Mezquita de madera de Kruszyniany Foto: Ángel López Peiró

Kruszyniany es una remota aldea polaca de unos 160 habitantes ubicada a escasos tres kilómetros de la frontera con Bielorrusia, al noreste del país cerca de Białystok, en el voivodato de Podlaquia. Se trata de una región con unas significativas minorías bielorrusa, ucraniana y lituana, donde un gran número de preciosas iglesias ortodoxas–confesión religiosa predominante en la región–hacen que uno tenga la impresión de estar en otro país.

Llegar hasta Kruszyniany no es tan fácil si no se conoce bien la zona o si no se usa un sistema de navegación, y es muy probable encontrarse con una inspección de la policía de fronteras por el camino. Esta visita se puede combinar perfectamente en el mismo día con una excursión al Parque Nacional de Białowieża, unos 100 km al sur, donde se encuentra una reserva de bisontes europeos y el último fragmento de bosque primigenio que queda en el continente europeo.

Esta localidad fue catalogada como uno de los monumentos históricos de Polonia y atrae a centenares de visitantes cada año por su incuestionable singularidad. Se trata de un antiguo asentamiento de los tártaros de Lipka–la principal minoría hoy en el pueblo–y su principal santuario en Polonia, junto al parecido y muy cercano pueblo de Bohoniki. Ambos pueblos son los únicos en Polonia donde se conservan mezquitas de madera y cementerios musulmanes de la comunidad tártara.

Los tártaros llegaron a Polonia por primera vez en el siglo XIV cuando el Gran Duque de Lituania Vitautas el Grande les ofreció asilo como agradecimiento por los servicios militares prestados en la guerra contra los Caballeros Teutónicos. En los siglos XV y XVI después de frecuentes guerras y la épica victoria polaca en la Batalla de Grunwald gracias a la contribución tártara, un gran número tártaros de Lipka (nombre de Lituania en la lengua tártara de Crimea) empezaron a habitar las tierras orientales de la Mancomunidad de Polonia y Lituania, donde hasta el día de hoy han dejado pequeñas comunidades y su legado en la Polonia, Bielorrusia, Lituania y Ucrania actuales. En realidad la mayoría de tártaros actuales en Polonia son hijos y nietos de tártaros polacos repatriados desde la Unión Soviética (donde fueron deportados entre 1939 y 1941) ya que tras la Segunda Guerra Mundial quedaban muy pocos en el país–muchos perecieron durante el conflicto.

La mayor ola de emigración de tártaros a Polonia, sin embargo, se produjo cuando el Rey Juan III Sobieski les regaló una gran cantidad de tierras en Podlaquia para apaciguar una rebelión, causada por los frecuentes impagos de sus servicios militares y la negación a los tártaros del derecho a formar parte de la nobleza polaca por parte de esta. Los tártaros polacos eran excelentes guerreros y tuvieron un papel determinante en la victoria polaca contra el imperio otomano a las puertas de Viena. En el Sitio de Viena los tártaros polacos, musulmanes, lucharon por Polonia, y para frenar la incursión turca en la Europa cristiana, contra sus ‘hermanos’ tártaros de Crimea en las filas del ejército otomano.

Este grupo de tártaros, que ya hace siglos adoptaron el polaco como lengua de uso, son musulmanes sunitas, originarios de Crimea, e irónicamente descendientes de pueblos túrquicos bajo el poder del Imperio Mongol de Genghis Kan, que azotaron con multitud de invasiones la parte sur del incipiente Reino de Polonia en la época medieval y llegaron a destruir la ciudad de Cracovia.

La mezquita de madera de Kruszyniany

La mezquita en la aldea de Kruszyniany es el más antigua de las dos tártaras de madera y la más antigua de las cinco mezquitas que hay en Polonia en total. No está claro cuando fue construida, pero los primeros documentos que se refieren a su existencia son del siglo XVIII. Si no fuera por las medias lunas uno nunca pensaría que se trata de una mezquita, al no haber minaretes y, de hecho, desde fuera recuerda un poco a una iglesia católica–ya que tiene una forma rectangular con dos torres en su parte delantera y una más pequeña en la parte superior. La madera exterior está pintada de verde, el color del Islam. Cuenta con dos salas de oración en su interior, una para hombres, abajo, y otra para mujeres, arriba en el gallinero.

La mezquita permanece todos los días abierta  los visitantes, muestra paneles de información en inglés y el guía, un polaco tártaro que atesora un gran conocimiento sobre su pueblo, cuenta historias interesantes a los visitantes sobre la comunidad tártara en Kruszyniany y en toda Polonia.

Miembro de la comunidad tártara de Kruszyniany que recibe a los visitantes en la mezquita Miembro de la comunidad tártara de Kruszyniany que recibe a los visitantes en la mezquita y les habla sobre los tártaros polacos Foto: Ángel López Peiró

Miembro de la comunidad tártara de Kruszyniany que recibe a los visitantes en la mezquita y les habla sobre los tártaros polacos
Foto: Ángel López Peiró
La mezquita se encuentra en un entorno rural muy bucólico Foto: Ángel López Peiró
La mezquita se encuentra en un entorno rural muy bucólico Foto: Ángel López Peiró
Esta mezquita es de modestas dimensiones pero contien detalles espectaculares Foto: Christian Hamp
Esta mezquita es de modestas dimensiones pero contiene detalles preciosos Foto: Christian Hamp

El cementerio musulmán de Kruszyniany

Tumbas más antiguas del cementerio mulsulmán de Kruszyniany Foto: Ángel López Peiró
Tumbas más antiguas del cementerio musulmán de Kruszyniany Foto: Ángel López Peiró

Una mezcla de cementerio cristiano y mizar musulmán, con una combinación de lápidas de piedra, las más antiguas, y mármol, las más modernas. Las primeras están formadas por dos piedras grandes, una marcando la cabeza y otra los pies, y las segundas se asemejan a las cristianas, pero en todo caso siempre encaradas a La Meca.

Cementerio musulmán de Kruszyniany Foto: Ángel López Peiró
Cementerio musulmán de Kruszyniany Foto: Ángel López Peiró

Un gran número de tártaros polacos procedentes de todo el país deciden que tras su muerte sus restos reposen en este lugar, sagrado para ellos. Es muy llamativo ver inscripciones en árabe y medias lunas al mismo tiempo que nombres y apellidos polacos en las tumbas del cementerio. Y todavía más ver inscritos nombres de difuntos típicamente musulmanes acompañados de apellidos polacos como, por ejemplo, Mustafá Brzezinski.

Cementerio musulmán de Kruszyniany Foto: Ángel López Peiró
Cementerio musulmán de Kruszyniany Foto: Ángel López Peiró

Gastronomía tártara en el restaurante ‘Yurta Tártara’

Entrada al restaurante 'Yurta Tártara' Foto: Christian Hamp
Entrada al restaurante ‘Yurta Tártara’ Foto: Christian Hamp

No se puede entender el legado tártaro en Polonia sin aproximarse a la cocina tártara durante una visita al epicentro tártaro del país. Ponerse con ello no es muy difícil porque justo frente a la mezquita se encuentra el mejor lugar –probablemente uno de los pocos– en todo el país para probar la gastronomía tártara, ‘Yurta Tatarska’ (la yurta tártara). Una yurta es una tienda de acampada usada por los pueblos nómadas en las estepas de Asia Central, como las que montaban los ancestros de los tártaros polacos. Los comensales pueden entrar en una yurta que se encuentra en el jardín del restaurante.

Una 'yurta' tártara junto al restaurante al que da nombre Foto: Ángel López Peiró
Una ‘yurta’ tártara junto al restaurante al que da nombre Foto: Ángel López Peiró

Este restaurante es conocido por sus pasteles, que han ganado fama en toda Polonia, y entre los que destaca el Pierekaczewnik, una torta de múltiples capas rellena con ingredientes dulces o salados (carne de pavo, ternera o ganso, por supuesto nunca de cerdo) y el Czak-Czak, con miel y semillas de amapola (muy consumidas en pasteles en Polonia). En este folclórico establecimiento también sirven diferentes tipos de pierogis (empanadillas) tártaros y exquisiteces como el belysz (que vendría a ser una ‘paella’ tártara)

El belysz, un delicioso 'arroz a la tártara' Foto: Ángel López Peiró
El belysz, un delicioso ‘arroz a la tártara’ Foto: Ángel López Peiró

Un acto de vandalismo condenable y una reacción elogiable

El domingo 29 de junio de 2014 la mezquita de Kruszyniany amaneció con una desagradable sorpresa. El día siguiente al inicio del Ramadán uno de las paredes laterales de la mezquita presentaba un gran garabato con un cerdo y una explícita referencia sexual. Por si esto fuera poco, en el cementerio musulmán a pocos metros de la mezquita destrozaron varias lápidas y pintaron el símbolo del ancla asociado al Levantamiento de Varsovia (Polonia en lucha) en una de ellas. Un acto de vandalismo que aunque pueda parecer una simple gamberrada fue mucho más que eso: un ataque intencionado a un monumento histórico polaco perpetado por canallas que se mueven por motivos intolerantes, racistas y nacionalistas.

Imagen del acto vandálico en la mezquita de Kruszyniany. Foto: PAP/Artur Reszko (thenews.pl)
Imagen del acto vandálico en la mezquita de Kruszyniany. Foto: PAP/Artur Reszko (thenews.pl)

Poniendo la mirada en el lado positivo, la reacción en Polonia de las instituciones, los medios y la mayor parte de la sociedad fue de clara condena a estos hechos. Un gran número de usuarios en las redes sociales mostraron su condena y rechazo a este acto, su solidaridad con los tártaros polacos y su tolerancia y respeto a la diversidad del país.

unidad contra el vandalismo
Foto: PAP/Artur Reszko (thenews.pl)

Una semana después del incidente tuvo lugar en Kruszyniany un evento conmovedor. Unas cien personas formaron un círculo alrededor de la mezquita de Kruszyniany, con oraciones ecuménicas dirigidas por el imán local y representantes de las iglesias católica, protestante y ortodoxa, así como también representantes judíos. Las personas que tomaron parte en el ‘círculo de unidad’ lo hicieron como símbolo de su apoyo a los musulmanes tártaros polacos. Al mismo tiempo hay que hacer hincapié en que las autoridades regionales condenaron los actos de inmediato, los fiscales provinciales iniciaron una investigación de los hechos y empresas locales repararon los daños causados por los vándalos sin cobrar por su trabajo.

La verdad es que no era la primera vez que la región de Podlaquia aparecía en los medios de todo el país por un incidente relacionado con actitudes intolerantes. Aunque la comunidad local tártara subrayó que el vandalismo en el pueblo no tenía precedentes hasta que se produjeron estos hechos, la región ha sido testigo de una serie de incidentes racistas en los últimos años. En mayo de 2013, el Ministro del Interior Bartlomiej Sienkiewicz se comprometió a tratar a la capital de la región, Bialystok, como campo de pruebas para la lucha contra el racismo, debido a una ola de incidentes movidos por el odio. Además de actos racistas en Bialystok, en los últimos años la región ha visto un incendio provocado en un centro cultural musulmán, varios actos de vandalismo en los cementerios y monumentos judíos, y la destrucción de 28 señales de tráfico en lituano.

Los tártaros en la Polonia actual

Actualmente entre 3.000 y 5.000 tártaros más una cifra todavía mayor de descendientes remotos de tártaros viven en Polonia plenamente integrados en el país–conservando su identidad y tradiciones–y forman la principal minoría musulmana polaca, que no ha adoptado posiciones islamistas radicales y fundamentalistas en ningún momento.

Si a menudo se dice que “los polacos son un poco judíos” (casi uno de cada tres polacos era judío o a lmenos parcialmente de origen judío antes de la Segunda Guerra Mundial) también se puede decir sin faltar a la verdad que “los polacos son un pelín tártaros“. Sin lugar a dudas el legado tártaro en la cultura, sociedad e historia polacas es también significativo. La cocina tártara ha influenciado de forma considerable la cocina polaca, varias palabras tártaras han sido prestadas por la lengua polaca (como buńczuk y kary) y por ejemplo es destacable que el Premio Nobel de Literatura polaco Henryk Sinkiewicz–autor de la famosa novela Quo Vadistenía raíces tártaras por parte de padre, al igual que la reconocida escultora polaca Magdalena Abakanowicz y el famoso actor norteamericano Charles Bronson, hijo de un emigrante tártaro polaco (o lituano según las fuentes).

Anuncios

3 comentarios en “Kruszyniany, el santuario de los tártaros polacos

  1. Muy buen articulo. Pero en mi opinión creo que en el penúltimo párrafo el autor copia populares en Europa occidental y EE.UU. tesis sobre la “intolerancia polaca” (que por desgracias aparece también en grande `parte de medios polacos). Esta tesis dice por lo general que la intolerancia es la característica nacional de los polacos. Como la prueba de esto se presenta algunos incidentes aislados como una norma. Además olvidando que están censurados por la mayor parte de la sociedad polaca (cómo era en el caso de la mezquita devastada – el hecho no tenía ninguna aprobación de los vecinos, sólo un ignorante de historia puede tener algún problema con aceptación de población tártara en Polonia, y además poner el símbolo de Polska Walcząca parece ser una provocación). Este problema por esto llamaría “la leyenda negra de Polonia” (en honor de la leyenda negra de España). Sobre el problema trata por ejemplo la entrevista con profesor Andrzej Kamiński en Rzeczpospolita de hoy (articulo lleva el titulo: W Polsce, czyli nigdzie http://www.rp.pl/artykul/61991,1147778-W-Polsce–czyli-nigdzie.html). El profesor en su trabajo, como vive en EE.UU. intenta presentar a los historiadores estadounidenses la real historia de Polonia. Lo recomiendo para tomar el conocimiento de la cuestión.
    Otra cuestión son las relaciones entre polacos y los lituanos y el hecho de devastación de placas bilingües. Esto es verdad pero no se puede olvidar que causa tienen estas devastaciones. Es que al mismo tiempo, desde hace años, el gobierno lituano por iguales placas en dos idiomas en las comarcas donde casi todos los habitantes son polacos multa a los alcaldes y obliga a las autoridades locales cambiar estas placas. También obliga a los polacos por ejemplo cambiar sus apellidos y escribir a modo lituano. Con estás medidas la administración central lituana desde hace años rompe los acuerdos internacionales entre otros la ley europea. Sobre el tema se puede leer por ejemplo aquí: http://www.kresy.pl/wydarzenia,polityka?zobacz/litwa-przyspieszono-usuwanie-dwujezycznych-tablic
    Saludos y en cualquier caso estoy impresionado con la calidad de artículos en esta página.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s