fué ruso — hasta el puerto de Danzig en el Báltico–y han ganado para la coalición el corazón de Polonia. Yo he convivido en los aciagos años de Rusia con los partidarios y los devotos de Dmowski y del músico genial, los cuales a cada nuevo triunfo teutónico sonreían serenos, creyendo que el tiempo pondría de su parte la gloria definitiva del último combate. Así ha sido, y Polonia, al rendir pleito homenaje al partido nacionalista, que la dijo ” confía y espera”, abrázase a la coalición, que la protege y va a salvarla. Es sorprende la actitud de los aliadófilos éstos, esperando que ha de llegar un Ejército de ingleses, franceses y americanos a poner orden; es decir, a colgar a los socialistas, fusilar a Pilsudski e iniciar la nueva era con una República–ya que los Reyes están en baja, y en Polonia no quedan miembros de dus dinastías–que no se meta demasiado con los mayorazgos y otros privilegios nobiliarios, y que sólo se muestre cruelmente ejecutiva en la expulsión y la persecución inexorable de los judíos. Los banqueros, los capitalistas israelitas, que, con los negocios de la guerra han centuplicado sus tesoros, apoyarán las instituciones –Rey o República–que les garantizen sus arcas… Al contrario de ellos, la millonada de los parias judíos, de los profesionales revolucionarios y de las mujeres ferventes de la emancipación de su sexo, alistados están en las filas del socialismo militante, siendo el personal más ágil e idóneo de su partido. “Que vengan los Ejércitos de la coalición a salvarnos de Moraczewski, Pilsudski y Daszinski.  Anhelan y claman los nacionalistas y sus afines. ” No, jamás –gritan las masas y el judaísmo–. Nosotros nos bastamos a organizar la administración, el Ejército, el Tesoro y llegar a la Constituyente. Hemos echado  a que quiere estar en relaciones cordiales con los ocupantes y somos ya un país neutral, todas las naciones, pero sin que ninguna nos imponga la ocupación armarda. Somos ya libres”.

Mucho podría decirse de esa libertad, y no poco en pro y en contra de los dos bandos que afilan sus armas para acometerse; pero, en cambio, no sé qué pensar de la esperanza de uno; la esperanza de que venga la expedición de tropas extranjeras. Se la espera en Rusia, en Lituania, en Austria,  aquí en todas partes donde se pelean los partidos indigenas y entran, feroces, los bolchequivistas.

Se otorga a las legiones victoriosas de Wilson, del Rey Jorge, y de la República francesa el mando de los pueblos que desmoralizó la guerra y desespera el hambre y la derrota. ¿Vendrán?

Los pebeteros que incensaron el caudillo Pilsudski yacen apagados en tierra. Las canastillas de flores y laureles que las patriotas ofrendaron al “salvador” no serán reemplazadas por otras…Se habla mal del ídolo de ayer; se le acusa de servir a su partido y no a la Patria; de simpatía y alianza con los revolucionarios alemanes. En un club aristocrático se susurra ya que está vendido a Berlín…!Oh pérfidos huracanes de las cumbres!

El Ministerio socialista tiene que imitar la obra divina en el Génesis… sacar del caos el mundo. En la obscuridad fulmina sobre las aguas desbordantes el relámpago solamente…

Los alemanes, que con limpieza de prestidigitación han substituído los fastuosos “Estados Mayores” por Comités de soldados (aquí se duda de la sinceridad y duración del cambio), no sólo no entregan a los polacos los territorios que éstos reclaman, enarbolando el programa de Wilson, sino que al contrario envían allá tropas para defenderlos. ¿Indica tal conducta de los vencidos que cuentan con la probabilidad de que el Congreso de la paz sea menos exigente en cuanto a la reintegración a Polonia que lo fué el armisticio, exigiendo para Francia su Alsacia-Lorena?

Sería espantoso el desengaño de los ardientes aliadófilos poloneses, si en el mercado internacional, en el regateo último, fuera traicionada la justa causa de Polonia. Hemos de verlo pronto; hemos de ver muchas cosas antes y después de que se consegre con acto solemne la inmensa victoria de la Coalición en el Congreso de la paz, que otorgará la seudopaz al Universo.

Declarado el armisticio, aquí no se ha disparado todavía la última bala. Aquí prosiguen luchando la potencia de las dos mitades del mundo beligerante: Germania e Inglaterra… Aquí no se ha disparado la última bala aún y forcejean disputándose el predominio de Polonia los dos brutos de la civilización: el furriel tudesco y el boxeador anglo-americano.

Seguir las evoluciones de la lucha es de interés para quienes buscan ejemplos de la perfidia eterna de la política, y asqueados no quisieran para su Patria los males de una protección en esclavitud.

Sofía Casanova. Varsovia 15.12.1918

 

 

 


28 de febrero

La Vanguardia Española página 9

Los trabajos de la Conferencia

Se ha recomendado a las distintas comisiones que procuren cuanto antes dar a conocer sus respectivos trabajos, especialmente la que entiende en los asuntos relacionados con Polonia, que habrá de presentar su dictamen antres del 3 de marzo a más tardar, acerca de la delimitación de fonteras entre Polonia y Alemania.

Rusia:
Los polacos
París 27.Los judíos de Polonia petenecientes a diferentes grupos políticos acordaron en la Asamblea de Cracovia la fusión de todos esos partidos menos el sionista, en un gran partido demócrata, para colaborar estrechamente con los polacos, desmintiendo las falsas noticias sobre discordias entre judíos y polacos.-radio.
La Dieta polaca
Varsovia, 27. En la Dieta ha terminado la discusión del programa de Paderewski presentado en 19 de febrero. El proyecto obtuvo el voto de confianza sin escrutinio, habiéndose levantado todos los miembros de la Cámara en señal de aprobación y habiendo permanecido sentados únicamente los socialistas, los cuales cuentan con 30 puestos, de los 40 que forman la totalidad, -T.s.H



Avanzar al año 1920

Anuncios