La ciudad de Lwów perteneció a Polonia de 1340 a 1772 y de 1918 a 1939, y hoy forma parte de Ucrania y se llama Lviv. Foto: Ángel López Peiró

Título original: A radically Yiddish film – Boris Dorfman a mentsch

Dirección: Uwe von Seltmann y Gabriela von Seltmann
Idioma: yiddish
Producción: Apfelstrudel Media, Berlín
Coproducción: Stowarzyszenie Film Kraków (Sociedad Cinematográfica de Cracovia)
Género: Documental
Polonia/Alemania
55 minutos
2014

Trailer:

El pasado 9 de julio tuve el placer de poder asistir al estreno oficial del documental Boris Dorfman — A mentsch en el Museo Judío Galicia de Cracovia. La película se proyectó por primera vez en el marco de la vigesimocuarta edición del internacionalmente conocido Festival de Cultura Judía de Cracovia y congregó a un gran número de asistentes en la sala principal del museo.

El film está ubicado en la ciudad ucraniana de Lviv (Leópolis en español), en el otoño de 2013, y se centra en un único personaje: el anciano Boris Dorfman, miembro más destacado de la comunidad judía en la ciudad.

¿Quién es Boris Dorfman?

Dorfman nació en el seno de una familia judía en 1923 en Chisinau, Moldavia y fue deportado a Siberia por los soviéticos al inicio de la guerra. Irónicamente, como a muchos otros judíos en la Europa más oriental, la deportación por parte de los soviéticos le salvó de morir en el Holocausto.

En 1950 llegó a Leópolis y dos años más tarde se casó con Betia, una judía que había sobrevivido la deportación soviética a Asia Central.

A sus 90 años de edad, es el único judío que queda en Lviv que tiene el yiddish como lengua materna. Pero Boris destaca por mucho más. Durante décadas ha trabajado para conservar el patrimonio judío de la ciudad, las tradiciones, las celebraciones religiosas y la comunidad judía, que ahora cuenta con unas 1.200 personas. En 1931 eran más de 100.000.

Dorfman es también escritor y periodista en yiddish, un investigador yiddishkeit y kelal-tuer (activista de la comunidad). Durante la época soviética (1944-1991) editó un periódico local en yidish en la clandestinidad.

Por si esto fuera poco, Boris también hace de guía con gran entusiasmo para presentar el pasado y presente de la Leópolis judía a los visitantes. Ahora le ha llegado el momento de retirarse y le preocupa no tener un sustituto.

Lviv: un crisol centroeuropeo de culturas desvanecido

Durante siglos, bajo la mancomunidad de Polonia y Lituania y luego dentro de la provincia de Galicia del Imperio Austrohúngaro de la que fue capital, Leópolis fue un importante centro de cultura judía y una de las ciudades más multiétnicas, multiculturales y multireligiosas de Europa. Una ciudad que además pudo presumir de ser el principal centro de cultura y ciencia en la Polonia de entreguerras.

Aquí convivivían polacos (mayoría antes de la Segunda Guerra Mundial), judíos, ucranianos, armenios, rusines, y alemanes y austríacos.

Los nazis, con la ayuda de los nacionalistas ucranianos, exterminaron casi toda la población judía de Lviv y la provincia de Galicia. Los pocos que sobrevivieron y decidieron quedarse sufrieron el antisemitismo oficial durante la época soviética.

Antes de las ocupaciones nazi y soviética había 42 sinagogas en la ciudad, ahora solo queda una intacta. La Lviv actual es una ciudad eminentemente ucraniana, habitada prácticamente en su totalidad por ucranianos, centro neurálgico del nacionalismo ucraniano.

Casi todos los polacos fueron expulsados de la ciudad (la mayoría se trasladaron a las regiones de Breslavia y Cracovia) al correrse las fronteras de Polonia al oeste hasta la línea de la invasión soviética en 1939, según los acuerdos de Yalta. Solo un 10% de la población de Leópolis anterior a la guerra seguía en la ciudad tras la contienda.

El film

Uwe von Seltmann conoció a Boris Dorfman en 2001 y desde un inicio estuvo interesado en realizar una película sobre este extraordinario personaje, con quien mantuvo encuentros frecuentemente. En septiembre de 2013 la esposa de Boris le contó que lo veía desanimado y sin fuerzas, porque veía que nadie continuaría con su esfuerzo, y su trabajo al largo de toda una vida por preservar el patrimonio y la comunidad judía de Lviv podría quedar en vano. Esa fue la principal motivación que tuvieron los directores para sacar adelante este proyecto.

Hay que explicar que Mentsch es una palabra en yiddish usada para referirse a una persona íntegra, con honor; alguien a quien hay que admirar e imitar. Se trata de un gran alago que expresa la singularidad y el gran valor de las cualidades de la persona en cuestión. Unas cualidades que encajan con Boris Dorfman, según la visión que proporciona el documental.

A lo largo del film Boris acompaña a los espectadores a los lugares trágicos relacionados con la exterminación de los judíos de la ciudad, muestra la realidad de la comunidad judía en 2013, y expresa su preocupación por el riesgo que esta desparezca, ya que sus miembros más jóvenes no tienen la pasión que el tiene ni se esfuerzan como él.

Boris Dorfman cantando en yiddish es una constante a lo large de la película, que no tendría tanta fuerza ni trascendencia sin esta aportación.

Quizás lo único que se hecha de menos en la película son mayores referencias a la Lviv polaca y a los muchos judíos de la ciudad plenamente integrados en la sociedad polaca de entreguerras.

Como curiosidad es significativo mencionar que se trata de la primera coproducción cinematográfica germano-polaca en lengua yiddish desde la Segunda Guerra Mundial.

Puede comprar el film en DVD a través de este enlace.

Algunas imágenes del rodaje de la película:

Tengo que agredecer a los directores, el matrimonio Von Seltmann, alemán él y polaca ella, que tuvieran tiempo de conversar conmigo al término de la proyección del film.

Antes de eso se invitó a coger el micrófono ante el público a Juliusz Handwerker, un judio de 92 años de edad nacido en Lwów que es uno de los últimos hablantes de yiddish en Cracovia en la actualidad. Handwerker, habló en polaco sobre la experiencia de la guerra y recordó con nostalgia los viejos tiempos en su ciudad natal.

Anuncios

2 comentarios en “‘Boris Dorfman–un mentsch’. La historia de un héroe en la comunidad judía de la Leópolis (Lviv) actual

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s