En todo el mundo se celebra el 8 de marzo El Día de la Mujer en memoria de aquellas personas que lucharon por la igualdad de género. La conmemoración recae en este día porque el 8 de marzo de 1914 una significativa manifestación a favor del sufragio femenino tuvo lugar en Londres. Sin embargo, la celebración tiene su origen en el apogeo del comunismo, y anteriormente ya se celebraba desde 1909, cuando la Segunda Internacional la adoptó en Copenhagen.

En Polonia esta celebración nació y fue muy popular durante la época comunista. Hoy en día se sigue asociando a la propaganda del régimen de PRL, aunque esté ya plenamente integrada en la cultura polaca y haya adquirido un carácter social y menos político. La primera vez que se celebró fue en 1948, en pleno apogeo del estalinismo. Celebración no sería la palabra adecuada para referirse al Día de la Mujer en esa época. Se obligaba a las mujeres a exceder las normas de producción en ese día. Los periódicos de la época deseaban a las mujeres polacas  un mayor rendimiento en el trabajo. En los talleres y fábricas polacas colgaban carteles de mujeres stakovitas (o estajanovistas, trabajadores extremadamente productivos) como modelo a seguir por todas las mujeres.

Posteres referentes al Día de la Mujer durante PRL Fuente: ciacho.pl
Posteres referentes al Día de la Mujer durante PRL Fuente: ciacho.pl

Cuando el estalinismo llegó a su fin, las autoridades comunistas empezaron a entender que las mujeres polacas también eran madres y esposas. Aunque los medios de comunicación–controlados por el aparato del estado–continuaban animando a las mujeres a construir un futuro socialista en Polonia, también a partir de ese momento deseaban a las mujeres su felicidad y bienestar personal.

Con motivo de este día, se publicaban retratos de mujeres de diferentes sectores de la economía, ya que como aseguraba el líder comunista Wladyslaw Gomulka, “no hay ningún sector en Polonia en la que las mujeres no jueguen un papel importante.” En los lugares de trabajo o escuelas se celebró de forma obligatoria. Fue una buena ocasión para lidiar con la escasez de productos accesibles a la población, por lo que a  las damas se le entregó bienes materiales, tales como medias, toallas, ropa, jabón y café.

En los años 1970 el  Miedzynarodowy Dzien Kobiet, (El Día Internacional de la Mujer), ganó popularidad y aprobación dentro de la sociedad polaca en general, tanto en privado como en la esfera pública. En esa época ‘Una flor para Ewa’ se convirtió en el eslógan del partido comunista. Este día se celebraba con discursos oficiales en el trabajo,  los hombres compraban flores a las mujeres, y los chicos también regalaban flores a las chicas en las escuelas. También en esta época se empezó a regalar medias a las empleadas de las fábricas–eso así, todas de la misma talla–siguiendo la doctrina comunista.

En los años 1980 fuera del ámbito del trabajo los hombres polacos empezaron a hacer otros regalos, además de las habituales flores hasta entonces, a sus mujeres el 8 de marzo. Sin embargo, esta celebración de la mujer, tan  estrechamente asociada con el cada vez más odiado régimen comunista, perdió terreno poco a poco ante la tradición occidental importada del Día de San Valentín.

Ya en democarcia, en 1993, el Día de la Mujer fue abolido como día festivo en Polonia. Sin embargo, en la sociedad polaca actual se hace patente un intento para revitalizar esta celebración–en que, una vez al año, las mujeres pueden sentirse especiales–pero con un carácter my diferente al que tenía en la época comunista. Se sigue celebrando con numerosas, manifestaciones o acontecimientos relacionados con la igualdad de trato entre hombres y mujeres. Además, se siguen haciendo los regalos a las mujeres, los más habitualmente son generalmente flores–principalmente tulipanes–o dulces, aunque muchos polacos siguen comprando medias o leotardos a sus mujeres, hermanas, amigas o compañeras del trabajo para bromear sobre el pasado comunista de esta tradición.

En relación con el carácter reivindicativo de esta fecha, no faltan las polémicas entorno a las políticas de género y las controvertidas visiones de la Iglesia católica polaca, muy contraria a la llamada ideología de género. Sin duda, Polonia cuenta con una sociedad todavía muy tradicional (con significativas variaciones regionales y ciudad-campo) pero cambiante y con un movimiento feminista significativo. Es necesario contextualizar y explicar que en este país desde finales de los años 1990 la mujer está plenamente integrada en el mercado laboral–es de hecho uno de los mejores países del mundo para ser mujer trabajadora–y dónde las mujeres cada vez ocupan más puestos de gran responsabilidad en diferentes ámbitos. La creciente igualdad de género ha llegado a Polonia con la apertura al mundo, la democracia, la libertad y el capitalismo.

Hay quienes, no sin cierto cinismo, aseguran que la situación de la mujer en la Polonia comunista era casi mejor que en la actualidad, por la menor influencia de la Iglesia en la sociedad, pero nada más lejos de la realidad. Sin ir más lejos, para describir la situación actual de la mujer en el país, Polonia actualmente cuenta con una mujer como primer ministro, Ewa Kopacz (quien tras unos meses en el cargo se ha ganado el apodo de la Margaret Tacther polaca por su posición ante las protestas de los mineros polacos) y una candidata a la presidencia del país, la mediática Magdalena Ogórek, (quien además de contar con un nivel de estudios y cultural portentoso, despierta pasiones por su belleza incluso fuera de Polonia).

Sin embargo, como en muchos otros países, en el país centroeuropeo hay mucho por hacer todavía en lo que concierne a la igualdad de género. En Polonia se puede mejorar mucho en cuanto a igualdad de salarios, algunos aspectos de conciliación laboral familiar y  a nivel privado probablemente el reparto de las tareas en el hogar.

Cualquiera que haya vivido en Polonia durante un tiempo se da cuenta que este es un país que no progresaría de la forma que lo hace si no fuera por el gran ímpetu y sentido común de sus mujeres, extremadamente trabajadoras y responsables si hacemos una generalización. Nos encontramos todo parece indicar ante una sociedad muy matriarcal, en gran parte como legado de un pasado en que a menudo las mujeres sacaban adelante sus familias ellas solas mientras los hombres estaban luchando en guerras y levantamientos. De lo que no cabe la menor duda es que las mujeres polacas se merecen la celebración del Día de la Mujer en su honor.

Anuncios

3 comentarios en “Dzień Kobiet–el Día de la Mujer en Polonia

  1. Reblogueó esto en Kendur Sliwkay comentado:
    Le colocaría resaltador al asunto de las medias que regalaban los comunistas a las mueres en las fabricas en los días del gobierno comunista, que bueno que hoy en día lo único que queda de ello es realizar bromas en los regalos del día de la MUJER.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s