La Plaza de la Independencia, Maidan, en Kiev durante la EURO en junio de 2012 Fotos: Ángel López Peiró

maidan1
La Plaza de la Independencia, Maidan Nezalézhnosti, en Kiev durante la EURO en junio de 2012. Los partidarios de Tymoshenko aprovecharon la gran presencia de aficionados y medios extranjeros en la ciudad durante el campeonato para reivindicar su liberación Fotos: Ángel López Peiró

Polonia y Ucrania organizaron conjuntamente el Campeonato de Europa de Fútbol en el año 2012, una fiesta del deporte rey que se vivió con mucho más entusiasmo en el país centroeuropeo, pese a que las cosas no fueron bien en lo deportivo, aunque sí en lo organizativo.

Polonia tras ocho años de pertenencia en la UE vivía un periodo dulce de crecimiento económico continuado, de grandes inversiones, nuevas infraestructuras–incluyendo algunos de los mejores estadios de fútbol en Europa–y abundantes fondos europeos, mientras que Ucrania seguía sumida en un sistema oligárquico, una severa crisis económica acompañada de un gran malestar social, y la principal líder de la oposición Julia Tymoshenko seguía encarcelada tras ser juzgada por un caso de corrupción.

Junto a los miles de ucranianos que residen en Polonia–la principal minoría en el país–muchos ucranianos visitaron Polonia durante el campeonato y vieron de primera mano el gran progreso experimentado  por el país desde la caída del comunismo en 1989 y sobre todo desde el ingreso en la UE en 2014. Ucrania tras su independencia en 1991, con todas sus dificultades socioeconómicas al igual que en el resto de la U.R.S.S. era un país más desarrollado que Polonia y ahora se encuentra a años luz de este. He aquí otra de las causas, poco explorada en los medios, de la revolución del Maidán.

¿Por qué a Polonia le interesa una Ucrania cercana a la UE?

Tras el ingreso en la UE en 2004 y su giro definitivo a Occidente, Polonia, al igual que sus vecinos checos, eslovacos, húngaros, perdió un gran poder de influencia al igual que nivel de relaciones comerciales con sus vecinos más inmediatos en el este, las exrepúblicas soviéticas de Ucrania y Bielorusia. Y en menor medida, lo mismo sucedió con las relaciones con Georgia y Moldavia.

Polonia quiere exportar más a Ucrania y necesita un gran volumen mano de obra ucraniana a un precio competitivo en los próximos años para hacer frente al gran problema demográfico, generado por la baja tasa de natalidad, que pone en peligro el desarrollo del país y la emigración de un gran número de trabajadores polacos no cualificados al Reino Unido, Alemania y Noruega.

Finalmente la firma del acuerdo de asociación entre la UE y Ucrania que se produjo tras la elección del nuevo presidente ucraniano Poroshenko el 27 de junio de 2014 puede facilitar la libre circulación sin visados ​​de los ciudadanos ucranianos y puede tener una influencia en las cifras de migración legal desde Ucrania a Polonia.

El inicio del conflicto: el tratado con la UE que no llegó a firmarse

El mencionado tratado de asociación y libre comercio entre la UE y Ucrania, impulsado por el ministro de exteriores polaco Radoslaw Sikorski y el ministro de exteriores sueco, tenía que firmarse ya en noviembre de 2013 en Vilnius. En el último momento el entonces presidente ucraniano Yanukovych canceló la firma del acuerdo tras las presiones de su homólogo ruso Vladimir Putin, quien impulsó un acuerdo económico alternativo a nivel euroasiático en que también quería incluir a Ucrania.

Polonia con la revolución del Maidán

Polonia mantuvo desde el principio una clara posición favorable a los manifestantes proeuropeos del Maidán y el gobierno polaco cooperó con la oposición ucraniana. Cuando cayó el gobierno de Yanukovic el gobierno polaco ayudó en la formación del nuevo gobierno.

Algunos polacos todavía ven en Ucrania un enemigo al recordar las masacres de miles polacos por parte de los nacionalistas ucranianos en las regiones de Galicja y Volinia durante la Segunda Guerra Mundial

Sin embargo, la posición mayoritaria de la sociedad polaca fue de apoyo y solidaridad con los manifestantes del Maidán, favorable al nuevo gobierno ucraniano y contrario a la invasión rusa de Crimea.

Tras la anexión de Crimea se pudieron ver manifestaciones frente a la embajada y los consulados rusos en Polonia además de numerosos actos organizados por ucranianos residentes en Polonia, apoyados por centenares de ciudadanos polacos.

Rechazo unánime a Putin en Polonia

Es una falacia asegurar que existe un sentimiento antiruso predominante en Polonia y que este haya aumentado como resultado de los eventos recientes en Ucrania.

En Polonia por motivos históricos obvios existe desconfianza y recelo ante las autoridades políticas rusas–y sus ambiciones en política internacional– sentimientos que han aumentado considerablemente desde los eventos en Crimea y Donetsk, como en la mayoría de países vecinos y especialmente en los países bálticos.

Además siguen habiendo muchas sospechas, en aumento, sobre una posible implicación rusa en la catástrofe del avión presidencial polaco en Smolensk en abril de 2010.

Es una exageración asegurar que en Polonia existe miedo a una invasión rusa; aunque algunos medios de comunicación, partidos de derechas e incluso el propio ejecutivo polaco en ocasiones parezca que se esfuercen en convencer a los ciudadanos polacos de que tal riesgo existe.

No obstante, la mayoría de polacos (con excepción de algunos grupos minoritarios de extrema derecha como los que atacaron la Embajada de Rusia en Varsovia el 11 de noviembre de 2013) no tiene nada en contra de los ciudadanos rusos, su cultura y tradición, incluso algunos polacos se declaran abiertamente rusófilos. La mayoría de polacos sí que se consideran antisoviéticos.

Y regresó la Guerra Fría…pero al estilo del siglo XXI

Guerra mediática entre Occidente y Rusia. Maquinaria de propaganda rusa a través del canal Russia Today. La extrema derecha y extrema izquierda europeas posicionadas a favor de Putin. ¿Nazis en en el Maidán y el ejército ucraniano? Sanciones. Amenazas. Obama en Varsovia advirtiendo a Putin en un discurso grandilocuente, que no convenció a Sikorski. Hombrecillos verdes que según Putin no tienen nada que ver con Rusia en Crimea y Donetsk. Putin parece desentenderse de los rebeldes prorusos en el este pero queda claro que les suministra armamento. Polonia y Poroshenko esperando que Occidente se tome en serio la guerra al este de Ucrania. Polonia pidiendo que la OTAN establezca bases en su territorio y que se refuerze en su flanco este.

Una unión energética en la UE impulsada por Polonia como alternativa a la dependencia energética de Rusia

Con el endurecimiento del conflicto en Ucrania, las acciones de los rebeldes en el este y la anexión de Crimea como consecuencias de la caída del gobierno de Yanukovych tras la revolución del Maidán, Putin empezó a jugar con el gas como arma política. Ante esta situación el primer ministro polaco Donald Tusk impulsó en Bruselas una alternativa a la dependencia energética de Rusia por parte de Europa a través de la creación de una unión energética europea. Dicho organismo coordinaría la compra de gas conjuntamente para toda la UE. De momento el presidente del gobierno español Mariano Rajoy se ha convertido en el principal aliado de Tusk para llevar a cabo este proyecto.

Polonia, pese a  contar con grandes reservas de carbón, su principal fuente de energía, usa el gas ruso para el 12% de la generación de energía e importa un 48% del gas consumido en el país desde Rusia.

El endurecimiento de las sanciones de EE.UU y la UE a Rusia y la respuesta de Moscú contra Polonia

Tras el derribo del vuelo de Malaysian Airlines por parte de los rebeldes prorusos de la llamada República Popular de Donetsk con armamentro proporcionado por Rusia, Occidente endureció de forma significativa las sanciones económicas a Rusia, una medida solicitada por el gobierno polaco, que en ese momento tuvo la esperanza que por fin la UE y sobre todo EE.UU se tomaran en serio el problema de la guerra en Este de Ucrania y la innegable implicación rusa en el conflicto.

La respuesta de Putin no se hizo esperar. Polonia perderá un 0.6% del PIB a final de año (se estimaba que la economía polaca podría crecer un 3.5% en 2014) según el viceministro Piechocisnki si sigue en pie el embargo impuesto por Moscú a la exportación de frutas y legumbres polacas, anunciado el pasado 30 de junio. Un embargo que el Kremlin justifica por el uso de pesticidas, argumento que se cae por su propio peso. Las autoridades polacas están trabajando ya desde hace tiempo en buscar nuevos mercados para las exportaciones polacas a Rusia.

Muchos polacos de momento se lo toman con humor y han participado en una campaña a través de Twitter en que se hacen selfies comiendo manzanas, el principal producto de alimentación que Polonia produce y exporta. Una campaña que ya ha tenido un impacto positivo en el consumo interno de manzanas en el país. Polonia es el principal productor y exportador de manzanas en la UE, y el mayor exportador de manzanas a Rusia.

Sin embargo, a la larga Rusia puede tener mucho más a perder que a ganar. Con un tercio de la población de la UE (150 millones de habitantes), y un PIB similar al de Italia, y muy dependiente de la venta de hidrocarburos a Europa, Rusia necesita seguir exportando a la UE para su supervivencia económica. Un embargo a las exportaciones de la UE puede hacer que EE.UU. pase a tener un papel mucho más importante como socio comercial de la UE en detrimento de Rusia.

El papel de Polonia en la política exterior de la UE sale reforzado tras el conflicto ucraniano e incluso Sikorski–demasiado suave con Rusia según la oposición polaca, demasiado duro según muchos líderes europeos– podría convertirse en pocas semanas en el próximo responsable de exteriores de la UE. De ser así sin lugar a dudas la posición de la UE con Putin será más firme y como resultado también la de los EE.UU. Lo que venía pidiendo Polonia desde la anexión rusa de Crimea.

Lo que está por ver es como acaba afectando a la boyante economía polaca el embargo ruso, la evolución de la guerra en Donestk y el acercamiento de Ucrania a la UE. También si estamos ante el principio del fin de la era Putin en el Kremlin, o la escalación del conflicto.

Anuncios

4 comentarios en “La posición de Polonia en el conflicto ucraniano y sus consecuencias: del firme apoyo al Maidán al embargo ruso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s