Cosas que quizás no sabías sobre Polonia

Cosas que quizás no sabías sobre Polonia
Un concierto en la calle Szeroka de Cracovia es el acto culminante del Festival de Cultura Judía de Cracovia, que celebra cada año el gran legado judío del país
Foto: mjs-creative.com
 
Consulte la sección separada de La Polonia de los polacos que recopila datos, estadísticas y gráficos sobre Polonia. 

           Naturaleza y ciencia

  • El 30% de la superficie de Polonia está ocupada por zonas forestales. Un 50% es de uso agrícola.
  • Polonia tiene unos 9.000 lagos y es el segundo país de Europa con más lagos después de Finlandia.
  • El 25% de las cigüeñas de Europa se encuentran en Polonia.
  • El único desierto de Europa Central se encuentra en Polonia, entre Cracovia y Czestochowa
  • Babia Góra, Białowieża, el lago Łuknajno, Słowiński, los Cárpatos Orientales, los Montes Tatras, Karkonoski, Puszcza Kampinoska, Polesia Occidental y Bory Tucholskie son espacios catalogados como reservas de la biosfera por la UNESCO en Polonia.
  • En el resorte de montaña de Karpacz Górny, cerca de Jelenia Góra, en la Baja Silesia se encuentra un punto de gravitación anómala, donde la gravedad no funciona de forma convencional sino es un 4% más baja. Como consecuencia de ello, en este punto hay una carretera con un poco pendiente donde si se deja un coche parado, o una botella de vidrio, estos no se desplazarán cuesta abajo, sino cuesta arriba. La excepcionalidad gravitatoria de este punto ha sido confirmada por investigaciones científicas. Se cree que este fenómeno puede guardar relación con la actividad volcánica de la zona, pero no se ha podido demostrar su causa exacta todavía.
  • El astrónomo germano-polaco Johannes Hevelius (1611-1687) publicó los primeros mapas exactos de la luna.
  • Polonia llegó a ser la décima potencia mundial en número de publicaciones científicas  durante la época comunista.
  • Horas de sol anuales en Polonia:

Hours-of-sunshine-in-Europe.jpg

           Polonia fuera de Polonia

  • Unos 20 millones de polacos (o descendientes de polacos) viven actualmente fuera de Polonia. La ciudad del mundo donde viven más polacos (contando como polacos los descendientes de estos) es Chicago con más de 2 millones.
  • “Polonia” (nombre del país en español, italiano, portugués y latín) es el nombre con el que se denominan en polaco y en inglés las comunidades de polacos alrededor del mundo.
  • El  idioma polaco es hablado por miles de personas de origen polaco en Ucrania, Lituania y Bielorrusia.
  • En España existe una asociación histórico-cultural llamada Poland First to Fight que  recrea episodios históricos  polacos de la Segunda Guerra Mundial como el Levantamiento de Varsovia y promueve el conocimiento sobre estos.

            Historia

  • Polonia fue el país del mundo que perdió un mayor porcentaje de su población (17%) durante la Segunda Guerra Mundial.victimas-segunda-guerra-wiki
  • Al igual que los alemanes nazis, los soviéticos también ejercieron una política de terror en Polonia. Los soviéticos se hicieron cargo de las empresas polacas, fábricas polacas y destruyeron  iglesias y edificios religiosos en la parte este de Polonia durante la contienda. La moneda polaca (zloty) fue retirada de la circulación. Todos los bancos polacos estaban cerrados y las cuentas de ahorro fueron bloqueadas.
  • En la Polonia comunista (PRL) el gobierno controlaba el suministro del papel, y usaba este control para limitar el número de ejemplares que salían a la venta de ciertos medios. Por ejemplo, las autoridades comunistas permitieron que se publicara libremente el popular semanario social-católico Tygodnik Powszechny, pero limitaban mucho el acceso al papel de esta publicación, de forma que no pudiera obtener una mayor tirada. Expertos en la cuestión aseguran que este medio, de no ser por las restricciones de papel, hubiera  tenido una tirada tres veces mayor.
  • Durante la Segunda Guerra Mundial, Polonia perdió el 45% de sus médicos, el 57% de sus abogados, el 40% de sus profesores, el 30% de sus técnicos, más de 18% de su clero, y la mayoría de sus periodistas. La clase educada de Polonia fue atacado deliberadamente porque los alemanes nazis sabían que esto haría más fácil supervisar la campaña de despolonización, germanización y el control del país.
  • Los polacos no judíos sufrieron más de 100.000 muertes en Auschwitz. Los alemanes deportaron a la fuerza a aproximadamente 2.000.000 de gentiles (no judíos) polacos para ejercer de mano de obra para el Tercer Reich. Los soviéticos deportaron a casi 1.700.000 polacos (algunos judíos y la mayoría católicos) a Siberia. Hombres, mujeres y niños se vieron obligados a abandonar sus hogares sin advertencia. Fueron transportados en vagones de ganado a temperaturas bajo cero y muchos murieron en el camino.
  • Polonia fue el primer país europeo en establecer la libertad de culto religioso en 1573. Por eso se ganó el nombre de “asilo de herejes” ya que acogió a muchos judíos expulsados de otros países de Europa como fue el caso de los sefardíes en España.
  • En 1937 Stalin asesinó a la mayoría de los miembros del Partido Comunista Polaco (KPP) que residían en la URSS y en 1938 disolvió toda la organización acusándola de trotskismo.
  • En 1950 (3 de noviembre en Sochi) Stalin se reunió con el líder de la Polonia comunista Bierut para discutir un primer borrador de la nueva constitución de Polonia. Stalin hizo 50 correciones a mano al proyecto de constitución del PRL (República Popular de Polonia) que fueron tenidas en cuenta en la versión final.
  • Un 40% de los prisioneros del campo de Auschwitz eran polacos.
  • Polonia fue el tercer país del mundo sufrió más víctimas mortales durante la Segunda Guerra Mundial, después de la Unión Soviética y China. Más de 6 millones de polacos perecieron en el conflicto.
  • Cada 1 de agosto en Varsovia y las principales ciudades polacas se conmemora el inicio del Levantamiento de Varsovia el 1 de agosto de 1944, a las 17.00 horas–godzina W (hora W)– con sirenas y un minuto de silencio que paralizan la actividad en las ciudades y reúnen a miles de personas en las calles.
  • Antes de la Segunda Guerra Mundial, Polonia contaba con la mayor población judía en Europa y la segunda mayor del mundo tras Estados Unidos. Varsovia era la ciudad del mundo con más judíos después de Nueva York. Antes de la invasión nazi vivían en el país centroeuropeo más de 3.000.000 de judíos y tras la guerra solo quedaron en el país unos 300.000, muchos de los cuales fueron expulsados en 1968 por una campaña antisionista lanzada por las autoridades comunistas.
  • En la Segunda Guerra Mundial Polonia nunca se rindió oficialmente a Alemania y a diferencia de la mayoría de los países ocupados, nunca hubo una división de las SS formada por tropas polacas.
  • Unos 6.000.000 de polacos perdieron la vida durante la Segunda Guerra Mundial– un 20% de la población del país entonces. Entre las víctimas, unos 3.100.000 eran judíos polacos, 2.000.000 polacos católicos y el resto ucranianos, bielorrusos, gitanos y personas de otros grupos étnicos.
  • Adolf Hitler permaneció durante casi tres años en el cuartel militar secreto y camuflado de la Guarida del Lobo, entonces Prusia oriental, ahora en Polonia.
  • Un 80 % de los judíos norteamericanos tiene ascendencia judeo-polaca.
  • Vladimir Lenin vivió en Cracovia, Nowey Targ y otras localidades del sur de Polonia durante más de dos años (1912-1914). Durante tres meses vivió en la calle de la Reina Jadwiga en el barrio de Salwator, donde hoy se encuentra la casa de Zwiernzyniec, una de las sedes del Museo de Historia de la Ciudad de Cracovia.
  • Tito luchó bajo mando austríaco contra los rusos en la batalla de Limanowa, al sur de Polonia, durante la Primera Guerra Mundial
  • Polonia fue el estado más grande de Europa durante 30 años en el siglo XV. El Imperio Polaco se extendía desde el Báltico hasta el mar Negro.
  • Polonia no existió como entidad jurídico-política ni figuró en los mapas de Europa durante 123 años a causa del reparto del país entre los imperios de Prusia, Austria y Rusia.
  • Mapa de etnicidad en el Imperio Austro-Húngaro en 1910
  • etnicidad-imperio-austrio-hungaro-1910
  • En 1976 el gobierno comunista polaco introdujo la ‘eterna amistad entre Polonia y Rusia’ en la Constitución del país.
  • La Constitución de Polonia (aprobada el 3 de mayo de 1791) fue la primera que se creó en Europa y la segunda en el mundo después de la de los Estados Unidos de América.
  • Polonia (La República Popular de Polonia) contaba con los medios de comunicación más libres dentro del bloque comunista soviético.
  • Los bagels (rosquillas de pan con un agujero en el medio) nacieron en el barrio judío de Kazimierz en Cracovia en el siglo XVI. Luego este producto se popularizó en la comunidad judía en otros países, y en Estados Unidos sobre todo, por efecto de la inmigración.
  • El 15% de los judíos polacos tenía el polaco como lengua materna, el resto principalmente el yiddish (aunque en muchos casos también podían comunicarse en polaco). Los judíos que hablaban polaco como lengua materna residían generalmente en las ciudades y eran asimilados (seculares o judíos progresistas). Los que hablaban yiddish en los shetetl, pueblos con la mayoría de la población judía, no estaban integrados en la sociedad polaca.
  • Cada 4 de julio, día de la Independencia en EE.UU en el Montículo Kościuszko de Cracovia ondea la bandera norteamericana. Este gesto tiene la finalidad de conmemorar los estrechos lazos y las buenas relaciones entre Polonia y EE.UU, pero sobre todo para honrar la figura de Tadeusz Kościuszko, héroe polaco que participó en la Guerra de Independencia de los EE.UU y luchó por la causa polaca contra rusos y alemanes durante las particiones del país.
  • En la Polonia de entreguerras algunos polacos se referían a sus vecinos judíos como czosnek (ajo) de forma despectiva, en referencia a un estereotipo de que estos olían mucho a ajo, porque cocinaban mucho con este.
  • En la Polonia de entreguerras los judíos compraban propiedades en las principals arterias de comunicación de las ciudades, sobre todo donde circulaban tranvías, en lugar de comprar propiedades inmobiliarias en las zonas de más prestigio como hacían los polacos católicos. Los judíos piensaban siempre en comprar propiedades únicamente como inversión.
  • El casco antiguo de Varsovia fue reconstruido después de la Segunda Guerra Mundial de forma más o menos exacta a su aspecto arquitectónico antes de la contienda.
  • El ex-presidente y ex-primer ministro de Israel Shimon Peres nació como Szymon Perski en Wiszniew, Polonia en 1923.
  • No es verdad que la caballería polaca luchara contra los tanques nazis durante la ofensiva alemana para invadir Polonia en septiembre de 1939. En la película Lotna de Andrzej Wajda la caballeria polaca ataca a los tanques alemanes, escena basada en un mito historico inventado por el periodista italiano Indro Montanelli y desarrollado por Goebbels. Joe Biden habló una vez en el centro de la Fondacion Kosciuszko en Washington sobre la “valentía” de los caballeros polacos que atacaron a los tanques nazis.
  • En 1518, la reina italiana Bona Sforza llegó a la capital de Polonia, Cracovia, para casarse con el rey Segismundo I, y con ella se trajo a sus cocineros italianos. Aunque los granos básicos, cultivos de cereales y verduras de temporada ya existían en Polonia, se dice que la reina Bona importó al país centroeuropeo productos nuevos como naranjas, limones, higos, espárragos, alcachofas, tomates y granadas.
  • En 1985 los países miembros del Pacto de Varsovia firmaron en la capital polaca una ampliación del mismo hasta 2005, aunque la disolución del pacto se produjo finalmente el 1 de julio de 1991 en Praga.
  • La televisión pública polaca TVP tiene un canal en abierto dedicado exclusivamente a Historia (TVP Historia).
  • En la Polonia de entreguerras (Segunda República) cada vez que una familia polaca tenía siete hijos varones, el séptimo tenía el honor y el privilegio de contar con el Primer Ministro de Polonia como padrino de bautizo honorífico. Este no acudía al bautizo pero si mandaba a un alto funcionario local en su representación y firmaba un documento que certificaba tal honor.
  • El pianista y compositor Ignacy Jan Paderewski fue Primer Ministro de Polonia en 1919 durante la Segunda República Polaca de entreguerras. A menudo se destaca que Polonia es el único país que ha tenido a un electricista y a un compositor ejerciendo el máximo poder político.
  • Los estudiantes polacos de instituto cada año unos días antes de la festividad de Todos los Santos de forma organizada y junto a sus profesores limpian las zonas descuidadas y las tumbas desatendidas de los cementerios.
  • En los territorios polacos dentro del imperio austro-húngaro, al igual que en el resto del imperio, se conducía por la izquierda, también durante los primeros años de la Polonia independiente renacida a finales de 1918.
  • En 1924 en toda Polonia había registrados unos 7.000 coches.
  • Polonia fue el único país dentro del bloque comunista en Europa del Este que no sufrió una colectivización masiva de su agricultura. Solo se produjo colectivización en algunas  explotaciones agrícolas de los territorios ganados a Alemania al oeste y norte del país.
  • Polonia tuvo la “suerte” de tener un régimen dictatorial comunista menos duro y más permisivo que otros países del bloque como Alemania Oriental y Rumanía.
  • En Polonia se ha producido vodka durante más de 500 años. Polonia y Rusia se disputan la invención del vodka, que en la edad media se usaba con fines medicinales.
  • En 1939, en toda Polonia había solo 2.000 tractores, comparados con los 30.000 de Francia.
  • En 1937 los judíos polacos representaban el 40% de la población judía del mandato británico de Palestina (actual Israel)
  • Durante la guerra polaco-bolchevique de 1920 los únicos máximos representantes diplomáticos que permanecieron en el país fueron el nuncio del Papa Benedicto XV y el embajador de Turquía.
  • La frontera polaco-soviética experimentó un cambio en 1951 a causa de un intercambio territorial pactado entre ambos países en la región de Lublin, donde Polonia cedió terriotrio, y en el oblast de Dohrobych, parte del cuál Polonia adquirió.
  • España mantuvo su embajada en Polonia hasta la Operación Barbarosa en 1941, bajo permiso del Gobierno general nazi en la Polonia ocupada, con el argumento que no reconocía a la Unión Soviética como ocupante de la parte este de Polonia.
  • Se cree que en el siglo XVI había posadas (incluso con establos) en medio del Mar Báltico congelado en invierno en la ruta comercial entre Polonia y Suecia.
  • La ciudad polaca de Katowice en la región de Silesia pasó a llamarse Stalinogród en 1953 tras la muerte de Stalin para honrar la figura del dictador sovíetico. La iniciativa del partido comunista polaco no tuvo éxito ya que el nuevo nombre oficial entró en desuso, y la ciudad volvió a llamarse Katowice en 1956 tras el fin del periodo estalinista en Polonia.
  • El líder norcoreano Kil il Sung (conocido Kim ir Sen en Polonia) mantenía una gran amistad con el líder comunista polaco el general Jaruzelski y realizó una visita oficial a Polonia en mayo de 1984. El líder polaco le devolvió la visita en 1986.
  • El 12 de septiembre 1939 tuvo lugar una conferencia entre Francia y Gran Bretaña en la localidad francesa de Abbeville, en la que ambos países acordaron no participar en una intervención armada para apoyar a Polonia con una acción militar en su lucha contra la invasión alemana. Cinco años más tarde, en septiembre de 1944 la Francia ocupada por la Alemania nazi fue liberada por la primera divisón acorazada de las fuerzas armadas polacas en occidente (en el exilio).
  • El gobierno comunista polaco hizo cambiar el nombre de calles que empiezan con Sw. (Santo/a) como San Marcos (Sw. Marka) o San Juan (Sw. Jana), quitando el término Santo/a y dejando solo el nombre propio del santo, como  por ejemplo calle de Marcos (Ul. Marka) o calle de Juan (ul. Jana) . A finales de los años 1980 los nombres originales de las calles volvieron a los carteles.
  • Polonia no tuvo cronistas propios en los siglos X y XI. Curiosamente, el primer relato sobre la Polonia histórica proviene de un español, un comerciante judío de Tortosa establecido en Polonia, Ibrahim Ibn Jaime
  • El padre de la psicología moderna Sigmund Freud recibió su nombre de un rey de Polonia, Segismundo el Viejo, que defendió los derechos civiles de los Judios en Polonia-Lituania, entre los que se hallaban los antepasados de Freud (que más tarde se establecerían en Austria).
  • Después de la Segunda Guerra Mundial numerosos intelecturales y artistas jóvenes polacos se sintieron atraídos por el comunismo en gran parte porque tenían una visión muy crítica de la Segunda República, de la Polonia de entreguerras.
  • En algunas poblaciones de la Polonia contemporánea hay calles llamadas Ul. Dąbrowszczaków en honor a los combatientes polacos que formaron parte de las  brigadistas internacionales (división Dąbrowski) en la Guerra Civil Española.  El gobierno polaco en 20116  plantea cambiar el nombre de esas calles. A esos combatientes se les retiraron ya sus honores militares por su vínculo con el comunismo.
  • El director de cine polaco de origen judío Roman Polanski, cuando consiguió escapar del Gueto de Cracovia durante la ocupación alemana de Polonia fue acogido por una familia polaca católica de campesinos e un pueblo cerca de Cracovia. Allí explicó a los niños de esa familia lo que era la electricidad, que no tenían ni idea que era. Eso nos da una idea de las grandes diferencias entre las ciudades y las zonas rurales y el gran atraso en el desarrollo de estas en la Polonia de entreguerras y de la Segunda Guerra Mundial.

Sociedad

  • En 2016 un 84% de los internautas polacos usan Facebook regularmente.
  • El 90% de los polacos ha completado la educación secundaria, el índice más alto en la UE, en la línea de checos, eslovacos y eslovenos.
  • El animal nacional de Polonia es la cigüeña
  • Polonia puede presumir de ostentar el mayor número de títulos de ‘el hombre más fuerte del mundo’.
  • La baja por maternidad en Polonia es de 1 año (con sueldo de la trabajadora cubierto al 80%), una de las más largas en el mundo.
  • Polonia es uno de los pocos países en el mundo donde la población judía está experimentando un crecimiento
  • Según un informe de UNICEF de 2007 sobre el bienestar infantil en los países ricos, Polonia es el segundo mejor posicionado entre los países de la OCDE. El mismo informe también reveló que Polonia tiene el menor porcentaje de jóvenes con sobrepeso (7,1%).
  • Polonia cuenta con 377.000 médicos y enfermeras en 2014 según datos oficiales. Polonia es el país de la UE con el menor número de médicos por habitante.
  • El aborto es legal en Polonia hasta la semana 25 de embarazo en los casos siguientes: si la vida de la madre está en grave peligro, se sabe que el feto sufre grandes malformaciones o si el embarazo es resultado de una violación o incesto.Polonia es uno de los países más pacíficos del mundo según un informe de UNICEF en 2007.
  • El 70% de los alemanes nunca ha estado en Polonia y en la mayoría de los casos por miedo, según un estudio.
  • Polonia alberga la segunda imagen de Cristo más alta en el mundo, la Estatua de Cristo Rey de 36 metros de altura, en Świebodzin, erigida en el año 2010.
  • Entre unos 40.000 y 50.000 vietnamitas viven en Polonia actualmente. La mayoría son refugiados o hijos de refugiados de la Guerra de Vietnam que el régimen comunista polaco acogió durante los años 60 tras un acuerdo con el Viet Cong.
  • Uno de cada diez universitarios en Europa es polaco.
  • Alrededor de un 20% de los habitantes de Cracovia son universitarios
  • La bebida favorita de los polacos no es la vodka, sino la cerveza.
  • Kazmierz Dolny es la población con más porcentaje de población gitana en Polonia.
  • Polonia es el vigésimo séptimo país donde más se fuma en el mundo, con una media de 1.586 cigarrillos por adulto al año.
  • Uno siempre debería ceder el asiento a una persona mayor cuando se viaja en transporte público en Polonia.
  • En Polonia existen dos regiones con una identidad étnico-lingüística especialmente diferenciada, Kasubia al norte y Silesia al suroeste. En esta última existe un movimiento nacionalista silesiano que, sin embargo, no cuenta con una gran popularidad política.
  • Un 60% de los cracovianos nacidos en Cracovia tiene en parte raíces italianas. Este hecho se explica por la llegada de un gran número de arquitectos y artistas italianos a la ciudad durante el Renacimiento.
  • En las ambulancias en Polonia suele haber siempre un médico.
  • En Polonia se espera al menos 3 días desde la fecha de defunción para enterrar a los muertos.
  • El Museo Etnográfico de Tarnów–ciudad al sur de Polonia–es el único en toda Europa que cuenta con una exposición permanente dedicada a los gitanos.
  • Los hombres en Polonia normalmente abren las puertas a las mujeres como gesto de cortesía y buena educación.
  • Uno de cada cuatro polacos tiene un título universitario.
  • La edad media de la población en Polonia, en 2014, es de 39.5 años. 37.9 para los hombres y 41.3 para las mujeres, según datos publicados por la CIA en su World Factbook. La esperanza de vida en Polonia es de 77 años, 81 años para las mujeres, 73 años para los hombres.
  • Unos 3.000 españoles residen en Polonia a 2014, según los datos que maneja la Embajada de España en Polonia. La cifra real de expatriados españoles en Polonia es con toda probabilidad mayor.
    Unos mil italianos residen en la ciudad de Wrocław.
  • Polonia es uno de los pocos países en el mundo, donde el cortés besamanos sigue siendo una práctica común (no entre los jóvenes).
  • Los polacos son muy puntuales en el trabajo y para los negocios, pero no le dan tanta importancia a esta a la hora de asistir a eventos sociales.
  • Unos 14.000 griegos y macedonios que apoyaban al DSE (Ejército democrático de Grecia) fueron acogidos por Polonia como refugiados de la guerra civil griega en 1949. De estos unos 9000 se instalaron en la Baja Silesia. En la actualidad unos 3600 griegos viven en Polonia, según el censo general de 2011.
  • El gasto social en Polonia representa (2014) un 20.8% del PIB:
  • Gasto social OECD.png

            Cultura

  • Polonia puede presumir de 16 Premios Nobel, entre ellos cinco de literatura.
  • La película Apocalypsis Now de Francis Ford Coppola está basada en la novela Heart of Darkness del escritor polaco en lengua inglesa Joseph Conrad, que por cierto cursó sus estudios de secundaria en Cracovia.
  • El director de cine Roman Polanski de niño consiguió sobrevivir al Gueto de Cracovia y luego, tras vivir como un mendigo en la calle, logró escapar de los nazis haciéndose pasar por hijo católico en familias de acogida (pagando una cuota) en pueblos de la zona.
  • El corazón del compositor Frederyk Chopin se encuentra en la Iglesia de la Santa Cruz de Varsovia, mientras que el resto de su cuerpo reposa en París.
  • La Universidad Jagelónica de Cracovia, fundada en 1364, es la cuarta más antigua del mundo después de la de Bolonia en Italia, la Universidad de Salamanca fundada oficialmente en el año 1218 (reconocida como Estudio General Salmantino por el rey Alfonso IX de León), y la de Carlos en Praga.
  • El libro de Kapuściński El Emperador, sobre la figura del dictador africano Haile Selassie, podría interpretarse como una alusión a la administración de Edward Gierek, el primer Secretario del Partido Comunista de Polonia en los años 70.
  • La librería en funcionamiento más antigua de Europa, Matras, se encuentra en el número 23 de la Plaza del Mercado de Cracovia, donde funciona desde 1610.
  • En Polonia los hombres compran flores a las mujeres en el Día de la Mujer, el 8 de marzo.
  • Los hechos que narra la famosa película “La Gran Evasión” no sucedieron en Baviera sino en Silesia, en la localidad de Żagań, que es polaca desde 1945.
  • No está bien visto preguntarle a una mujer polaca por su edad.
  • Escritores latinoamericanos como Mario Vargas Llosa, Julio Cortázar y Gabriel García Márquez obtuvieron una gran popularidad  y un gran número de lectores en Polonia durante los años 1960 y 1970.
  • La localidad de Siedlece en el voivodato de Podlaquia al noreste de Polonia presume de tener la obra del Greco ‘Éxtasis de San Francisco’, encontrada por pura casualidad en una iglesia de una zona rural. El cuadro está expuesto en el Museo Diocesano de dicha localidad.
  • Cada año se celebra en el centro histórico Cracovia un desfile de perros salchichas, muy populares entre los cracovianos.
  • Según una leyenda, las aguas del lago Morskie Oko (el ojo del mar) en los Montes Tatras (Cárpatos) están conectadas con el Mar Adriático.
  • El idioma artificial internacional conocido como esperanto fue creado en Polonia por el oftalmólogo polaco judío Ludwik Lejzer Zamenhof.
  • Los cines polacos echan las películas extranjeras en versión original subtitulada, a excepción de las películas infantiles que se proyectan con doblaje. En televisión sin embargo se ponen las películas extranjeras con lector–un doblaje con una única voz para todos los personajes.
  • La Radio de Polonia (Polskie Radio) emite cada día en directo a través de su canal 1 (jedynka) el sonido del hejnal desde la Basílica de Santa María de Cracovia a las 12 del mediodía.
  • En Polonia está mal visto hablar mientras se tiene las manos en los bolsillos.
  • Un antigua leyenda asegura que el día en que caigan los huesos de dragón que cuelgan en la puerta de entrada a la Catedral de Wawel y en que en Cracovia haya un arzobispo llamado Stanislaw, llegará el fin del mundo. Otra asegura que el día que caiga la campana de Sgismundo en la misma catedral la perdición caerá sobre el pueblo polaco.
  • El popular vídeojuego Sim City fue inspirado por un cuento del escritor polaco Stanislaw Lem.

    Economía

  • Polonia es el mayor productor de bienes electrónicos en la Unión Europea.
  • Polonia se encuentra ya entre las 25 mayores economías del mundo
  • En 1989 un 80% de los trabajadores polacos trabajaba para empresas estatales.
  • Polonia es el segundo mayor importador de salmón noruego en Europa.
  • Polonia es el mayor exportador de carne de caballo en Europa.
  • Entre 1989 y 2007, la economía de Polonia creció un 177%.
  • En Polonia las empresas cotizan al 19%, uno de los niveles más bajos de Europa y  el tipo máximo impositivo personal es el 32%, también uno de los más bajos en la UE.
  • Un 12% de la energía vendida en el mercado polaco proviene de fuentes renovables en 2014.
  • En Polonia el 75% de la electricidad se produce con energía térmica a base de carbón. El 55% del consumo energético de Polonia utiliza el carbón.
  • Polonia es el mayor productor de aves de corral en la Unión Europea.
  • Polonia creció un 48.7% entre 2004 y 2014.
  • Polonia va a recibir más de 106.000 millones de € en fondos estructurales de la UE entre 2014 y 2020, siendo el país más beneficiado en la UE por estas ayudas.
  • Los polacos consumen de media 106 kg de verduras por persona al año, mientras que la media para la UE es de 68 kg.
  • Polonia importa un 30% de sus verduras (importadas) desde España, un 21% desde Países Bajos, un 17% desde Alemania y un 8% desde Italia.
  •  Los polacos consumen de media 49 kg de fruta por persona al año, por debajo de la media de la UE.
  • Polonia importa un 29% de sus frutas (importadas) desde España, un 16% desde Países Bajos, un 17% desde Alemania y un 8% desde Italia.
  • El 25% de las manzanas producidas en Europa son polacas
  • Polonia era un país más rico que España, Portugal y Grecia en los años 1930.
  • A 2014, la UE compra el 75% de las exportaciones polacas.
  • Las palabras claves relacionadas con el juego y los casinos están prohibidas en Polonia para sistemas de anuncios en buscadores (Google Adwords entre otros).
  • Los polacos trabajan al año de media unas 1.937 horas, unas 160 horas más que la media a nivel mundial.
  • Más de la mitad de los espacios publicitarios en televisión en Polonia los ocupan anuncios de productos farmacéuticos.
  • Polonia cuenta con 14 zonas económicas especiales, donde los inversores internacionales pueden beneficiarse de diferentes exenciones de impuestos.
  • En 1995 se borraron tres ceros de los billetes polacos en circulación, después de reducir drasticamente la inflación entre 1990 y 1995 gracias a las contundentes reformas (conocidas como terapia de shock) impulsadas por Leszek Balcerowicz.
  • Los eslovacos que viven cerca de Polonia suelen cruzar la frontera para comprar salchichas polacas, ya que en Eslovaquia no se producen ni comericalizan salchicas.
  • En la Polonia comunista la mitad del país tenía acceso a Coca-Cola y la mitad del país a Pepsicola
  • En la Polonia comunista solo se podía comprar naranjas una o dos veces al año. Navidad era una de ellas. Muchos polacos asocian el olor a naranjas a la Navidad.
  • El pozo petrolífero mas antiguo del mundo se encuentra en Polonia. La extracción de petróleo empezó en 1854 en el pueblo de Bobrka, cerca de Krosno en Polonia. Ahora aqui se encuentra el Museo de la Industria Petrolífera. Hace 90 años Polonia ostentaba el tercer lugar en el mundo en la extracción del petróleo.
  • Los carteros polacos, en 2017, ganan unos 1500 zl (350 euros) netos al mes
  • Polonia es uno de los países de Europa con mayor implantación de Internet en el territorio, pero con menos velocidad de la conexión a la red.
  •  internet speed
  • polish wind.png
  • taxation in the eu.jpeg
  • growth forecast.jpeg
  • País de origen de las principales cadenas de supermercados en  Polonia:

supermercados polonia.jpg

  • Religión

  • En el noreste de Polonia se pueden ver dos mezquitas de madera. En todo el país hay cinco mezquitas.
  • Un 0.1% de los polacos son musulmanes. Según una encuesta con datos de 2013 publicada por The Economist en 2014 los polacos tienen de media la percepción que en su país un 5% de la población es musulmana.
  • Juan Pablo II era aficionado del club de fútbol KS Cracovia, históricamente vinculado en sus inicios a los judíos de Cracovia.
  • Polonia es el segundo país de Europa con más testigos de Jehová, después del Reino Unido. En el país centroeuropeo residen unos 200.000.

    Política e instituciones

  • En 1990 se fundó el Partido de los Amigos de la Cerveza de Polonia que tomó parte en los comicios de 1991. Se hizo con 16 de los 460 escaños del Sejm (Parlamento polaco). Se trataba de un partido político satírico liderado por los humoristas Janusz Rewiński y Leszek Bubel que promovía el consumo de cerveza, como mal menor al alcoholismo generado por el consumo de vodka.
  • Los militares, agentes de policía y otros servicios uniformados en Polonia utilizan un saludo de dos dedos.
  • Donald Tusk es un kasubo.
  • Armenio, bielorruso, checo, alemán, yiddish, hebreo, lituano, ruso, eslovaco y ucraniano tienen el estatus oficial de lenguas nacionales minoritarias en Polonia.
  • En las últimas elecciones al Parlamento de Polonia en 2011 la participación fue sólo de un 48%
  • El presidente de los Estados Unidos Woodrow Wilson (1856-1924) era muy favorable a la causa polaca. Uno de sus “Catorce Puntos”, en su plan por la paz en Europa, fue dedicado a la independencia polaca. Ademas tenia una fuerte amistad con Paderewski.
  • Polonia fue el primer país del mundo en crear un ministerio de educación, en 1773 (recreado en 1918 al recuperar Polonia su independencia).
  • refugees.jpeg

Russian Shadow

Arquitectura y urbanismo

En la ciudad polaca de Gliwice aseguran que cuentan con la torre de madera más alta de Europa

Otros

http://www.visitbydgoszcz.pl/index.php/en/discover/curiosities/3090-salinger

http://wiadomosci.onet.pl/ciekawostki/co-wiesz-o-polskich-miastach/nx37vr

http://www.polskieradio.pl/7/5347/Artykul/1658302,Internet-w-Polsce-Na-poczatku-byl-email-do-Danii

http://tojuzbylo.pl/wiadomosc/leshon-knaan-czyli-wymarly-jezyk-judeoslowianski

operacion-vistula

http://culture.pl/en/article/9-supernatural-beings-and-places-of-polish-folklore

http://culture.pl/en/article/7-weird-polish-funeral-customs

http://historia.wp.pl/title,Wlodzimierz-Krzyzanowski-polski-bohater-wojny-secesyjnej,wid,16632999,wiadomosc.html?ticaid=118e1c

Anuncios

La Navidad en Polonia: tradición, magia y misticismo

La Navidad en Polonia: tradición, magia y misticismo

La festividad más importante en Polonia en el calendario desde un punto de vista estrictamente religioso es Semana Santa (Pascua). Para las familias polacas católicas, de hecho, esta puede ser mucho más importante que la celebración del nacimiento del hijo de Dios.

Sin embargo, la Navidad es, como en la mayoría de países cristianos, la mayor celebración cultural anual en Polonia. Estas fechas tan señaladas crean indiscutiblemente el momento más maravilloso y mágico del año en el país centroeuropeo.

El régimen comunista intentó durante años con mucho ímpetu quitar relevancia a la Navidad en Polonia por su esencia religiosa  y tradicional, pero no lo consiguió. La Navidad se celebraba en la Polonia comunista de forma tradicional tanto, o incluso más, que en la Polonia actual. Los polacos históricamente han tenido siempre mucho apego a la tradición y mucho a desapego a las imposiciones y prohibiciones.

La Lonja de los Paños en la Plaza del Mercado de Cracovia. Foto: Ángel López Peiró
La Lonja de los Paños en la Plaza del Mercado de Cracovia. Foto: Ángel López Peiró

Los belenes (szopki)

Uno de los elementos más importantes en el abanico de decoraciones navideñas polacas son los belenes, además de los árboles navideños (choinki); estos últimos cuentan con mucho apego en todo el centro, este y Norte de Europa. Casi todas las iglesias en Polonia montan un belén, una representación de la natividad de Jesucristo, en su interior. Es posible ver un belén en un hogar polaco pero no es tan habitual como el árbol de Navidad. En Polonia no se estilan los belenes vivientes aunque si los belenes con figuras del nacimiento a tamaño real con animales.

El belén en la Iglesia de San Bernardo, junto al Monasterio de los Bernardinos y frente a la colina de Wawel, es cada año uno de los que más impresionan en Cracovia Foto: Ángel López Peiró
El belén en la Iglesia de San Bernardo, junto al Monasterio de los Bernardinos y frente a la colina de Wawel, es cada año uno de los que más impresionan en Cracovia Foto: Ángel López Peiró

En Cracovia existe la tradición desde el siglo XIX de hacer coloridos belenes de madera, cartón y aluminio (szopki krakowskie) que incluyen famosos elementos arquitectónicos de la ciudad. Desde hace 72 años esta tradición tiene también la forma de un famoso concurso que reúne a miles de estos, creados por escuelas, institutos, universitarios, jubilados, trabajadores, gente de todas las edades y profesiones. Los hay casi microscópicos y algunos que alcanzan los varios metros de altura. Los creadores de szopki krakowskie deben usar solo una serie de colores establecidos por las reglas del concurso, que queda escenificado junto al monumento al poeta Adam Mickiewicz en la Plaza del Mercado de Cracovia el primer jueves de diciembre cada año.

Algunos belenes cracovianos cuentan incluso con luces y elementos mecánicos, y la mayoría incluyen figuras de personajes polacos famosos históricos y actuales. Algunos van más allá y crean metaszopkas: inculyen personajes que llevan un pequeño belén cracoviano en sus manos. En algunos se percibe una buena dosis de sátira. Los mejores belenes son expuestos hasta febrero en el Museo Histórico de Cracovia en el Palacio Krzysztofory en el Rynek.

Típico belén cracoviano. Foto: Ángel López Peiró
Típico belén cracoviano. Foto: Ángel López Peiró
El concurso de belenes cracovianos en la Plaza del Mercado Foto: Globtrotter Hostel en Cracovia
El concurso de belenes cracovianos en la Plaza del Mercado Foto: Globtrotter Hostel en Cracovia

San Nicolás

El 6 de diciembre con ocasión de la festividad de San Nicolás, se celebra la tradición de Mikołajki. La versión polaca de Santa Claus trae regalos a los niños polacos a través de las chimeneas de sus casas en esta fecha. También se sube a tranvías y autobuses de muchas localidades polacas para alegrar y sacar una sonrisa a los pasajeros.

Mikołajki es quien tiene más popularidad en Polonia en comparación con los Reyes Magos, o el pequeño ángel (aniolek) o un duende (según la región) que trae regalos durante la Nochebuena (Wigilia).

Compras navideñas

La Navidad en Polonia también tiene su vertiente comercial como en todos los países donde se celebra. A los polacos les encanta hacer regalos, por muy sencillos que sean. Los centros comerciales en Polonia no escatiman esfuerzos para impresionar a los compradores con espectaculares decoraciones navideñas. Se estima que esta Navidad 2014 cada polaco va a gastarse de media unos 115 euros, una cifra modesta en comparación con los países occidentales, pero considerable si se contextualiza en el nivel de vida del país centroeuropeo. Si bien parece que la Navidad tiene un tinte cada vez más comercial en Polonia, sí que todavía tiene un carácter más religioso, cultural, tradicional y ante todo familiar que en muchos países de Europa occidental. No en vano, para los polacos la Navidad es, sobre todo, tiempo en familia y con amigos.

Iluminación navideña exterior del centro comercial Galeria Krakowska en Cracovia Foto. Ángel López Peiró
Iluminación navideña exterior del centro comercial Galeria Krakowska en Cracovia Foto. Ángel López Peiró

Esculturas de Hielo en Poznan

Cada año alrededor de la época navideña el Rynek de esta ciudad acoge el Festival Internacional de Esculturas de Hielo que reúne a escultores en hielo de diferentes países.

Escultura de hielo realizada en la edición de 2012 del festival Foto: Ángel López Peiró
Escultura de hielo realizada en la edición de 2012 del festival Foto: Ángel López Peiró

Tradicionales mercados y adornos navideños

Visitar Polonia durante estas fechas es una oportunidad de maravillarse con la magia navideña con la que las ciudades polacas acogen a sus habitantes y a los afortunados visitantes. En este país no se escatiman recursos a la hora de decorar las calles y adornar espectaculares árboles navideños. La Navidad se respira por todas partes a orillas del Vístula. Unas tierras no aptas para los detractores de esta celebración.

Aspecto de La Plaza del Mercado de Cracovia en Navidad Foto: Ángel López Peiró
Aspecto de La Plaza del Mercado de Cracovia en Navidad Foto: Ángel López Peiró
Iluminación en la Plaza del Mercado (Rynek) de Varsovia Foto: Ángel López Peiró
Iluminación en la Plaza del Mercado (Rynek) de Varsovia Foto: Ángel López Peiró
Árbol de navidad en el barrio de Nowe Miasto de Varsovia Foto: Ángel López Peiró
Árbol de navidad en el barrio de Nowe Miasto de Varsovia Foto: Ángel López Peiró
Tranvía navideño en Cracovia
Cracovia cuenta incluso con un tranvía navideño Foto: Ángel López Peiró

Los mercados navideños, con mucho arraigo en Polonia a causa de la gran influencia germánica en el país, impregnan las ciudades polacas en el espítitu navideño desde principios de diciembre o finales de noviembre y hasta finales de enero o principios de febrero. Los más famosos son los de Breslavia y Cracovia, ubicados en las emblemáticas plazas mayores de ambas ciudades, aunque rebosan encanto en todas las ciudades polacas. En ellos se puede encontrar productos de alimentación como embutidos, quesos, pierogi y miel, artesanía, ropa de abrigo y adornos navideños. Entre estos últimos destacan las bombki, las bolas de cristal pintadas a mano que se cuelgan de los árboles navideños. Estas son exportadas a todo el mundo por fabricantes polacos, principalmente en el sur del país.

Mercado navideño en la Plaza del Mercado de Cracovia. Foto: Ángel López Peiró
Mercado navideño en la Plaza del Mercado de Cracovia. Foto: Ángel López Peiró

El siguiente vídeo muestra el ambiente que se respira en las engalanadas calles de Cracovia durante la Navidad:

En el Palacio de Wilanów a las afueras de Varsovia se puede ver un laberinto de luces con referencias no solo navideñas:

Laberinto de luces en Wilanów. Foto: Ángel López Peiró
Laberinto de luces en Wilanów. Foto: Ángel López Peiró
Laberinto de luces en Wilanów. Foto: Ángel López Peiró
Laberinto de luces en Wilanów con referencias a Alicia en el País de las Maravillas. Foto: Ángel López Peiró

La Wigilia: la nochebuena polaca

La Wigilia Bożego Narodzenia (Vigilia del Nacimiento de Dios) el 24 de diciembre es el punto álgido de la celebración navideña en Polonia. La palabra polaca Wigilia, como la española vigilia, proviene de la palabra latina vigiliare que significa observar, pasar la noche en guardia , y hace referencia a la espera de la llegada del Mesías al mundo. En Polonia se trataba de una noche espiritual de sacrificio, abstinencia en que se debería esperar el nacimiento de Cristo con un rezo silencioso y en estado vigilante. Sin embargo,  a los elementos cristianos de la Wigilia polaco se le unen muchos de origen eslavo pre-cristiano pagano.

Las tribus eslavas paganas celebraban el solsticio de invierno como festival de cosecha y como día para recordar a los que habían perecido. La noche del 24 de diciembre coincidía en medio del solsticio de invierno, la noche más larga del año y el inicio del año solar  y el ciclo anual de las plantas en la agricultura. Día de adoración del nacimiento del Sol en la antigua Roma que fue adoptado por el Cristianismo como efeméride del nacimiento de Jesucristo.

La Wigilia es una noche llena de simbolismo, misticismo y superstición en los hogares polacos donde la celebran de forma tradicional:

El árbol de Navidad, montado en muchos hogares el mismo día 24 por la mañana, simboliza la vitalidad y el renacer de la vida. El heno tiene una gran importancia simbólica en la Wigilia. Se pone debajo de un mantel blanco que cubre la mesa. Esto recuerda a los familiares reunidos alrededor de la mesa que Jesús nació en un humilde establo, en pesebre sobre el heno. También se pone heno en los rincones del salón para garantizar abundancia durante el próximo año. El grano, esparcido debajo del mantel junto al heno, es también un símbolo de prosperidad y abundancia para el año siguiente. Es visto como una fuerza revitalizante que simboliza la inmortalidad y la riqueza. Las nueces simbolizan el misterio, el dinero y la fertilidad. Las manzanas son símbolos de amor y salud. Colgadas en el árbol de Navidad deben proporcionar fuerza y larga vida a los miembros de la familia.

Cuando ponen la mesa para la cena de Wigilia, los polacos se aseguran que dejan una silla extra libre, pero con platos y cubiertos. Simbólicamente, y acorde a la antigua tradición, este lugar es para los seres queridos que fallecieron cuyos espíritus pueden querer volver durante esta noche guiados a sus casos por la luz de la vela que ilumina la mesa durante la Wigilia. Hoy en día se dice que la silla y el plato extras son por si aparece un invitado sorpresa, o para durante el trascurso de la noche invitar a alguien que iba a pasar la noche en solitud. Pero el misticismo y la superstición que rodean a esta celebración no terminan aquí:

El invitado que entra primero en la casa donde se celebra la reunión familiar de Nochebuena es muy importante. Si se trata de una mujer es un presagio de que habrá problemas por lo que es preferible que sea un hombre y así se planifica en muchos hogares polacos. Esta superstición también es válida para  la primera persona que llama por teléfono durante el 24 de diciembre. Las parejas tienen que besarse debajo de una planta de acebo colgante, que debe adornar los hogares polacos en Navidad, durante esta noche para tener buena suerte en la perpetuación de su amor.

Antiguamente se creía en Polonia que los animales adquirían un poder especial y podían hablar durante esta noche. Era importante escucharles para presagiar el futuro del próximo año.

El dicho polaco jaka Wigilia, taki cały rok significa “como en la Wigilia, así todo el año”. En Polonia se cree que el devenir la Nochebuena  y el ambiente que se respira durante esta noche, es un presagio sobre el devenir del próximo año. Por eso, se intenta que sea un momento de paz y armonía en un ambiente familiar, sin rencores, disputas o discusiones alguna.

Según marca la costumbre, en la casa donde se celebra la Wigilia, todo debe estar listo para la cena al caer la primera estrella, momento en que se suele iniciar la celebración (generalmente alrededor de las 4 o 5 de la tarde, anochece entre las 15.00 y las 16.00 horas en Polonia según la localización en esta época del año).

Es una referencia simbólica a la estrella de Belén, que anunció el nacimiento de Jesús a los Tres Reyes Magos. La cena comienza con una oración y la lectura de un fragmento del Evangelio de Mateo y el Evangelio de Lucas, en la sección en que habla del nacimiento de Jesús. Normalmente la lectura va a cargo del anfitrión donde se celebra la cena, o la persona con más autoridad dentro de la familia.

Pero el momento más importante de la ansiada Wigilia es el reparto del opłatek, una hostia bendecida, de forma rectangular, hecha de harina y con relieves religiosos en su superficie. Generalmente el anfitrión o la persona más vieja o venerada de la familia empieza el acto de romper y compartir el opłatek con el resto de los familiares alrededor de la mesa. Cada miembro de la familia debe romper un trozo de su opłatek y dárselo a su familiar al tiempo que le expresa buenos deseos que conciernen a la salud, felicidad, amor y el éxito. Así con reciprocidad hasta que todos los miembros de la familia han comido un poco del opłatek de todos los presentes en la cena. Esta costumbre simboliza la reconciliación, el perdón de cualquier falta o queja y los mejores deseos para el próximo año. Se remonta al antiguo rito cristiano de compartir el pan como símbolo de hermandad y pertenencia a una comunidad cristiana. En la Edad Media la hostia fue introducida en substitución del plan y en Polonia era también añadida a los animales de granja durante esta noche, ya que estos al poder hablar eran como humanos por una noche.

La cena de la Wigilia consiste normalmente de 12 platos, en realidad platitos para fortuna del estómago de los comensales, que simbolizan los 12 discípulos de Jesús. Ninguno de ellos contiene carne como herencia de la prohibición religiosa al tratarse originalmente de una noche de sacrificio. Los ingredientes principales e indispensables esta noche en una mesa polaca son la col, la col agria, las setas, los pierogi, la sopa de remolacha (normalmente servida con unos raviolis rellenos de setas llamados uszki) y el pescado, principalmente carpa, cocinada de una y mil maneras. En el sur y este de Polonia es muy típico cocinar la carpa al estilo judío ( al horno, rellena de cebolla, y zanahoria) que es una versión polaca del famoso pescado gefilte de los judíos asquenazíes, cuya presencia fue muy significativa en Polonia durante casi 1000 años. Es muy chocante ver puestos con pequeñas piscinas llenas de carpas vivas a la venta en algunas localidades polacas en los días previos a la Wigilia.

Existen sin embargo grandes diferencias regionales en el menú de la cena de Wigilia por lo que es difícil crear una lista de los platos que se encontrarán en cualquier mesa polaca durante esa noche.

Las semillas de amapola  y la miel en la kutia, original de Podlaquia al noreste de Poloniasin embargo no suelen faltar.

Después de la saciante cena es el turno de cantar en familia los villancicos polacos (kolędy), con fama internacional de ser uno de los más melódicos y hermosos del mundo, para hacer tiempo hasta la medianoche. A esa hora se celebra en Polonia como en muchos otros países la Misa del Gallo, conocida aquí como pasterka. Una misa que en Polonia puede durar hasta casi 2 horas pero que  los villancicos hacen muy amena y emotiva.

Como curiosidad merece la pena mencionar que mirar la película Solo en Casa se ha convertido en una tradición navideña en Polonia en Wigilia o durante el Día de navidad, ya que la película se ha emitido en la televisión nacional TVP desde principios de los años 1990 en Navidad. En las navidades de 2011, más de 5 millones de polacos vieron la película en televisión.

El Día de Navidad

En este día se va a misa si no se ha ido la noche anterior, la familia se vuelve a reunir y los polacos lo pasan tranquilamente en casa. El 25 de diciembre se come platos  a base de carne como el bigos, dulces y chocolates y tartas como el makowiec, relleno de semillas de amapola. Según la tradición, solo los familiares más cercanos pueden hacer una visita y se espera al día 26 para pasar tiempo con los amigos y parientes lejanos.

El Día de San Esteban

En este día solemne, al que los polacos se refieren como Segundo Día de Navidad, se conmemora la muerte del primer mártir cristiano San Esteban. Es un día para seguir en familia, visitar otros familiares más lejanos y pasar tiempo con amigos. Es siempre un día festivo en Polonia.

Los villancicos polacos: las kolędy

Algunos villancicos polacos son versiones en esta lengua de villancicos tradicionales que también se cantan en los países hispanohablantes. Otros son propios de Polonia, donde las kolędy son una parte esencial de la Navidad desde el siglo XV.

Estos son algunos de los villancicos y canciones pastoriles tradicionales más famosos en Polonia:

Bóg sie rodzi (Ha nacido Dios)

Lulajże, Jezuniu (Nana a Jesús)

Przybieżeli do Betlejem (Los pastores corrieron hacia Belén)

Wsród Nocnej Ciszy (En medio de la noche silenciosa)

Vídeo con villancicos cantados en varias iglesias de Cracovia:

Los grupos de cantantes de villancicos  (kolędnicy)

En Polonia algunos hombre jóvenes, y en algunos casos acompañados por mujeres, forman grupos de cantantes de villancicos que, disfrazados de formas variopintas representando animales y figuras simbólicas, van de casa en casa a cantar y expresar buenos deseos con una estrella de Belén decorada al detalle o un belén. A cambio reciben pequeños regalos, dinero o dulces.

En muchas ciudades polacas a parte de los tradicionales conciertos de villancicos en las iglesias, también se organizan cantadas populares de villancicos en calles y plazas, donde participa  gente de todas las edades y aptitudes de canto.

Feliz Navidad. Wesołych Świąt Bożego Narodzenia.

Para este artículo como fuentes he usado mis visitas, experiencias e investigaciones además del libro The Essential Guide to Being Polish. 50 facts & facets of nationhood, de Anna Spysz y Marta Turek. New Europe Books 2013

Czar PRL: La vida en la Polonia comunista

Czar PRL: La vida en la Polonia comunista
Imagen superior:  Foto expuesta en el museo Czar PRL del Festival Mundial de la Juventud en Varsovia en 1955, pocas semanas después de la inauguración del imponente Palacio de Cultura y Ciencia, regalo de la URSS a Polonia. Un evento que el régimen utilizó como herramienta de propaganda a nivel internacional

Los casi 45 años de régimen comunista en Polonia–impuesto por la Unión Soviética pero liderado por dirigentes comunistas polacos, en algunos casos ya entrenados en Moscú durante la guerra– fueron un gran lastre económico y un periodo de poco desarrollo, tiempos de colas en las tiendas, cartillas de racionamiento, represión, terrorismo estatal, encarcelamientos, torturas, huelgas e inestabilidad social. Años muy complicados para los polacos aunque el régimen en Polonia no fue tan duro como en otros países del bloque oriental detrás del Telón de Acero como Alemania oriental, Rumanía o Hungría, o como en la misma Unión Soviética, y en Polonia no hubo colectivización de la agricultura (excepto en los “territorios recuperados” a los alemanes al noroeste del país).

Sin embargo, algunos polacos, mayoritariamente de una cierta edad, miran con un poco de nostalgia a la Polonia postestalinista bajo el régimen comunista; tiempos en que no existía el estado de derecho, la libertad política y la libertad de prensa pero en que los ciudadanos podían contar con el estado para que les garantizara su seguridad económica.

De todas formas, ya sea con ira, nostalgia, lamento, crítica o cierta ironía, o con todo ello junto, no se puede entender la Polonia actual sin mirar a la Polonia bajo el comunismo, esa sociedad, su contexto histórico y la vida de los polacos durante ese periodo. Una buena oportunidad para hacerlo sin tener que invertir mucho tiempo es sin duda una visita al museo Czar PRL en Varsovia.

El museo Czar PRL

Czar PRL es un museo ubicado en el barrio de Praga de la capital polaca–el único distrito en Varsovia que no fue destruido por los nazis durante el Levantamiento, al encontrarse en la orilla este del río Vístula, y conserva su arquitectura anterior a la Segunda Guerra Mundial–propiedad de la empresa Adventure Warsaw, que describe la vida de los polacos y la sociedad dentro del contexto histórico y político de la Polonia bajo el comunismo. El museo recrea un piso entero típico de la época además de una tienda e incluye imágenes y objetos relacionados con la vida y los eventos de los años 1950, 1960, 1970 y 1980.

No es fácil dar con el museo, oficialmente localizado en Grochowska 316/320, pero esta imagen de la primera puerta de entrada al edificio que lo alberga puede ser de gran ayuda para encontrarlo:

Una vez pase por esta puerta encontrará el museo Czar PRL en el edificio a su derecha Foto: Ángel López Peiró
Una vez pase por esta puerta encontrará el museo Czar PRL en el edificio a su derecha Foto: Ángel López Peiró

Introducción al contexto histórico de la Polonia comunista

Czar significa hechizo o encanto en polaco y PRL es el acrónimo de Polska Rzeczpospolita Ludowa, República Popular de Polonia, que fue el nombre oficial del país durante la dictadura comunista de 1947 a 1989.

Desde la ‘liberación’–en realidad ocupación–soviética de 1944, en el barrido de la Alemania nazi hasta Berlín por  parte el Ejército Rojo, hasta 1956 el país estuvo regido por una dictadura estricta bajo la influencia del estalinismo liderada por Bolesław Bierut. Luego, tras la muerte del dictador en 1953 y las fuertes protestas de 1956 en Poznan (y los eventos de ese año en Budapest), el régimen dejó atrás el legado de Stalin y la brutal represión. De la mano del comunista pseudonacionalista polaco Władysław Gomułka llevó a cabo políticas propias con mayor libertad respecto a Moscú, hasta que en 1970 las protestas obreras generadas por el gran incremento de los precios acabaron con el liderazgo de este.

Edward Gierek tomó las riendas del Partido Obrero Unificado Polaco con una política reformista que fracasó estrepitosamente en lo económico y fue reemplazado por Stanisław Kania durante unos meses hasta la llegada al poder del General Jaruzelski. Este tuvo que hacer frente a la enorme influencia de la Iglesia y el Papa Juan Pablo II en la sociedad, las huelgas, el auge del sindicato obrero católico Solidaridad. Decretó la Ley Marcial en diciembre de 1981 (falsamente atribuida, incluso hoy en día por muchos medios y autores polacos, a su intención de evitar una invasión soviética como la de Praga en 1968, invasión que en ese momento  de perestroika y guerra en Afganistán era muy improbable) e ilegalizó Solidaridad. Finalmente, ante la oposición de casi toda la sociedad polaca y la nueva política iniciada por Gorbachov en Moscú, acabó cediendo y permitiendo la defunción del régimen en las negociaciones de la mesa redonda de 1989 y las elecciones, primeras semilibres, que los comunistas perdieron en junio del mismo año.

Foto: Ángel López Peiró
Retratos de los líderes soviéticos Vladimir Lenin y Leonid Brézhnev y del Secretario General del Partido Comunista de Polonia Władysław Gomułka. Los retratos del Primer Secretario del Partido Comunista colgaban en  las paredes de cualquier institución pública, incluidas las escuelas  Foto: Ángel López Peiró

Un piso polaco típico durante PRL

La mayor parte del espacio del museo está ocupado por una fiel recreación de un piso de la época. Durante el periodo comunista los polacos vivían en pisos que pertenecían a cooperativas o en viviendas de protección social. Quien quería un piso tenía que solicitar primero el llamado ‘cuadernillo para vivienda’. Luego, en función de los contactos que uno tuviera tenía que esperar 5, 10 o incluso 20 años para que se le asignara una vivienda.

Para poder conseguir un piso con dos habitaciones y cocina era un requisito tener dos hijos. Si solo tenías un hijo te tenías que buscar la vida pero algunas familias encontraban una ingeniosa solución alternativa, a veces incluso al borde de lo legal (una actitud habitual en la Polonia comunista relacionada con  desafiar la autoridad del régimen, que en parte se ha heredado en la Polonia actual, que incluso tiene un verbo en la lengua polaca:kombinowac) que era inscribir a un abuelo o algún otro familiar aunque no fuera a habitar en el piso.

El piso de Czar PRL es una mezcla de un piso polaco típico de los años 1960 con uno de los 1970 y otro de los 1980. Un típico mueble de los pisos polacos durante el PRL era la unidad de pared, que era una solución perfecta para pisos pequeños. Junto con el sofá-cama podía realizar diferentes funciones en función de como se distribuía el espacio: dormitorio, comedor, sala de entretenimiento o estudio.

Recreación de un piso polaco de PRL  en el museo Czar PRL Foto: Ángel López Peiró
Recreación de un piso polaco de PRL en el museo Czar PRL Foto: Ángel López Peiró

Casi nadie se podía permitir decorar el piso acorde a un único estilo y diseño de interiores. Normalmente en un piso había muebles de diferentes épocas ya que era muy difícil conseguirlos. Elementos siempre presentes eran el ya mencionado sofá-cama para el matrimonio en el salón, una estantería para libros y un sillón.

El salón de un típico piso polaco de PRL Foto: Ángel López Peiró
El salón de un típico piso polaco de PRL Foto: Ángel López Peiró

La cocina en un piso de la Polonia comunista era muy básica pero contaba con todo lo necesario; y no podía faltar en ella una tetera (czajnik) que avisaba con un silbido cuando el agua estaba hirviendo. Una escena muy habitual en el cine polaco es alguien calentando agua con esta tetera para hacer un té, y es que los polacos eran entonces y siguen siendo unos grandes consumidores de esta bebida.

Algunos autores y  expertos en alimentación aseguran que en el PRL, pese que a la variedad de la gastronomía polaca, en cuanto a ingredientes disponibles, era mucho más limitada que la de la cocina de preguerra y la actual, se comía mucho más sano que hoy en día, a causa de la gran incursión de la comida rápida en el país. Entonces todo el mundo comía comida casera ya fuera en casa o en los bares de leche (había muy pocos restaurantes).

Los productores de fruta y verdura en el muy industralizado–y contaminado–bloque comunista de la Europa oriental eran gente adinerada. La explicación: el comunismo era capaz de producir un gran número de tanques y submarinos pero incapaz de cultivar suficientes lechugas para abastecer las tiendas.

Cabe destacar que en la Polonia comunista solo se podía comprar naranjas en la época navideña, el único momento del año en que el gobierno las importaba desde uno de sus países aliados, Cuba. Eso no significa que los polacos tuvieran carencias de vitamina C porque consumían, y siguen consumiendo, una gran cantidad col, muy rica en esa vitamina, como se encargó de recordarles el líder comunista Władysław Gomułka, que promovía el consumo de esta verdura entre sus ciudadanos.

Típica cocina en un piso de la Polonia comunista Foto: Ángel López Peiró
Típica cocina en un piso de la Polonia comunista Foto: Ángel López Peiró

Un baño típico polaco, donde se dejaba la ropa a secar porque no había opción en otro lugar, contaba con el espacio justo para una bañera, un pequeño armario, un lavabo y la lavadora Frania. El sueño de cualquier ama de casa en la Polonia comunista, la lavadora Frania revolucionó los hogares polacos, aunque luego fue reemplazada por la lavadora automática, a menudo comunitaria para un bloque de vecinos. A causa de su simpleza nunca se estropeaba. Era muy efectiva para deshacerse de manchas y no consumía mucha agua, que tenía que ser vertida por uno mismo. Tenía otras aplicaciones como la posibilidad de limpiarse los pies, hacer mantequilla  y también la usaron las imprentas polacas ilegales trabajando en la clandestinidad. Una ama de casa polaca muchas veces cogía un día de fiesta en el trabajo a propósito para hacer la colada. Dice mucho sobre esta época el hecho que las mujeres polacas no se deshacían de las medias elásticas con carreras sino que las llevaban a reparar.

La lavadora Frania en el museo Czar PRL
La ‘revolucionaria’ lavadora Frania en el museo Czar PRL Foto: Ángel López Peiró

Deporte y entretenimiento

Sección sobre deporte en el museo Czar PRL Foto: Ángel López Peiró
Sección sobre deporte en el museo Czar PRL Foto: Ángel López Peiró

Durante la época comunista Polonia logró grandes éxitos deportivos a nivel internacional. Asimismo, el deporte era una gran herramienta de propaganda para el régimen, que puso mucho empeño en promover el deporte competitivo a través del sistema educativo para posicionar a los deportistas polacos entre los mejores del mundo y poder vender al exterior el éxito del modelo comunista. Una estrategia similar a la política en materia deportiva la Unión Soviética en esos años.

PRL fue la época dorada del atletismo, ciclismo, esquí y boxeo polacos. No hay que olvidar tampoco que Polonia obtuvo un meritorio tercer lugar en el Mundial de Fútbol de España 1982. Los deportistas profesionales polacos eran unos privilegiados pues no tenían ningún problema para recibir pasaportes que les permitían participar en competiciones deportivas en el extranjero. Esto además les permitía traer a Polonia bienes de consumo muy deseados y no disponibles en Polonia que podían proporcionar, o vender, a otros ciudadanos que no contaban con ese privilegio.

En la vida diaria el deporte ofrecía a los polacos la oportunidad de escapar de la dura realidad y disfrutar de una vida más placentera. Fútbol, ciclismo, excursionismo, montañismo, natación, esquí y patinaje sobre hielo eran los deportes más practicados por los polacos en esos años, siempre dentro del país. Lagos, bosques, playas y montañas, abundantes todos ellos en la geografía polaca, servían de instalaciones deportivas a muchos polacos durante esos años.

Al no haber muchas cafeterías, bares y discotecas la vida social tenía lugar principalmente en las casas. Esto no significa que la gente no se divirtiera tanto como ahora. Curiosamente, el consumo de vodka en eventos sociales era mucho más habitual que hoy en día, dado que esta bebida ha sido reemplazada en gran medida por la cerveza en la Polonia capitalista democrática. Diferentes fuentes describen visiones diferentes sobre el papel del régimen en relación al consumo de vodka durante el PRL.

Otras actividades de ocio habituales eran ir al cine o al teatro. En la Polonia comunista se crearon las grandes obras maestras del cine polaco a cargo de directores célebres como Polanski,  Wajda, Krzysztof Kieślowski y Krzysztof Zanussi entre muchos otros.

La gente mayor por su parte pasaba semanas en los sanatorios (uzdrowisko) ubicados principalmente en las zonas montañosas del sur del país, en localidades cuyo nombre muy a menudo contiene la palabra Zdrój (manantial). Lugares con microclimas y aguas mineralizadas beneficiosos para la salud que siguen funcionando hoy en día pero modernizados.

Las tiendas en la Polonia comunista

Recreación de una tienda en Polonia comunista, dentro del museo Czar PRL Foto: Ángel López Peiró
Recreación de una tienda en la Polonia comunista, parte de la exposición del museo Czar PRL Foto: Ángel López Peiró

Durante el comunismo las tiendas polacas eran poco atractivas, grises, un lugar aburrido que generaba mucha frustración entre los consumidores ya que la mayoría de los compradores en muchas ocasiones no conseguían comprar lo que realmente querían. La administración de Edward Gierek en los años 1970, años de una relativa prosperidad–excepto en la parte final de la década–y recordados de forma positiva por algunos polacos, tomó una tran cantidad de dinero prestado de Occidente.

Solo había productos importados del mundo occidental en las tiendas Pewex, donde se podía comprar únicamente con dólares estadounidenses.

Luego, el país para devolverlos tuvo que exportar en los años 1980 productos básicos de consumo producidos en Polonia, generando una gran escasez en las tiendas, que tenían un aspecto de vacío desolador, cartillas de racionamiento, una inflación insostenible y largas colas. Sin duda, una de las razones que alimentaron el gran malestar social que llevo a la caída del régimen en 1989.

El museo Czar PRL explica el interesante ejemplo de una mujer en Varsovia que compró una lata de guisantes en una subasta de productos de exportación rechazados y al abrirla vio que era una lata de exquisito jamón. Muchos polacos almacenaban centenares de productos en casa, como por ejemplo incontables rollos de papel higiénico (incluso hay gente mayor en Polonia que todavía tiene papel higiénico de PRL en la bodega o el trastero), ante el miedo, bien fundado, a la habitual falta de suministros.

Como curiosidad también merece la pena explicar que hoy en Polonia existe incluso un popular juego de mesa creado por el Instituto de Memoria Nacional (Instytut Pamięci Narodowej) llamado Kolejka (la cola), consistente en posicionar piezas de compradores estratégicamente en diferentes tiendas a la espera de que lleguen diferentes suministros de forma semanal, con el objetivo de ser el primero en completar la lista de la compra. El juego, que se creó para dar a conocer la dureza de la vida bajo el comunismo a los polacos más jóvenes que no vivieron esa época, ha sido incluso traducido al español.

Solidaridad, la oposición al régimen y la represión

La vestimenta de la milicja, la policía en la era comunista polaca Foto: Ángel López Peiró
La vestimenta de la milicja, la policía en la era comunista polaca Foto: Ángel López Peiró

El sindicato independiente Solidaridad, que reunió en su apogeo a diferentes grupos de oposición al régimen, se creó en 1980 después de una serie de huelgas y protestas en todo el país, pero más visibles en los astilleros del Báltico–particularmente en los de Gdansk, a finales de los 1970 y principios de los 1980. Contó con el apoyo inestimable de Juan Pablo II y consiguió tener nueve millones de miembros a finales de 1981. Las escenas de milicianos (policía del PRL) dando porrazos a manifestantes, los interrogatorios y las detenciones eran muy habituales durante esos años. Lech Wałęsa y sus compañeros fueron arrestados e interrogados en multitud de ocasiones.

La famosa foto de Chris Niedenthal, incluida en la exposición de Czar PRL
La famosa foto de Chris Niedenthal, incluida en la exposición de Czar PRL

Una imagen vale más que mil palabras. Una gran verdad también en el caso de esta fotografía tomada por el fotoreportero británico asentado en Polonia, Chris Niedenthal, durante la Ley Marcial en Polonia: un tanque frente al Cine Moscú de Varsovia en que se publicita la proyección del film Apocalypse Now de Francis Ford Coppola.

Tiempos difíciles, muy duros, de grandes carencias y resiliencia, que llevaron a los polacos, animados y alimentados de coraje por Juan Pablo II, a luchar juntos sin violencia para con éxito ganar su libertad y construir una Polonia mejor. Tiempos que se llevaron por delante la vida de los que padecieron la brutal represión estalinista, y gente que intentó cambiar las cosas como el padre Jerzy Popieluszko, algunos trabajadores de los astilleros de Gdynia y las víctimas de la Ley Marcial, entre muchos otros.

Ahora bien, es posible que no todo en la vida de los polacos en la Polonia comunista fuera peor que en la Polonia actual y que algunos valores, hábitos, o actitudes de entonces pudieran ser beneficiosos para la sociedad polaca hoy en día.

Otras visitas turísticas para comprender la Polonia comunista

En varias ciudades polacas existen otros museos del PRL–aunque no siempre los paneles informativos están traducidos al inglés–así como un gran número de empresas turísticas, bares y restaurantes que explotan la temática de la Polonia comunista.

Para una visión detallada y rigurosa–con material audiovisual original–de los aspectos más políticos, históricos y sociológicos de la Polonia comunista y la caída del régimen, es obligada una visita al Centro Europeo de Solidaridad en Gdansk. Desde septiembre esta institución cuenta con un nuevo edificio para sus exposiciones 10 veces mayor del que disponían anteriormente, ubicado como no podía ser de otra forma en los ya famosos astilleros donde se inició la caída del régimen a principios de los años 1980.

La nueva sede del Centro Europeo de Solidaridad, junto a los astilleros de Gdansk Foto: Ángel López Peiró
La nueva sede del Centro Europeo de Solidaridad, junto a los astilleros de Gdansk Foto: Ángel López Peiró

La antigua sala de exposición del Centro Europeo de Solidaridad se encontraba en un sótano cerca de las oficinas del sindicato Solidaridad en la ciudad hanseática. Un servidor puede presumir de que visitó este museo en su último día de funcionamiento el pasado 19 de agosto de 2014.

Un tanque junto a la entrada en la antigua exposición del Centro Europeo de Solidaridad Foto: Ángel López Peiró
Un tanque de la milicia original junto a la entrada en la antigua exposición del Centro Europeo de Solidaridad en Gdansk Foto: Ángel López Peiró

Crazy Guides (los guías locos) en Cracovia

A algunos polacos más jóvenes, al igual que a la mayoría de los turistas extranjeros que visitan Polonia y a los expatriados en el país centroeuropeo, les encanta ver el comunismo como algo curioso, exótico y muy divertido. La opción más divertida y satírica para acercarse al pasado comunista de Polonia es contratar uno de los tours de Crazy Guides en Cracovia. Esta empresa organiza entre otro tipo de visitas guiadas, excursiones por la antigua ciudad realista socialista de Nowa Huta en Cracovia montando en un Trabant fabricado en la RDA (Alemania del Este) en los años 1970s o un Maluch (Fiat 126, el coche más habitual en la Polonia comunista junto al Polonez)–para comprar un coche en PRL también había que esperar muchos años desde el momento en que se solicitaba. Los guías locos llevan a sus clientes al restaurante en Cracovia que mejor conserva el ambiente del PRL, Stylowa (que cambia de propietario y decoración cada mes) y cuentan también con un piso dónde proyectan una película de propaganda comunista sobre la construcción de Nowa Huta y sirven vodka a los participantes de los tours.

La flota de Trabants de los Crazy Guides
La flota de Trabants de los Crazy Guides Foto: thinkkrakow.com

El desempleo en Polonia sigue a la baja

El desempleo en Polonia sigue a la baja
El turismo en la costa polaca del Báltico genera muchos puestos de trabajo en verano. Sopot y su famoso muelle en la imagen. Foto: Ángel López Peiró

El nivel de desempleo en Polonia se situó en un 11.9 % en el mes de julio de 2014 según revelaron los datos emitidos en un informe por la Oficina Central de Estadística (Główny Urząd Statystyczny, GUS), y que recogió thenews.pl (servicio de noticias en inglés de Polskie Radio). De esta forma el índice de desocupación alcanzó su nivel más bajo desde octubre de 2011 y ha experimentado un notable descenso del 1.2% desde julio de 2013.

Sin embargo, hay que tener en cuenta la estacionalidad de los datos y es muy probable que el desempleo vuelva a subir una vez termine la temporada de verano, como sucedió en los años anteriores: 2013, 2012, 2011 y 2010. El número de desempleados en Polonia suma la cifra de 1.585.000 personas actualmente.

Evolución del desempleo en Polonia desde 2010 en porcentaje (gráfico lineal) y en número de desempleados (gráfico de barras)  Fuente:  Informe sobre la situación socio-económica del país en julio de 2014 el GUS
Evolución del desempleo en Polonia desde 2010 en porcentaje (gráfico lineal) y en número de desempleados (gráfico de barras)
Fuente: Informe sobre la situación socioeconómica del país en julio de 2014 relaizado por el GUS (Oficina Central de Estadística de Polonia)

Varmia y Mazura es la región (voivodato) con un nivel más alto de desempleo registrado (18.6%), seguida por Cayuvia y Pomeriania y Pomerania occidental. Wielkopolska es el voivodato que cuenta con el índice más bajo (8.2%). En la región de Varsovia (Mazovia) la tasa de desempleo es de un 10.2%, exactamente igual que en la región de Cracovia (Pequeña Polonia)

Nivel de desempleo en Polonia por voivodatos (arriba) y variación en el nivel de desempleo por voivodatos desde julio 2013 hasta julio 2014. Fuente: Informe sobre la situación socioeconómica del país en julio 2014 realizado por el GUS (Oficina Central de Estadística de Polonia)
Tasa de desempleo en Polonia por voivodatos (arriba) y variación en la tasa de desempleo por voivodatos desde julio 2013 hasta julio 2014. Fuente: Informe sobre la situación socioeconómica del país en julio 2014 realizado por el GUS (Oficina Central de Estadística de Polonia)

Puede descargar en su totalidad el informe sobre la situación socioceconómica de Polonia en julio de 2014 en la página web del GUS. (en polaco, si desea una traducción total o parcial del mismo contacte conmigo)

Levantamiento del Gueto de Varsovia: numerosos polacos ayudaron a sus conciudadanos judíos, pero se hubiera podido hacer mucho más

Levantamiento del Gueto de Varsovia: numerosos polacos  ayudaron a sus conciudadanos judíos, pero se hubiera podido hacer mucho más

Edificio intacto que formaba parte del Gueto de Varsovia en la calle Prozna, cerca de la Plaza Grzybowski, y en cuya fachada se han colocado imágenes de habitantes del gueto
Foto: Ángel López Peiró

Coincidiendo con la conmemoración del 70 aniversario del Levantamiento de Varsovia contra la ocupación de la Alemania nazi el pasado 1 de agosto, un gran número de artículos sobre ese trágico evento de la Segunda Guerra Mundial han aparecido sobre todo en los medios anglosajones y, por supuesto, polacos.

En muchos de estos escritos en la red algunos lectores han escrito comentarios criticando que se habla de la casi inexistente ayuda aliada al Levantamiento y del hecho que las tropas soviéticas contemplaron al otro lado del Vístula durante semanas como los Nazis destruían la ciudad, pero en cambio no se habla del hecho que los polacos de Varsovia miraron impasibles como los nazis aniquilaban a los insurgentes del gueto judío en 1943.

Es rotundamente falso que los judíos que se rebelaron contra los nazis en abril y mayo de 1943 no recibieran ayuda de los polacos no judíos. Sí es cierto, sin embargo, que el apoyo recibido desde más allá de los muros del gueto creado fue más bien limitado y que no pudo influir en el trágico resultado del alzamiento judío. Es necesario explicar que unidades de la resistencia polaca de la corriente principal del Ejército Nacional (Armia Krajowa, AK) y de las milicias del comunista Partido de los Trabajadores Polacos “Guardia del Pueblo” (Gwardia Ludowa, GL) atacado unidades alemanas cerca de los muros del gueto e intentaron pasar armas, municiones, suministros, e instrucciones dentro del gueto.

La resistencia polaca proporcionó a los insurgentes con un número limitado de armas y municiones de entre sus escasas provisiones que eran muy necesitadas por los insurgentes judíos. La resistencia judía organizada entorno en la Unión Militar Judía (Zydowski Związek Wojskowy, ŻZW) recibió grandes cantidades de armamento, incluyendo varias armas automáticas, del Cuerpo de afiliados de Seguridad Nacional del AK (Państwowy Korpus Bezpieczeństwa, PKB). El AK distribuyó información y proporcionó recursos para ayudar a los judíos en el gueto, tanto en Polonia como a través de transmisiones de radio a los aliados.

Varios comandantes y combatientes del  ZOB (Zydowska Organizacja Bojowa, Organización Armada Judía), la principal organización que llevó a cabo la insurrección, lograron escapar de la muerte a través de las alcantarillas con la ayuda de civiles polacos y la resistencia polaca. Una unidad de PKB liderada por Henryk Iwański (“Bystry”) luchó incluso dentro del gueto junto con el  ŻZW y, posteriormente, ambos grupos se fueron juntos (incluyendo 34 combatientes judíos) a la llamada parte aria de la ciudad. Aunque la acción de Iwański es la misión de rescate más conocida, es sólo una de las muchas llevadas a cabo por la resistencia polaca para ayudar a los combatientes judíos.

Estas acciones llegaron a colación de la creación en 1942 por parte del Armia Krajowa de una organización clandestina bajo el nombre clave Żegota que constitutía un consejo polaco específico de ayuda a los judíos. La organización contó con el apoyo de numerosos activistas católicos y el gobierno polaco en el exilio, y operó con el objetivo principal de encontrar lugares seguros para proteger a los judíos. Se trataba de la única organización de este tipo en toda la Europa ocupada por la Alemania nazi, precisamente en Polonia, el único territorio ocupado por los nazis donde se pagaba con la muerte del acusado y sus familares ayudar a los judíos. Se calcula que Żegota salvó a 50.000 judíos de morir en el Holocausto.

El miembro de Żegota más famoso es la enfermera polaca Irena Sendler, quien consiguió sacar del gueto a 2.500 niños judíos, proporcionarles identidades falsas y darlos en adopción a familias polacas católicas, para así salvarles la vida.

El Levantamiento en el Gueto Judío de Varsovia tenía muy pocas opciones de triunfar sin un apoyo a gran escala del AK y sin la implicación o apoyo de las fuerzas aliadas; en un momento clave de la Segunda Guerra Mundial, pocas semanas después de la derrota alemana en Stalingrado que decantaría el conflicto en favor de los soviéticos.

El secreto más macabro de Varsovia

El secreto más macabro de Varsovia

La revista Warsaw Insider reveló la semana pasada una información que seguramente la mayoría de varsovianos y polacos desconocen.

La sede principal del Museo de la Tierra en Varsovia, (Al. Na Skarpie 27) gestionado por la Academia Polaca de las Ciencias y que incluye una maravillosa colección de fósiles y minerales, cuenta con un curioso y a la vez macabro tesoro, abierto al público y con entrada gratuita:

En unas escaleras que conducen al sótano se encuentra una mancha de sangre, intacta, que dejó un soldado polaco, cuya identitad no se ha podido averiguar, durante el Levantamiento de Varsovia en 1944.

Foto: Warsaw Insider
Foto: Warsaw Insider

Ante la cercanía de la conmemoración del 70 aniversario del inicio del Levantamiento de Varsovia el próximo 1 de agosto, este lugar puede convertirse en una nueva atracción turística y un nuevo símbolo de la resistencia polaca en la Segunda Guerra Mundial.

Crítica cinematográfica: Powstanie Warszawskie (El Levantamiento de Varsovia) 2014

Crítica cinematográfica: Powstanie Warszawskie (El Levantamiento de Varsovia) 2014

Monumento a los héroes del Levantamiento de Varsovia en la capital polaca.  Foto: Ángel López Peiró

Director Jan Komasa
Polonia
2014
145 minutos
Producción: Museo del Levantamiento de Varsovia (Muzeum Powstania Warszawskiego)

Trailer:

Uno de los estrenos más esperados este año en Polonia que coincide con el 70 aniversario de este evento histórico que se inició el 1 de agosto de 1944 y se prolongó durante 63 días. Un largometraje que destaca ante todo por haber sido creado en su totalidad con imágenes reales de la preparación y ejecución con final trágico del Levantamiento de Varsovia contra las fuerzas ocupantes de la Alemania nazi en 1944. Estas imágenes, que permanecieron almacenadas en desuso primero en un sótano y luego en un archivo durante casi 70 años, han sido restauradas y coloreadas de una forma extraordinaria.

Lo que forma parte de la ficción es la historia creada por Komasa, en que el Ejército Nacional (Armia Krajowa conocido generalmente por las siglas AK) contrata a dos jóvenes hermanos para grabar el Levantamiento. El espectador vive las escenas reales de este evento a través de los ojos de los dos jóvenes detrás de las cámaras.

A lo largo del film se oye a los dos hermanos como voz en off. El mayor comenta en muchos casos lo que observa y también pide a algunas personas que miren a la cama. El menor continuamente se queja que tiene hambre o que le gustaría luchar en lugar de grabar la batalla de los insurgentes contra los ocupantes nazis. Sin embargo ambos tienen clara su misión, mantener las cintas y poder contar al mundo los acontecimientos de gran importancia histórica que están viviendo. Los actores en la película son las personas que en realidad fueron grabadas durante el Levantamiento y sus palabras han sido dobladas de una forma brillante que encaja con las imágenes y con la voz en off. En muchos momentos se establece un diálogo entre cámaras y personajes.

Gran parte del film desde su inicio se corresponde con los preparativos del Levantamiento y en esta parte los personajes aparecen sonrientes, animados y bromeando constantemente mientras construyen barricadas y preparan armamento. Al no contar con un argumento con eventos que se sucedan, la película tras la primera hora llega a hacerse aburrida y puede llegar a provocar cierta ansiedad en el espectador, que espera el inicio de la batalla contra los ocupantes nazis. Luego llega el esperado combate con imágenes solo detrás de las trincheras de los insurgentes. Poco después empiezan las imágenes del horror, la destrucción, los montones de cadáveres, una Varsovia en llamas y vacía. Imágenes muy duras y estremecedoras que pueden causar un gran impacto, amplificado por el hecho que quien ve el film sabe que lo que ve sucedió en realidad. Finalmente la entrada del llamado 1º ejército polaco, que estaba bajo las órdenes del Ejército Rojo.

Este film es una obra cinematográfica indispensable para todos aquellos que quieran entender el Levantamiento y una oportunidad única de ver imágenes reales de una batalla de la Segunda Guerra Mundial. Posiblemente el film más real que se haya realizado sobre el conflicto que marcó el siglo XX. También sin duda un gran homenaje a las víctimas polacas de la contienda, a todos aquellos que lucharon por Polonia.

El gran pecado de esta emotiva película es que, en la línea de muchos historiadores, medios y parte de la sociedad polaca acostumbrada a celebrar más las derrotas que las victorias, el film representa el Levantamiento de Varsovia sobre todo como un acto heroico, épico. Un acontecimiento que hay celebrar como algo importante en la historia de Polonia, casi como un logro pese a ser una derrota.

Nadie puede dudar que el Levantamiento fue un acto de heroísmo, bien intencionado–conseguir el control polaco de la capital tras cinco años de una terrible ocupación, antes de la llegada del Ejército Rojo para asegurar la independencia de Polonia–que aunque empezó bien acabó con un resultado trágico. Sin embargo, el Levantamiento fue también una acción precipitada, un error estratégico, una operación militar mal planeada y ejecutada por el general Tadeusz Bór-Komorowski que costó la vida a 250.000 civiles polacos y que convirtió a Varsovia en la ciudad europea más destruida en la Segunda Guerra Mundial. De no tener lugar posiblemente los alemanes se hubieran retirado antes de la llegada del Ejército Rojo y no hubiera llegado a producirse una batalla en la ciudad.

Así quedo Varsovia después de que los alemanes la arrasaran como respuesta al Levantamiento:

Pese a ello, también hay que puntualizar que el Levantamiento de Varsovia hubiera podido tener opciones de triunfar si la posición soviética hubiera sido otra. Stalin, pese a la debilidad de un ejército alemán tocado, en retirada, con la guerra prácticamente ya perdida, decidió no movilizar sus tropas estacionadas en la otra orilla del río Vístula desde el 10 de septiembre en el barrio de Praga mientras las fuerzas alemanas destrozaban a los insurgentes polacos y arrasaban a la ciudad. Además Stalin no permitió que aviones de abastecimiento aliados británicos y americanos usaran aeródromos controlados por los soviéticos; y agentes del NKVD arrestaron emisarios del Ejército Polaco Territorial que buscaban un acuerdo para ayudar a los insurgentes. Se trató sin duda de su venganza personal contra los polacos por la inesperada derrota en la guerra entre Polonia y la Rusia bolchevique de 1920 en el llamado Milagro del Vístula–que evitó que la revolución bolchevique se expandiera a Europa occidentalen la que participó personalmente.

Antes de visionar la película es muy recomendable visitar el Museo del Levantamiento de Varsovia, posiblemente uno de los mejores museos sobre la Segunda Guerra Mundial en Europa. Y si es posible, realizar también una visita al magnífico Museo del Armia Krajowa en Cracovia.