80.000 soldados, 30.000 policías, 1750 tanques, 1.900 carros de combate y 9.000 coches fueron usados para implantar la Ley Marcial en Polonia. Foto: Chris Niedenthal/FORUM

[Tiempo de lectura estimado: 7′]

Hoy 13 de diciembre se cumplen exactamente 34 años de la declaración de la Ley Marcial en Polonia a cargo del entonces líder comunista del país, el general Jaruzelski. La gélida noche de ese día de ambiente prenavideño, la sangre de muchos polacos quedó prácticamente congelada. El miedo se instaló en los hogares del país.  Se iniciaba un “estado de guerra” que duraría hasta el 22 de julio de 1983 y dejaría casi 100 muertos.

El vídeo de la declaración de la Ley Marcial: (en polaco con subtítulos en inglés)

Jaruzelski sacó a los tanques a las calles, con el ejército apuntando contra los ciudadanos del propio país. Se instauró el toque de queda, se cortaron las comunicaciones telefónicas a toda la población, excepto a la policía y funcionarios del estado. Disturbios en las principales ciudades polacas. Los miembros del recientemente creado y en ese momento legalizado sindicato Solidaridad fueron detenidos esa misma noche.

Posteriormente, Jaruzelski–que sería elegido presidente de Polonia en julio de 1989 por el primer parlamento polaco elegido semidemocráticamente desde antes de la Segunda Guerra Muncial– siempre defendió su actuación asegurando que gracias a la Ley Marcial evitó en Polonia una invasión militar de la Unión Soviética y las fuerzas del Pacto de Varsovia, como las que se produjeron en Budapest en 1956 y en Praga en 1968.

Esa tesis ha sido y sigue siendo defendida por algunos políticos, periodistas e historiadores, reiteradamente, como por ejemplo el director del periódico Gazeta Wyborcza Adam Michnik [1]. La versión de Jaruzelski como héroe patriota.

martial law 2

Sin embargo, esa versión de los hechos cada vez cuenta con menos apoyo, sobre todo ente los historiadores, ya que no hay ninguna prueba que la sostenga, mientras que hay pruebas contundentes, recogidas por la investigación de Antoni Dudek del Instituto de Memoria Nacional (Institut Pamieci Narodowej en polaco, organismo de investigación histórica estatal)  y mucho sentido común en su contra.

La verdad es que Jaruzelski pidió en 1981 al comandante en jefe de los ejercitos del Pacto de Varsovia, el mariscal sovietico Viktor Kulikov, que realizara una incursión militar terrestre para apaciguar la gran inestabilidad social que vivía el país. Sin embargo, el militar soviético rechazó la petición de Jaruzelski, porque los esfuerzos militares de la URSS estaban puestos en ese momento en la guerra en Afganistán.

En una conferencia historiográfica en 1997 sobre la Ley Marcial que tuvo lugar en el pueblo de Jachranka, Polonia en 1997, a la que fueron invitados el propio Jaruzelski y Kulikov, este  último aseguró que dijo a Jaruzelski que no habría una intervención soviética en Polonia, incluso si fallaba la instauración de la Ley Marcial. Kulikov añadía que había pruebas al respecto. Las pruebas son las anotaciones del adJunto de Kulikov, Viktor Anoszkin, fotocopiadas por el historiador norteamericano Mark Kramer para todos los historiadores presentes en la conferencia. Concretamente, hay que fijarse en las anotaciones del 10 de diciembre de  1981. Según narra Dudek, en ellas Anoszkin escribió lo siguiente:

Kulikov se enteró a través del embajador soviético en Varsovia Boris Aristov que, a petición del general Jaruzelski, lo llamó el secretario del Comité Central del Partido Comunista, Miroslaw Milewski con la siguiente petición:

¿Podemos contar con la línea militar de la URSS [para la introducción de tropas adicionales]? “.

Aristov había comunicado con el Secretario del Comité Central del Partido Obrero Unificado Polaco, Konstantin Rusakov, y – según  las anotaciones de Anoszki – mandó la siguiente respuesta:

“No vamos a introducir tropas”, seguido por este comentario, que no se no se sabe a ciencia cierta si deriva de Milewski, o de sí mismo (Anoszki, lo más probable): “Esta es para nosotros una noticia terrible! Durante un año y medio se ha hablado acerca de la introducción de las tropas – todo se fue al garete. ¿Cuál es la situación Jaruzelski?”

Estas pruebas complementan a las que aparecieron 4 años antes, 1993, que vinieron  de la desclasificación por parte de la administración rusa–bajo el mandado de Boris Yeltsin– de documentación soviética del periodo 1980-1981. En un paquete mandado con dichos documentos a Varsovia se encontraba el protocolo del Politburo soviético del 10 de diciembre de 1981 (en el que se forjó la respuesta dada a Rusakov anteriormente mencionada). En él se leía lo siguiente:

“Cuando se trata de llevar a cabo la operación X -dijo el jefe de la KGB, Yuri Andropov – debe ser únicamente decisión de nuestros camaradas polacos; como quieran, que así sea, se hará.  Nosotros no pretendemos introducir tropas en Polonia. Esta es la posición correcta y tenemos que mantenerla hasta el final. No sé qué pasará con la situación polaca actual, pero incluso si Polonia quedara bajo la autoridad de “Solidaridad”, se hará de igual manera [no habrá intervención militar]. Si a la Unión Soviética se le abalanzasen los  países capitalistas, que ya tienen mecanismos adecuados para todo tipo de sanciones económicas y políticas, para nosotros sería  muy duro. 

A su vez, el jefe de la diplomacia soviética, Andrei Gromyko, dijo: “No puede haber ninguna introducción del ejército soviético en Polonia. Creo que podemos recomendar a nuestro embajador que visite al general Jaruzelski y le informe al respecto”.   La discusión  del Politburo la resumió claramente  Mikhail Suslov: ” Así que creo que estamos todos de acuerdo que bajo ninguna circunstancia puede haber introducción de tropas [En Polonia].”

ley marcial

El peligro de una invasión soviética solo pudo haber existido durante las famosas huelgas de agosto de 1980, momento en el que precisamente el gobierno comunista polaco empezó a preparar la Ley Marcial. No está muy claro porque se aplazó la operación en ese momento, pero podrían haber existido órdenes de la Unión Soviética para hacerlo y así evitar entonces una escalada de las huelgas  y la inestabilidad en todo el bloque de Europa centroriental y la propia URSS.

Queda claro que si la Unión Soviética hubiera querido ejecutar este tipo de operación militar,  la podría haber lanzado en cualquier momento, porque contaba con miles de soldados desplegados en las numerosas bases en Polonia, como la de Legnica. Al menos a finales de 1981, nunca fue esa la intención. Jaruzelski no fue ningún héroe, sino un líder tirano que lanzó al ejército contra el pueblo. Un criminal que al iual que otros dirigentes comunistas del país nunca, hasta el día de su muerte en mayo de 2014, tuvo que rendir cuentas por sus crímenes ante la justicia de la Polonia poscomunista democrática. Lo que muchos polacos consideran una de las flaquezas del sistema político de la Tercera República polaca.

[1] En busca del significado perdido.  La nueva Europa del Este. Adam Michnik. Páginas 72-86. Acantilado. Barcelona 2013
Anuncios

6 comentarios en “Es falso que Jaruzelski decretara la Ley Marcial para salvar a Polonia de una invasión soviética

  1. que mentiras estais publicando.Desde cuando los rusos dicen la verdad,Hasta dia de hoy no quieren decir la verdad sobre KATYN I donde estan estos historicos rusos que conocen la historia ,o todos an muerto pa no decir que a pasado alli i no fue muerte natural

  2. Jaruzelski silencio un poco a los polacos para que no haya mas muertes y desorden para que no muera mas gente y para que de una manęra Pacifica Se hagan cambios en el sistema y en el gobierno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s