Lea aquí tres documentos del KGB recientemente desclasificados sobre la elección de Juan Pablo II (1978), las reacciones en Ucrania a la Ley Marcial en Polonia (1981) y el espionaje de las comunicaciones de radio en la Polonia comunista (1981)

DestacadoLea aquí tres documentos del KGB recientemente desclasificados sobre la elección de Juan Pablo II (1978), las reacciones en Ucrania a la Ley Marcial en Polonia (1981) y el espionaje de las comunicaciones de radio en la Polonia comunista (1981)

Los servicios secretos de Ucrania (SBU) hicieron públicos a finales de febrero de 2017 ocho documentos internos de la sección ucraniana del KGB, desclasificados en 2013, con anotaciones sobre las actuaciones de la agencia de inteligencia soviética en Polonia y Ucrania en los años 1980s y en 1990. Los documentos originales en ruso han sido traducidos al polaco y divulgados por el proyecto y conferencia Tres Revoluciones – 3R del College of Europe en Natolin, Varsovia.

En dicha conferencia estos informes–con muchas implicaciones para el estudio de la caída del comunismo en Europa centroriental y oriental–fueron revelados públicamente por vez primera por parte del director del archivo del SBU, Andrij Kohut.

Tres de los documentos en cuestión, cuyo contenido he traducido del polaco al español, conciernen directamente a Polonia:

  • El primero, fechado el 1 de noviembre de 1978,  presenta la reacción de los servicios secretos soviéticos a la elección del cardenal polaco Karol Wojtyła como Papa Juan Pablo II y el análisis del mismo KGB a la posible  influencia política del nuevo pontífice en Polonia y en la Ucrania soviética.
  • El segundo documento, con el 14 de diciembre de 1981 como fecha–un día después de la declaración de la Ley Marcial por parte del jefe de estado, el general Jaruzelski– hace referencia a las reacciones que suscitó en la república soviética de Ucrania la introducción de la Ley Marcial en la vecina Polonia.
  • El tercer documento, también fechado el 14 de diciembre de 1981, se centra en detallar el control por parte del Servicio de Contrainteligencia de Radio del KGB de las comunicaciones radiofónicas de radioaficionados polacos con el extranjero.

Documento 1: El KGB sobre la elección de Karol Wojtyła como Papa Juan Pablo II

Documento original en ruso

Documento traducido al polaco

Traducción del polaco al español: Ángel López Peiró. En negrita la parte relevante del documento.

URSS
COMITÉ PARA LA SEGURIDAD ESTATAL (KGB)
RSS (República Socialista Soviética) Ucraniana
1 de noviembre 1978  Kiev Nr 383/ob
Desclasificado Secreto
24/2-3406 [Fecha de desclasificación] 30.08.2013
Ejemplar número 1
COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE UCRANIA
COMUNICADO
Estado a 1 de noviembre de 1978
En el terreno de la RSS Ucrania se encuentran 11831 ciudadanos extranjeros de países capitalistas y países en vías de desarrollo:
− Diplomáticos acreditados en la URSS– 7
En Kiev – 5 (los asociados de la embajada de los EEUU W. Kowanc, F. Trubwasser, J. Ofner; asesor y primer secretario de la embajada de Australia W. J. Tinny, W. D. Delaney);
En Járkov – asociado de la embajada de Francia E. Jue;
En Odesa – Primer secretario de la embajada de Senegal Modu Dia;
− Turistas – 488
En Yalta– 216, Kiev -119, Odesa – 85, Leópolis – 34, Járkov – 27, en otras ciudades – 7.

De los EEUU – 155, Inglaterra– 90, República Federal Alemana – 3, Francia – 1, Canadá – 24, de otros países de la OTAN – 2, del resto de países – 213;
− Especialistas extranjeros – 512
óblast de Donetsk– 95, Odesa – 72, Dnipropetrovsk – 66, óblast de Lugansk– 55, Járkov – 42, en el resto de óblasts – 187;
− candidatos, practicantes, estudiantes, alumnos de escuelas y escuelas técnicas de formación profesional– 9203
Kiev – 2400, Járkov – 1859, Odesa – 1635, Donetsk – 1402, Lviv – 521, Zaporiyia – 495, Simferópol – 250, en el resto de ciudades – 641;
− recién llegados para asuntos privados – 91
Óblast de Zaporiyia– 11, Lviv – 10, óblast de Lugansk – 9, Donieck – 7, Járkov– 7, en el resto de óblast – 47;
− otras categorías – 1253 personas
En los puertos de  Odesa y Sebastopol se encuentran 5 barcos de países capitalistas y 272 personas, cuyas tripulaciones suman en total 272 personas, entre ellos: dos barcos procedentes de India – 96 personas, uno de  Siria – 118, uno de Turquía – 31, uno de Noruega – 27.

En terreno ucraniano se encuentran asimismo 21,276 ciudadanos de países socialistas, entre los cuales hay 7287 candidatos, practicantes y estudiantes, en escuelas  y escuelas técnicas de formación profesional.

Elección del cardenal Karol Wojtyła como líder de la Iglesia católico-romana 

El 16 de octubre de 1978 fue elegido Papa de la Iglesia católica romana el arzobispo de Cracovia, cardenal Karol Wojtyła, nacido el año 1920, quien ha elegido el nombre Juan Pablo II. Cabe destacar que el nuevo Papa continuará con la misma concepción en política exterior de Juan XXIII y Pablo VI.

En base a datos del KBG de la URSS, sin tener en cuenta las declaraciones del nuevo Papa sobre su intención de continuar con la línea política de sus predecesores, sus actuaciones hasta ahora atestiguan que cuenta con su propia concepción, consistente en una orientación al mundo occidental y en la activación de la Iglesia católica en los países socialistas.

En la República Popular de Polonia Wojtyla se posicionó al frente de un grupo de obispos de derechas, que criticaron al cardenal  Wyszyński por “una excesiva cesión antes las autoridades comunistas”. Apoyó de forma activa los activistas del llamado movimiento “Znak” – una organización católica reaccionaria de Polonia, que edita una revista. En esta publicación se llevaron a cabo unos nefastos ataques al camarada Gierek en relación con la crónica de su visita al Vaticano en octubre de 1977 y se acusó a Wyszyński de “traidor de los intereses de los católicos en Polonia”. En los círculos reaccionarios de Occidente, Wojtyła adquirió fama como  “luchador por los derechos humanos en  Polonia”, tras exigir la restauración de “las clases de religión tradicionales en las escuelas y declarar que ” la Iglesia es el último apoyo que le queda a la libertad”.

Wojtyła mantiene contactos cercanos con Zbigniew Brzezisnki, asesor del presidente de los EEUU, además de con el cardenal austriaco König, anticomunista y enemigo de la URSS. Entre los obispos polacos Wojtyła es conocido por su orientación germanófila. Pidió a los obispos alemanes el no reconocimiento de las nuevas fronteras del Oder y el Neisse. Mantuvo una posición intransigentemente negativa sobre llevar a cabo las actividades de la diócesis de acuerdo con las fronteras estatales de la URSS y la República Popular de Polonia  [nota del traductor de ruso a polaco: la nota se refiere al ajuste de los límites de las diócesis con los de las nuevas fronteras del estado polaco tras la Segunda Guerra Mundial] [1] e instó al episcopado polaco a fortalecer su influencia en las parroquias de Bielorrusia, Lituania y Ucrania. 

Durante su coronación [nota del traductor de ruso a polaco: inauguración de su pontificado].  Wojtyła promovía “la apertura de puertas en todas las iglesias”, es decir, instaba de hecho al clero católico a la celebración de misas masivas, procesiones en las iglesias locales y peregrinaciones a los “lugares santos”. Estas acciones pueden ser aprovechadas por el clero de actitud reaccionaria para encender entre los creyentes el fanatismo religioso y la propagación de puntos de vista reaccionaros y nacionalistas, así como para el fortalecimiento de las comunidades católicas. 

Teniendo en cuenta que la elección de Wojtyła como Papa puede llevar a una significativa activación de los católicos y los uniatas [greco-católicos] en Ucrania, los órganos del  KGB en la URSS están desarrollando métodos preventivos para contrarrestar las aspiraciones subversivas del Vaticano, detectar y frustrar las acciones hostiles de sus emisarios y misioneros y para divulgar y adquirir canales de comunicación con los católicos y los uniatas en la república [socialista soviética de Ucrania] (cifra de parroquias católicas – 98, sacerdotes – 43, según datos operativos se estima la presencia de unos 1000 sacerdotes, monjes, monjas y penitentes uniatas).

Se usan medios para detectar en Ucrania contactos de Wojtyła y entornos vinculados a este, para seguirles y comprometerlos a la cooperación, así como para lograr fuentes operativas entre las autoridades del clero católico e uniata, para evitar la activación y asegurar la prevención de posibles acciones antisistema de católicos y unitas. Asimismo, también se aplican medidas para utilizar dichas autoridades en la obtención de información sobre los planes subversivos del Vaticano.  

Confiscación de contrabando de extranjeros en el óblast de Leópolis

En octubre de 1978 en los controles de fronteras „Mościska” y „Szeginie” a 5 ciudadanos de la República Popular de Polonia, que salían de la URSS, se les confiscó productos de contrabando  (industriales, de gran demanda, adquiridos con moneda soviética) por un valor de 2627 rublos.

Por medio de un acuerdo con la fiscalía del óblast, no se inició un proceso penal contra estos ciudadanos polacos. Se informó de sus actividades ilegales a las autoridades del PRL[República Popular de Polonia]. Los productos de contrabando y 4 automóviles fueron deducidos de los ingresos del estado.

Se ha transmitido la información relevante sobre este asunto al KGB de la URSS.

Anuncio oficial de amonestación en el óblast de Járkov 

El 26 de julio de 1978 desde el Secretariado del Presidium del Consejo Superior de la RSS ucraniana se transfirió al KGB de la URSS una carta anónima mandada desde Jarkóv. La misiva contenía ataques maliciosos hostiles hacia uno de los dirigentes del PCUS y del Estado soviético.

Después del uso de los medios adecuados, se estableció que el autor de la carta era un residente de la localidad de Gotvald[cuyo nombre honraba la figura del comunista checoslovaco Klement Gottwald], en el óblast de Járkov., I.N. Majboroda N. I,  nacido el año 1907, ucraniano, no afiliado al partido, educación de tercer grado e  invalido veterano de la Gran Guerra Patriótica[Segunda Guerra Mundial].

En 1976 y 1977  Majboroda mandó dos cartas parecidas a la redacción del diario “Pravda” y  al Comité Central de la Unión de Juventudes Comunistas Leninistas de Ucrania (informe del 20 de diciembre de 1977 nr. 471/cв). Especialistas del KGB confirmaron la autoría de estas cartas . En la oficina del KGB se le interrogó sobre estas cartas, pero no admitió su autoría.

En relación con el envío de la carta anónima al Presidium del Consejo Superior de la URSS del 24 de  diciembre de este año, en la oficina del KGB  se llevó a cabo un interrogatorio preventivo con la división de la fiscalía en el óblast, durante el cual el sospechoso admitió su autoría de todas las cartas mencionadas.  Aclaró que las escribió bajo la influencia de unas relaciones complicadas, fuera de lo normal, en su familia  y a causa de su inmadurez política. Aseguró que no hará más ese tipo de cosas.

De acuerdo con un Decreto del Presidium del Soviet Supremo de la URSS, emitido el 25 de diciembre de 1972, Majboroda recibió una reprimenda oficial.  La observación operativa de Majboroda va a continuar.

Robo de armamento en el óblast de Jmelnitski

El 31 de octubre de 1978 en la ciudad de Sławuta se puso de manifiesto el robo de  un rifle e pequeño calibre de la escuela secundaria de armería  número 3. La sustracción se produjo por medio de la rotura de puertas y con ayuda de una cerradura.
Órganos de la milicia están realizando las investigaciones pertinentes. La oficina del KGB proporciona ayuda en la búsqueda de los delincuentes y del arma robada.

DIRECTOR DEL COMITÉ DE SEGURIDAD ESTATAL (KGB) DE LA URSS
F. Fedorczuk

Análisis del documento

Queda claro en este documento que el KGB ucraniano analiza a Wojtyla como una figura política más que religiosa.  Es destacable, en este sentido, que el documento hable de la “coronación” de Juan Pablo II. Los servicios de inteligencia soviéticos en Ucrania reaccionan con preocupación a la elección de Wojtyla como Papa. Ven al pontífice polaco como una clara amenaza, y temen que pueda disponer de mucho poder de influencia, tanto en Polonia como en los antiguos territorios polacos al este que tras la Segunda Guerra Mundial pasaron a manos de la URSS. El documento acertó realmente con el pronóstico del posible impacto político que generó el pontificado de Juan Pablo II.

Sorprendente es que la inteligencia soviética interpretara que Juan Pablo II se caracterizaba por una alineación política muy favorable a Alemania, y que según el KGB, Juan Pablo II estuviera en contra del posible reconocimiento por parte de Alemania occidental de las nuevas fronteras polacas occidentales.

En declaraciones recogidas por el portal polaco Onet, el historiador Piotr Dmintowicz, vicedirector del Museo Juan Pablo II, afirmó que el documento demuestra un gran desconocimiento por parte de la inteligencia soviética en ucrania de los entresigos de la curia católica en la Polonia comunista. Dicho historiador también reveló que un documento de la misma fuente redactado un año más tarde, se hablaba de la necesidad de desacreditar o desprestigiar la figura de Juan Pablo II, o en caso de no conseguirlo, usar otros medios contra el papa polaco.

Documento 2: EL KGB sobre las reacciones en Ucrania a la noticia de la introducción de la Ley Marcial en Polonia

Documento original en ruso

Documento traducido al polaco

Traducción del polaco al español: Ángel López Peiró

URSS
COMITÉ DE SEGURIDAD ESTATAL DE LA RSS DE UCRANIA
14 diciembre 1981
INFORME
sobre la reacción de la población ucraniana a las noticias de la introducción de la Ley Marcial en Polonia.

Las informaciones de las que disponen órganos del KGB de la URSS indican que la clase trabajadora de Ucrania recibió con satisfacción la noticia de los medios de información soviéticos sobre la activación del estado de guerra y la detención de los líderes de Solidaridad y de organizaciones contrarrevolucionarias ilegales. Sobre esto es necesario tener en cuenta que el paso dado por las autoridades polacas, causado por la situación existente en el país, hay que considerarlo como el único posible y acertado. Además hay que entender que se llevó a cabo en relación a la situación crítica del país, en que las fuerzas contrarrevolucionarias intentaron llegar al poder y liquidar el sistema político socialista en la República Popular de Polonia.

La opinión clara y mayoritaria de la población civil de la república va en la línea de la opinión de W.K. Maksymowski, ingeniero técnico de la fábrica Toczelektropryład, no afiliado al partido: “Con mucho interés y preocupación recibí la información de la introducción del estado de guerra en Polonia y la detención de los obstinados enemigos del socialismo. La decisión ha sido atrevida e inteligente, la única decisión correcta posible. Los medios empleados allí en estos momentos deberían por fin acabar con la anarquía y el caos, y llevar a una normalización de la situación, defender la obtención del socialismo y no generar un conflicto internacional”.

En la mayoría de las declaraciones se destaca que se tendría que haber tomado esa decisión mucho antes. Es cierto que el uso de medidas concretas por parte de los mismos polacos no deberían llevar a un agravamiento de la situación en el contexto de las relaciones internacionales. La actuación decidida del Consejo Militar [traductor al polaco: WRON] muestra que las fuerzas socialistas de la República Popular de Polonia están capacitadas paras defender ellas mismas el sistema socialista.

Algunos ciudadanos soviéticos, entre ellos algunos de origen polaco, alaban las medidas aplicadas por las autoridades de PRL[República Popular de Polonia] y muestran su disposición a tomar parte en la lucha frente a las fuerzas contrarrevolucionarias y establecer el orden en Polonia. Muy seguro sobre este punto se muestran entre muchos otros A.A. Ruda, residente de Leópolis, nacido en 1939 y miembro del PCUS, y M.I. Lachtadyr, habitante de Kiev, nacido en 1955 y sin afiliación política, electricista de guardia del Instituto de Investigaciones Científicas “Kwant”.

Numerosos ciudadanos polacos, que de forma temporal se encuentran en la república, (2613 personas) aceptaron la decisión tomada por el Comité Central del Partido Obrero Unificado de Polonia consistente en introducir la Ley Marcial en el país. Asimismo, consideraron que esta decisión fue provocada por la necesidad de evitar que los líderes de Solidaridad y elementos contrarrevolucionarios tomen el poder en el PRL.

Especialistas polacos que trabajan en la construcción del gaseoducto „Amistad”, en la Fábrica de Muebles de Rozhniativ y en otras instalaciones valoran positivamente los sucesos en su país, refiriéndose a la introducción de la Ley Marcial. Consideran que las razones [para introducir la Ley Marcial] están en el intento de evitar la contrarrevolución y estabilizar la situación en el PRL. Muchos estudiantes muestran preocupación por la situación de sus familiares y seres cercanos, sospechando que en Polonia se pueden producir derrames de sangre.

Al mismo tiempo, algunos estudiantes de PRL [en Ucrania] se muestran contrarios a las medidas empleadas. Por ejemplo, la estudiante del Instituto de Carreteras de Járkov E. Koczmarska, en una conversación con la estudiante soviética T. Potechina, afirmó “ América no nos dejará solos con nuestros problemas. Si la Unión Soviética se entromete en nuestros asuntos internos, empezará una guerra mundial. Los comunistas serán colgados en palos”.

Algunos turistas automovilistas polacos que se encuentran en Ucrania, además de polacos aquí por asuntos privados, creen que la activación de la Ley Marcial en Polonia conducirá a una guerra civil porque en el país existe una fuerte oposición.

Las principales organizaciones vinculadas al POUP de estudiantes y especialistas que se encuentran en Ucrania ofrecen unas directrices para llevar a cabo reuniones de activistas del partido, con el objetivo de aclarar la situación en Polonia.

La situación en la república[ucraniana] es estable. Los órganos del KGB de la URSS han lanzado actividades adicionales para aumentar el control operativo del comportamiento y acciones, que puedan requerir control, de ciudadanos polacos que se encuentren temporalmente en Ucrania, así como el control de la situación en entidades de la economía nacional.


Esta información ha sido transmitida al KGB de la URSS.


DIRECTOR DEL COMITÉ DE SEGURIDAD ESTATAL DE LA REPUBLICA SOCIALISTA SOVIÉTICA DE UCRANIA

F. Fedorczuk

Análisis del documento

Se trata de un informe con elementos más típicos de un documento con fines propagandísticos, que de la comunicación interna, supuestamente objetiva y basada en hechos de una organización de inteligencia como el KGB.  Parece que el KGB ucraniano parecía dispuesto a creerse sus  propias exageraciones o distorsiones de la realidad, porque cuesta creer que hubiera tanta unanimidad en la sociedad ucraniana sobre el acierto y necesidad de la Ley Marcial en Polonia. En todo caso es más fácil pensar que en Ucrania imperaba un estado de miedo y temor a la posible represión estatal en caso de protestas, como las producidas en Polonia.

Según esta nota, la mayoría de los ucranianos y de los polacos en Ucrania en ese momento veían como justificada la Ley Marcial en Polonia. Algunos polacos temían por la seguridad de sus seres cercanos en Polonia y algunos incluso temían por el estallido de una guerra civil.

El documento quiere dar una imagen de aquellos polacos en la república ucraniana opuestos a la Ley Marcial como radicales, al usar como ejemplo las duras palabras de una estudiante polaca en Járkov.

Documento 3: El KGB sobre el control de las comunicaciones de radio con el extranjero en la Polonia comunista a principios de los 1980


Documento original en ruso

Documento traducido al polaco

Traducción del polaco al español: Ángel López Peiró.
En negrita la parte relevante del documento.

URSS
COMITÉ PARA LA SEGURIDAD ESTATAL
RSS de UCRANIA
14 de diciembre  1981 . Nr 344
Desclasificado Secreto
Ejemplar nr 2
[Fecha de desclasificación]30.08.2013 r.
COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE UCRANIA
Camarada Szczerbicki W. W.

COMUNICADO ESPECIAL

El Servicio de Contrainteligencia de Radio del KGB en la RSS de Ucrania, de acuerdo con una misión especial del centro, desde febrero de este año lleva a cabo una operación de control de las estaciones de radio de onda corta, que operan en la República Popular de Polonia.  

Durante el periodo de escuchas se detectó una red de estaciones de radio de onda corta del Departamento de Estado de los EEUU, que ha estado operativa durante el agravamiento de la situación en Polonia. Los corresponsales de esta red se encuentran en Varsovia, Poznan, Cracovia y Breslavia, y mantienen una comunicación corta (hasta varios segundos) con centrales de radio de EEUU,  desplegadas en el territorio de la República Federal Alemana. La activación del trabajo de esta red se ha observado únicamente en periodos de preparación de huelgas generales [en Polonia].

Además, se han controlado 2800 conexiones de radio-operadores polacos y extranjeros, de las cuales un 38% representan comunicaciones de onda corta con la República Federal Alemana, y un 13% con Inglaterra. Los operadores extranjeros conectaron con mayor frecuencia con operadores de onda corta de los siguientes voivodatos: Varsovia, Katowice, Cracovia, Rzeszów, Kielce, Opole, Breslavia y Zielona Góra. 

Han sido identificados 292 operadores de onda corta (radioaficionados) polacos, que regularmente mantienen conexiones con extranjeros, sobre los cuales tenemos datos que podrían indicar un enlace con los servicios especiales del oponente [EEUU]. 

En las ondas funcionan 135 de las llamadas “tablas redondas” en polaco, conversaciones en que participan de 3 a 7 personas de diferentes países. De forma muy significativa se ha implicado en la onda corta la emigración polaca. En Alemania occidental, Inglaterra, Italia y otros países europeos se han formado muchos radioaficionados polacos, con potentes emisoras de radio, que llevan a cabo las conexiones bilaterales regulares con los radio-operadores polacos.

Los más activos son 184 radio-operadores extranjeros de origen polaco. Con ellos establecieron contacto 993 polacos. Como se desprende del contenido de las conexiones, los polacos obtuvieron de los extranjeros aparatos de radio, medicamentos y ayuda material, viajaron para reunirse con ellos en otros países y recibieron a extranjeros en la República Popular de Polonia. 

El análisis de las comunicaciones de radio muestra que un cierto número de las conexiones en polaco van más allá de los contactos habituales entre radioaficionados,  y tienen un carácter explícito y definido. Los radio-operadores polacos han seguido las instrucciones de los extranjeros para la identificación de ciudadanos de PRL de su interés. Han mandado direcciones, números de teléfono fijos de esas personas, les han organizado reuniones con esos extranjeros, les han mandado, por medio de teléfonos públicos, diferentes tipos de información. Han sido anotados 12 números de teléfono en ciudades de Polonia, con la ayuda de los cuales los radio-operadores en numerosas ocasiones recibieron información siguiendo las instrucciones de sus interlocutores extranjeros.

Con especial intensidad se ha utilizado el canal de las ondas cortas para conexiones urgentes, con el objetivo de transmitir información sobre envíos desde la RFA y otros países de cargas, cartas, paquetes, etc. que llegaban a las pocas horas a Varsovia y otras ciudades en avión, y tenían que ser recogidos inmediatamente.

Se ha identificado a un trabajador de las aerolíneas polacas “LOT” en Varsovia, Majewski, quien pasando por alto los controles de aduana ayudó a que se pudieran recibir cargas procedentes del extranjero.

Ha sido identificado también un radioaficionado polaco, quien siguiendo instrucciones de ciudadanos de la RFA, comprobó la credibilidad de las direcciones y números de teléfono de dos polacos, que temporalmente residían en Alemania occidental. Se le propuso obtener información sobre sus estados de ánimo y fechas de retorno a Varsovia. 

También se ha obtenido una cierta cantidad de datos que merecen atención operativa en relación a los radioaficionados polacos.

Análisis del documento

EL KGB en su informe sobre el espionaje a los radioaficionados polacos, vincula las comunicaciones de radio sospechosas con el extranjero con actividades de oposición al régimen y, concretamente, a las grandes huelgas de principios de los años 1980 en Polonia.

La inteligencia soviética en esta nota relaciona también de forma implícita estas comunicaciones de radio entre radio-operadores polacos y extranjeros con las actividades de la CIA para desestabilizar la situación política de Polonia, y de forma explícita con el Departamento de Estado de EEUU. Una posible prueba más entonces del ya conocido papel activo de la inteligencia americana para apoyar a Solidaridad y generar inestabilidad en el sistema político del régimen comunista polaco.

Se desprende pues de esta anotación que las operaciones de radioaficionados polacos habrían tenido un papel importante para conseguir apoyo extranjero a las huelgas que en 1980 empezaron a desquebrajar el sistema comunista en Polonia y el bloque del Este.

Los otros documentos desclasificados del KGB sobre la situación en la  RSS de Ucrania

El Director del KGB sobre el desarrollo de la situación en Ucrania en septiembre de 1990

Documento original en ruso

El KGB sobre la oposición ucraniana al régimen

Documento original en ruso

El KGB sobre la lucha contra el movimiento de resistencia en Ucrania

Documento original en ruso

La relación del KBG con la oposición a las vísperas de la Revolución en el granito

Documento original en ruso

Fuentes adicionales

http://wiadomosci.onet.pl/swiat/odtajniono-notatki-kgb-o-janie-pawle-ii/tlyxm0b

[1] Una pequeña parte de la archidiócesis leopolitana (Lviv) quedó en Polonia tras el cambio de fontreras de 1945, con sede en en Lubaczow y con un administrador apostólico.

Anuncios

El posmodernismo historiográfico en los trabajos de Timothy Snyder sobre la Segunda Guerra Mundial en Europa centroriental y Europa del este: “Tierras de sangre. Europa entre Hitler y Stalin” y “Tierra Negra. El Holocausto como Historia y Advertencia”

El posmodernismo historiográfico en los trabajos de Timothy Snyder sobre la Segunda Guerra Mundial en Europa centroriental y Europa del este: “Tierras de sangre. Europa entre Hitler y Stalin” y “Tierra Negra. El Holocausto como Historia y Advertencia”

Imagen superior: El historiador estadounidense Timothy Snyder. Foto: dennikn.sk

Bloodlands: Europe Between Hitler y Stalin (Tierras de sangre: Europa entre Hitler y Stalin) y Black Earth. The Holocaust as History and Warning (Tierra Negra. El Holocausto como Historia y Advertencia) son dos famosas publicaciones del reconocido historiador norteamericano Timothy Snyder, que alcanzaron el rango de bestseller. En ambos trabajos el autor claramente utiliza una aproximación posmodernista para su labor historiográfica. Es identificable en su particular visión del Holocausto y también, en un sentido más amplio, de la Historia contemporánea de Europa centroriental.

Tierra Negra, en primer lugar, presenta una nueva tesis basada en la idea que el Holocausto fue posible a causa del cambio radical y convulsivo de status quo político que las ocupaciones alemana y soviética produjeron en los estados de la región. Es decir, Snyder argumenta que la exterminación de la mayoría de judíos europeos en estos territorios no se hubiera podido producir sin la destrucción de las estructuras estatales resultantes del pacto Molotov-Ribbentrop entre la Alemania nazi y la URSS y el estallido del conflicto.

El autor estadounidense presenta en esta obrauna segunda tesis, sin duda controvertida, sobre las causas del Holocausto. Snyder asegura que el Holocausto fue el resultado de la obsesión de Hitler por exterminar a los ciudadanos de otras nacionalidades o etnicidades al este del Tercer Reicht para solucionar lo que el líder nazi consideraba una escasez de espacio para los alemanes – el deseo de crear un mayor Lebensraum.

Snyder considera que la idea de exterminar a los judíos se concebió entorno a Hitler y no se puede achacar responsabilidad de la concepción de este genocidio a todo el pueblo alemán, a los oficiales políticos, militares y policiales bajo el mando del dictador, ni mucho menos a las sociedades europeas en general. Según el autor, todos los colaboradores no alemanes no pueden ser culpados por sus acciones desde un punto de vista de autoría intelectual, ya que actuaban bajo la presión de una ocupación nazi, y en algunos casos también inicialmente soviética, cruel y atroz. Además Snyder afirma que los nacionalsocialistas germanos se inspiraron hasta cierto punto en las acciones y el terror de los bolcheviques y Stalin (incluyendo purgas, asesinatos en masa, gulags, deportaciones, e inaniciones) y que el Holocausto resulta de esta inspiración.

En su anterior libro éxito de ventas con una temática parecida, Tierras de Sangre. El Holocausto como Historia y Advertencia, aunque sin una tesis clara, el autor da a entender que nazis y soviéticos se influyeron mutuamente e interactuaron mucho más de lo que generalmente se sospecha.

Por un lado una característica visible del posmodernismo en ambas publicaciones es que el análisis historiográfico no se centra exclusivamente en el pasado, sino que también mira a la contemporaneidad. Concretamente, el historiador posmodernista busca formas de aprovechar el conocimiento del pasado para entender la realidad actual del mundo –una visión instrumentalista de la historiografía.

Por otro lado es destacable que Snyder dedica mucho esfuerzo a describir no solo hechos históricos sino también emociones, experiencias y, ante todo, los pensamientos de los que vivieron los hechos y situaciones que él describe y analiza; esto a pesar de que ambos libros tienen un carácter más factográfico (compilación de información procedente de multitud de fuentes) que autográfico (reflexiones, análisis y aportaciones propias), especialmente en el caso de Tierras de sangre.

En las obras de Snyder puede identificarse una clara diferencia ente Historia y memoria. Puede leerse en Tierras de Sangre “los sistemas nazis y estalinista deben ser comparados no necesariamente para entender el uno y el otro, pero para entender nuestros tiempos y entendernos a nosotros mismos ”[1]. He aquí la prueba más clara del enfoque posmodernista que caracterizan a los trabajos de Snyder.

Sin embargo, no hace falta fijarse en detalles del relato de Snyder. La misma concepción y descripción del concepto de Tierras de sangre como definición geográfico-histórica es fruto también de una mirada a tiempos pasados a través del prisma posmodernista. Snyder decidió crear esta limitación territorial específica que incluyera únicamente esos territorios en los que en una primera fase de la Segunda Guerra Mundial alemanes y soviéticos compartían frontera tras dividirlos de acuerdo al pacto Ribbentrop-Molotov, y en los que durante la segunda etapa de la contienda a partir de junio de 1941, las dos potencias se enfrentaron militarmente. Es decir, Polonia, Ucrania, Bielorrusia, los Países Bálticos y Rusia occidental.

¿Por qué Snyder no incluyó en sus tierras sangrientas a los Balcanes y a otros territorios de Europa donde también se produjeron masacres durante la Segunda Guerra Mundial? La respuesta a esta pregunta es clara: porque de hacerlo, no le sería entonces posible asociar tan fácilmene estas masacres con la interacción entre las ocupaciones nazi y soviética. Esto no encajaría con su argumento, según el cual la violencia en la región fue fruto únicamente del totalitarismo de estas dos potencias, impulsado por sus líderes.

El autor hace esto para apoyar su tesis sobre la influencia mutua de Hitler y Stalin y para mostrar a las dos potencias como parte de un mismo fenómeno: el totalitarismo. Y como únicos culpables de la muerte de millones de europeos durante la Segunda Guerra Mundial. La Alemania de Hitler y la Unión Soviética de Stalin son la explicación para todo, según esta visión. Precisamente a causa de esta visión de la mayor contienda de todos los tiempos en Europa, Snyder recibió reseñas muy negativas de Tierra Negra por parte de numerosos historiadores y articulistas (tres ejemplos a pie de página), que vieron en la publicación una clara e intencional instrumentalización en la interpretación de la Historia. [2]

Parecer ser, no obstante, que Tierra Negra tiene como objetivo advertir y dar una lección moral hoy en día en relación con los eventos en el mundo actual, aprovechando el conocimiento y el estudio del Holocausto y sus causas. En este sentido cabe destacar el hecho de que el libro fue publicado menos de año y medio después de la revolución del Maidan en Kiev, de la ocupación rusa de Crimea y del estallido de la guerra al este de Ucrania. También en un momento en que los nacionalismos europeos empezaban a resurgir.

Un enfoque todavía mucho más sorprendente, innovador y que supone un trecho puramente posmodernista es la conexión que Snyder realiza de Hitler y el Holocausto con la ecología. El articulista Edward Delman le preguntó a Snyder si cuando este último escribe en Tierra Negra que Hitler veía a los judíos como una amenaza ecológica para el mundo, esto implica que el dirigente nazi creía que los judíos alteraban el orden natural del mundo. Éste respondió que el líder nazi entendía el exterminio de los judíos literalmente como una forma de devolver la limpieza ecológica al mundo a través de la lucha de razas y evitando la infección y destrucción generadas por los hijos de Israel.

La metodología historiográfica de Snyder es muy cercana a la literatura, quizás excesivamente ambiciosa; tiende a mezclar diferentes fenómenos y procesos históricos, aparentemente no conectados, en un mismo análisis y no parece seguir los cánones de los trabajos académicos. Además, el autor norteamericano basa su trabajo como historiador en un acercamiento subjetivo a solo un fragmento, subjetivamente elegido, del cuándo y dónde en el pasado que analiza. Por estas razones Snyder se distingue como el principal referente del posmodernismo entre los investigadores actuales que se ocupan de la Europa centroriental. A pesar de todas sus flaquezas, y el analizado acercamiento a la Historia excesivamente marcado por el posmodernismo, sus trabajos deberían ser valorados muy positivamente, aunque no como obras de investigación académica, sino como publicaciones de carácter divulgativo o popular.

Bibliografía

Timothy Snyder. Bloodlands. Europe between Hitler and Stalin. Vintage Books, Londres, 2011

Timothy Snyder. Black Earth. The Holocaust as history and warning.  The Bodley Head, Londres, 2015

Entrevista con Timothy Snyder de Edward Delman en The Atlantic. 9 septiembre 2015. http://www.theatlantic.com/international/archive/2015/09/hitler-holocaust-antisemitismtimothy-snyder/404260/  Consultado en mayo de 2016.

[1] Traducción propia de la afirmación “The Nazi and the Stalinist systems must be compared, not so much to understand the one or the other but to understand our times and ourselves” Timothy Snyder. Bloodlands. Europe between Hitler and Stalin. Vintage Books, Londres, 2011 pág. 380

[2]