Músicos ataviados con los trajes regionales de Cracovia que tocan música folclórica habitualmente en el centro histórico de la ciudad Foto: Ángel López Peiró
Foto: xenophobes.com/the-poles/
Foto: xenophobes.com/the-poles/

Título: A Xenophobe’s Guide to the Poles

Autor: Ewa Lipniacka

Editor: Oval Books

Año: 2009

Páginas: 87 

A Xenophobe’s guide to the Poles es posiblemente el libro más divertido y políticamente incorrecto jamás publicado para explorar la cultura y sociedad polacas. El libro, al igual que toda la colección a la que pertenece, no ha sido editado en español y solo puede leerse en inglés hasta la fecha.

El conjunto de libros bajo el título Xenophobe’s Guides (Guías para Xenófobos) tiene como objetivo curar la xenofobia, que define como ‘un miedo irracional a los extranjeros, probablemente justificado, siempre comprensible’. Para tal fin esta colección realiza una mirada irreverente a las creencias y las flaquezas de determinadas naciones y analiza algunos de los estereotipos más extendidos sobre estas.

La autora es una bibliotecaria británica que a los tres años de edad acompañó a sus padres, polacos, en el arduo viaje con las tropas aliadas desde Kazakstán, donde habían sido deportados por la URRS, hasta Palestina y finalmente Reino Unido, para empezar en las islas una nueva vida. En su juventud empezó a explorar Polonia a fondo y pasar tiempo con sus parientes en la madre patria. Su pasión por Polonia, la exploración de sus raíces y sus interacciones con polacos la condujeron a este proyecto.

A continuación un resumen de algunas visiones sobre los polacos en el libro y las mejores perlas de la autora polaco-británica:

El carácter polaco

Los polacos son extremadamente autocríticos: les gusta criticar a Polonia, a los polacos, a sus instituciones, gobernantes, incluso su cultura y sus logros nacionales. Sin embargo, no les gusta tanto que gente de otras naciones se muestren tan críticos con su país.

Lipniacka define a tres tipos de polacos: el polaco defensivo, el polaco flexible (el que practica el kombinowac) y el polaco público (el que se queja en público y practica como deporte el cotilleo), que a menudo se pueden encontrar a la vez en un mismo polaco en diferentes situaciones y contextos.

Prohibido–esa es la palabra mágica para motivar a los polacos. Son gente de naturaleza rebelde y no muy dados a cumplir órdenes sino a seguir sus propias motivaciones y razones para hacer algo.

Relaciones internacionales

Los polacos ven a los rusos como un poco brutos, gente que no es ni trabajadora ni emprendedora.

Los alemanes son aburridos, pero como nación nacidos para dominar, como ahora hacen a nivel comercial. Ya no son el enemigo invasor. Vistos como un buen socio para Polonia.

Los polacos se fijan con admiración en los italianos en lo que concierne a estilo, moda, arquitectura y gastronomía.

El idílico amor con los franceses que empezó con Napoléon llegó ya a su fin. Incluso el francés se estudia ya muy poco en las escuelas polacas.

Hoy en día es lo inglés lo que ha capturado las mentes y los corazones de los polacos: pubs ingleses, productos ingleses, el inglés enseñado de forma masiva e intensiva en las escuelas. El hecho que casi un millón de polacos viva en el Reino Unido tiene una gran parte de culpa.

Con Escandinavia reina una indiferencia mutua, aunque las inversiones de los nórdicos en Polonia son significativas y muchos polacos emigran a estos países para realizar trabajados no cualificados.

Con los ucranianos han enterrado el hacha de guerra. Con los lituanos se podría hablar de un amor no correspondido.

Los checos son amigos, pero vistos como cobardes y con poca ánima: para los polacos no son unos verdaderos eslavos. Tienen mejor opinión de los eslovacos, pero con quien mejor se llevan los polacos es con los húngaros, a los que tratan como hermanos, pese a no ser eslavos.

Los polacos admiran a los norteamericanos por su verdadero afán por el progreso y el desarrollo pero les ven como muy poco cultos. De hecho, los polacos en Polonia ven a los polacos en los EEUU como ingenuos, pero lo achacan al hecho de residir en ese país.

¿Cómo les ven otras naciones?

Siempre les han visto como unos románticos enojados. Antes de la Segunda Guerra Mundial los polacos eran centroeuropeos en los ojos de otras naciones. Después de la contienda, pese a haberse desplazado físicamente al oeste, el país quedó detrás del Telón de Acero y Polonia era considerada Europa del Este. El país ha girado a Occidente y los polacos empiezan a ser vistos como centroeuropeos. Aún así existe un gran desconocimiento sobre Polonia en el mundo. Sus amigos húngaros les tienen una tremenda admiración y sana envidia por su desarrollo económico.

Comportamiento

Los polacos consideran un deber moral comentar en voz alta y sin tapujos cualquier cosa que aprueban o desaprueban.

Bien conocida es la gran hospitalidad polaca. Cuando los polacos cocinan para sus invitados, cocinan para un batallón. Muestran una aparente gran riqueza en la mesa, que puede sorprender a los huéspedes extranjeros, pero luego comen las sobras durante una semana.

La curiosa moda de usar la palabra kurwa como signo de puntuación al hablar se ha extendido de forma igualitaria entre estudiantes, hooligans, obreros, campesinos, abogados, empresarios y médicos polacos; eso sí, mayoritariamente entre los hombres.

Según Ewa Lipniacka, los polacos gesticulan un poco más que los franceses y un poco menos que los españoles.

Educación

Todo el mundo quiere ser un intelectual en Polonia. Todo el mundo en Polonia adora a los sabelotodo y los especialistas en cualquier tema son elevados a los altares.

Los polacos protegen y miman tanto a los niños que sorprende lo realmente bien educados que están la mayoría [en comparación con muchos otros países].

Radio y TV

Los periodistas leen los boletines informativos tan deprisa que parece que les paguen por cada palabra pronunciada.

El canal de televisión ultracatólico TV Twram cuenta con la mejor recepción gracias a que dispone de antenas en los campanarios de un gran número de iglesias por todo el país.

Para satisfacer la gran demanda que hay en Polonia de sagas sobre las apasionantes vidas de la gente rica, los polacos importan culebrones suramericanos.

Los escándalos políticos son uno de los programas con más audiencia televisiva en Polonia.

Riqueza

En Polonia históricamente siempre había habido nobleza (una minoría) y mucha gente pobre (sobre todo campesina). Nunca hubo una clase media (algo que se nota todavía en la Polonia actual aunque una nueva clase media ha emergido en los últimos años de gran crecimiento).

El milagro económico polaco ha asombrado al mundo, pero sobre todo ha sorprendido a los propios polacos.

En Navidad cada año el valor del zloty baja porque los millones de polacos por el mundo visitan a sus parientes en Polonia.

Religión

Es el esplendor,  la pomposidad y  la circunstancia del Catolicismo lo que atrae a los polacos a esta confesión. El Protestantismo nunca ha tenido opciones de triunfar en Polonia porque es demasiado gris.

Animales domésticos

En Polonia funciona la siguiente regla: como más pequeño sea el apartamento, más grande el perro (con la excepción de Cracovia, donde se estilan los perros salchicha y donde tiene lugar cada año en el centro histórico un multitudinario desfile de perros salchicha).

Salud

Los polacos van tan a menudo al médico como a la iglesia.

No existe un polaco que tenga la presión arterial normal.

Más de la mitad de los anuncios en TV son de medicamentos.

Medio ambiente

Polonia había sido siempre una nación rural, y la devastación y contaminación generadas por la industrialización del país durante el comunismo todavía deja secuelas hoy en día.

Cualquier polaco vive a máximo pocos minutos en autobús de un bosque.

Deporte

Los polacos son demasiado anárquicos como para poder tener éxito en los deportes de equipo.

Héroes nacionales

En Polonia la única forma de asegurarte popularidad continuada es estar muerto.

Humor polaco

Los polacos hacen humor contra los propios polacos y satirizan política, corrupción, religión, relaciones familiares, y sucesos trágicos:

Doctor: el suyo es un caso muy raro que va a enriquecer a la ciencia médica.

Paciente: ¿200 zlotys bastan, doctor?

Cura en el confesionario: Hijo ¿cómo has hecho para pecar?

Joven al cura: Padre, vine aquí a confesar mis pecados, no a presumir.

¿Qué hace tu yerno?

Lo que yo le diga

Valoración del libro

Una obra de referencia para cualquiera que quiera entender la sociedad polaca sin haber tenido la oportunidad de vivir en este país y una ocasión inmejorable para los polacos de reírse un poco de si mismos. La nacionalidad británica de la autora es un valor añadido de este trabajo ya que proporciona una perspectiva y distancia necesarias para abordar con objetividad la realidad de la sociedad polaca y la visión polaca del mundo y la vida; al mismo tiempo, sin embargo, el origen polaco y el dominio de este idioma de la autora le proporcionan un conocimiento profundo de la realidad y el trasfondo cultural del país, igualmente necesario para escribir este tipo de libro.

Como nota negativa algunas visiones de la autora parecen encalladas en la Polonia de los años 90, cuando de hecho salió la primera edición del libro, y no en la realidad de la Polonia del siglo XXI, incluso más compleja. Polonia es un país que ha cambiado de forma acelerada desde la caída del comunismo  y lo sigue haciendo a un ritmo vertiginoso. Polonia es hoy un país más rico, moderno, occidentalizado, abierto al mundo, polarizado, con más diferencias entre campo y ciudad y un poco menos tradicional que la Polonia descrita en la publicación de Lipniacka.

Es importante resaltar que muchos aspectos sobre los polacos en el libro corresponden a claras exageraciones por parte de la autora, que esta usa para generar unas grandes carcajadas en sus lectores.

Más información en la página web oficial del libro

Anuncios

2 comentarios en “Reseña: “Una guía para xenófobos sobre los polacos”, el libro más divertido e irreverente sobre Polonia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s