Cinco razones por las que Cracovia es el mejor destino Erasmus

Cracovia es el hogar de 100.000 estudiantes, y hay muchos motivos para ello

0
81
Plaza del Mercado de Cracovia
Foto: Jaime Llinares Taboada.

Cracovia, y Polonia en general, es uno de los destinos más populares entre los estudiantes europeos para hacer un intercambio. Hay muchísimas razones que hacen que un Erasmus en Cracovia sea la mejor opción. Nosotros las hemos resumido en estas cinco:

1
Foto: Ministerio de Asuntos Exteriores de Polonia.

Los precios

Para un estudiante de Erasmus, un coste de vida asequible es vital para poder disfrutar la estancia al máximo. En Cracovia, los precios no son un problema. Por ejemplo, comer en un restaurante puede salir por unos 6 u 8 euros, y hay muchos bares que sirven cerveza por 1 euro. En el supermercado puedes comprar un kilo de pollo por menos de 4 euros. Un corte de pelo masculino puede salir por unos 6 euros, y el billete de tranvía o autobús cuesta unos 40 céntimos. Taxis y otros servicios de transporte, como autobuses interurbanos o Blablacar, también son muy económicos.

Por otra parte, alquilar un apartamento en el centro de Cracovia sí puede ser más caro, ya que es una ciudad muy turística y el “efecto Airbnb” infla los precios.

En esta web puedes comparar el coste de la vida de Cracovia con el de tu ciudad.

2
Foto: Teatro Cubano (facebook.com/TeatroCubanoKrakow/)

El ambiente y la vida nocturna

Cracovia es una de las ciudades europeas universitarias por excelencia. Hay 10 escuelas localizadas allí, entre ellas la antiquísima Universidad Jaguelónica, que es considerada la mejor de Polonia. Se calcula que, entre septiembre y junio, viven en la ciudad unos 100.000 estudiantes. El 60 por ciento de los habitantes tiene menos de 45 años.

Esto se traduce en una urbe joven, con una gran oferta cultural y de ocio. La mayoría de pubs y discotecas abren todos los días. Es posible salir de fiesta cualquier día de la semana y encontrar los locales llenos. Además, como se ha dicho, los precios son muy asequibles. En resumen, Cracovia es ideal para divertirse y conocer gente joven.

3

La oferta turística

Cracovia es una de las ciudades más bonitas de Europa. El empedrado centro histórico y el barrio de Kazimierz, incluidos en la primera lista de Patrimonios de la Humanidad, son un placer para pasear. Allí están la plaza medieval más grande de Europa y el castillo de Wawel, situado en una colina rodeada por el río Wisla.

Además, en las afueras de la ciudad se encuentra Nowa Huta, una ciudad dormitorio muy representativa del estilo urbanístico soviético. Y muy cerca están las espectaculares minas de Sal de Wieliczka, que también son Patrimonio de la Humanidad.

4

La localización y el transporte

Uno de los placeres para cualquier estudiante de intercambio es el de viajar. Hacer un Erasmus en Cracovia es perfecto para ello. El campo de concentración de Auschwitz queda a una hora de la ciudad. Hacia el sur, a unas dos horas, se elevan los montes Tatras, que separan Polonia de Eslovaquia. Son un destino obligado para los amantes del esquí y del montañismo.

Además, Cracovia está justo en el centro de Europa. Esto permite tener un gran número de destinos a una distancia asequible para un viaje por carretera. Al norte están Berlín, Gdansk, Varsovia y los países bálticos. Al oeste, Wroclaw y Praga. Hacia el sur, Viena, Bratislava y Budapest. Y al este está la desconocida Ucrania, con Lviv y Kiev (donde este año se celebra la final de la Champions League). Para viajar en autobús recomendamos la empresa Polskibus, que ofrece billetes muy baratos si se adquieren con tiempo.

5
Foto: Ministerio de Asuntos Exteriores de Polonia.

La gastronomía

La comida en Cracovia, y no sólo la polaca, es mucha, barata y buena. Es raro que alguien vuelva de un Erasmus en Cracovia sin kilos de más. Hay restaurantes de todo tipo, muchos de ellos de comida italiana.

Si se quiere probar la gastronomía polaca recomendamos el Pod Wawelem, que tiene un restaurante junto al castillo de Wawel y otro en la plaza del Mercado, y el Morskie Oko. Son imperdibles los pierogi (empanadillas de pasta rellenas), la zapiekanka (una tosta o un panini, depende del sitio), el zurek (sopa espesa) servido en plato de pan, y el kotlet schabowy (un escalope empanado).

Para tapear a la manera polaca hay que ir a comer arenque al Ambasada Sledzia. Si se prefiere comida rápida, la hamburguesería Moaburger es la mejor opción.

Y, por último, una pega. Todo lo anterior supone que la ciudad está llena de Erasmus, la mayoría de ellos españoles. Eso le quita un punto de autenticidad a la experiencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here