Edificio intacto que formaba parte del Gueto de Varsovia en la calle Prozna, cerca de la Plaza Grzybowski, y en cuya fachada se han colocado imágenes de habitantes del gueto
Foto: Ángel López Peiró

Coincidiendo con la conmemoración del 70 aniversario del Levantamiento de Varsovia contra la ocupación de la Alemania nazi el pasado 1 de agosto, un gran número de artículos sobre ese trágico evento de la Segunda Guerra Mundial han aparecido sobre todo en los medios anglosajones y, por supuesto, polacos.

En muchos de estos escritos en la red algunos lectores han escrito comentarios criticando que se habla de la casi inexistente ayuda aliada al Levantamiento y del hecho que las tropas soviéticas contemplaron al otro lado del Vístula durante semanas como los Nazis destruían la ciudad, pero en cambio no se habla del hecho que los polacos de Varsovia miraron impasibles como los nazis aniquilaban a los insurgentes del gueto judío en 1943.

Es rotundamente falso que los judíos que se rebelaron contra los nazis en abril y mayo de 1943 no recibieran ayuda de los polacos no judíos. Sí es cierto, sin embargo, que el apoyo recibido desde más allá de los muros del gueto creado fue más bien limitado y que no pudo influir en el trágico resultado del alzamiento judío. Es necesario explicar que unidades de la resistencia polaca de la corriente principal del Ejército Nacional (Armia Krajowa, AK) y de las milicias del comunista Partido de los Trabajadores Polacos “Guardia del Pueblo” (Gwardia Ludowa, GL) atacado unidades alemanas cerca de los muros del gueto e intentaron pasar armas, municiones, suministros, e instrucciones dentro del gueto.

La resistencia polaca proporcionó a los insurgentes con un número limitado de armas y municiones de entre sus escasas provisiones que eran muy necesitadas por los insurgentes judíos. La resistencia judía organizada entorno en la Unión Militar Judía (Zydowski Związek Wojskowy, ŻZW) recibió grandes cantidades de armamento, incluyendo varias armas automáticas, del Cuerpo de afiliados de Seguridad Nacional del AK (Państwowy Korpus Bezpieczeństwa, PKB). El AK distribuyó información y proporcionó recursos para ayudar a los judíos en el gueto, tanto en Polonia como a través de transmisiones de radio a los aliados.

Varios comandantes y combatientes del  ZOB (Zydowska Organizacja Bojowa, Organización Armada Judía), la principal organización que llevó a cabo la insurrección, lograron escapar de la muerte a través de las alcantarillas con la ayuda de civiles polacos y la resistencia polaca. Una unidad de PKB liderada por Henryk Iwański (“Bystry”) luchó incluso dentro del gueto junto con el  ŻZW y, posteriormente, ambos grupos se fueron juntos (incluyendo 34 combatientes judíos) a la llamada parte aria de la ciudad. Aunque la acción de Iwański es la misión de rescate más conocida, es sólo una de las muchas llevadas a cabo por la resistencia polaca para ayudar a los combatientes judíos.

Estas acciones llegaron a colación de la creación en 1942 por parte del Armia Krajowa de una organización clandestina bajo el nombre clave Żegota que constitutía un consejo polaco específico de ayuda a los judíos. La organización contó con el apoyo de numerosos activistas católicos y el gobierno polaco en el exilio, y operó con el objetivo principal de encontrar lugares seguros para proteger a los judíos. Se trataba de la única organización de este tipo en toda la Europa ocupada por la Alemania nazi, precisamente en Polonia, el único territorio ocupado por los nazis donde se pagaba con la muerte del acusado y sus familares ayudar a los judíos. Se calcula que Żegota salvó a 50.000 judíos de morir en el Holocausto.

El miembro de Żegota más famoso es la enfermera polaca Irena Sendler, quien consiguió sacar del gueto a 2.500 niños judíos, proporcionarles identidades falsas y darlos en adopción a familias polacas católicas, para así salvarles la vida.

El Levantamiento en el Gueto Judío de Varsovia tenía muy pocas opciones de triunfar sin un apoyo a gran escala del AK y sin la implicación o apoyo de las fuerzas aliadas; en un momento clave de la Segunda Guerra Mundial, pocas semanas después de la derrota alemana en Stalingrado que decantaría el conflicto en favor de los soviéticos.

Anuncios

2 comentarios en “Levantamiento del Gueto de Varsovia: numerosos polacos ayudaron a sus conciudadanos judíos, pero se hubiera podido hacer mucho más

  1. ERAN ÈPOCAS DIFÌCILES EN LA QUE LA VIDA DEPENDÌA DEL FANATISMO DE UN GRUPO DE ALIENADOS, EL PUEBLO POLACO, TAMBIÈN FUE UNA VÌCTIMA DE ELLOS Y AÙN ASÌ COLABORÒ CON EL PUEBLO JUDIO, LOS 2500 NIÑOS SALVADOS POR IRENA SENDLER MUESTRA EN PARTE LA LUCHA DIARIA POR LA SUPERVIVENCIA, NADIE PUEDE IGNORARLO..
    CONOZCO ESTE EDIFICIO,HE LLORADO MUCHO PARADA FRENTE A ÈL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s