La Cracovia siniestra

El Castillo de Wawel ha dado pie a muchas historias siniestras  Foto: Ángel López Peiró
El Castillo de Wawel ha dado pie a muchas historias siniestras
Foto: Ángel López Peiró

Cada ciudad tiene sus secretos oscuros y Cracovia desde luego no es una excepción…

Durante un paseo por las estrechas calles del casco antiguo oirás acerca del fantasma de la Dama Negra de Cracovia que convive con los funcionarios en el edificio del ayuntamiento, historias de fantasmas y leyendas urbanas. Te enterarás sobre algunos de los instrumentos de penitencia utilizados aquí en la oscura época medieval. Se te pondrá la sangre fría y te estremecerás cuando se te van a desvelar los secretos del oficio de verdugo, ya que tendrá las oportunidad de sentir un nudo de ahorcado junto a la basílica de Santa María.  A las puertas de un monasterio escucharás una historia que podría proceder de una novela gótica, la historia de un amor prohibido y el resultante castigo. También, escucharás la narración de hechos históricamente verídicos sobre brutales asesinos en serie que aterrorizaron a Cracovia en el siglo XX.

Una interesante historia siniestra de Cracovia  se puede leer en el libro Cracovia Legendaria, Historias Conocidas y Desconocidas de Ewa Basiura publicado por la Editorial Storyteller en 2006. [1]

Cada Nochebuena en una cámara secreta subterránea del Castillo de Wawel en Cracovia se reúnen los fantasmas de los reyes y príncipes polacos enterrados en la cripta bajo la Catedral de Wawel.  La reunión empieza cuando la famosa Campana de Segismundo [2] suena para marcar el inicio de la Navidad. Los difuntos soberanos de Polonia vuelven al reino de los vivos durante una hora para discutir el estado de la nación polaca y su futuro. Lidera el encuentro Boleslao el Bravo, primer rey coronado de Polonia.

Una hora más tarde el trote de unos caballos llegando a Wawel anuncia el final del encuentro. Se trata de la llegada de los Caballeros de los Tatras que han venido a Cracovia alertados por el sonido de la campana de Segismundo que ha resonado en las pendientes de los Cárpatos. Los caballeros golpean en a puerta y el rey Boleslao les abre. Los caballeros se inclinan ante el rey y uno de ellos le pregunta al monarca “¿Ha llegado ya el momento?” a lo cual el rey les contesta como cada año desde hace casi mil años. “No. !Caballeros míos, el momento todavía no ha llegado!” Los caballeros regresan a las montañas, el rey vuelve a la mesa de la reunión pero una vez el reloj da la una los reyes se convierten en sombras y se pierden en la oscuridad.

Se dice en Cracovia que tan sólo un polaco muy honesto de corazón muy puro podría llegar a ver los fantasmas de los difuntos reyes de Polonia si se encontrara en el subterráneo de Wawel. Eso es precisamente lo que sucedió  hace doscientos años y uno de los guardianes de llaves del castillo fue el elegido. Una medianoche de Nochebuena se demoró en la cripta de la catedral y vio como los monarcas polacos salían de sus tumbas. Siguió el cortejo real hasta la sala de juntas y allí fue testigo de la fantasmagórica ceremonia real hasta la 1 de la madrugada.

Si en Nochebuena a partir de la medianoche te quedas durante una hora a los pies de la Colina de Wawel escucharás el retumbar de la puerta de la cámara subterránea, el son de la música y el trote de los caballeros de los Tatras. 

¿Qué será lo que le preguntan al fantasma del rey Boleslao cada año los caballeros de los Tatras?¿ A qué momento venidero se refieren? Nadie en Polonia hoy en día lo sabe. Sin embargo una cosa queda clara: cuando llegue ese momento, Cracovia jugará un papel muy importante. 

[1] Se puede encontrar este libro en español en las tiendas del Castillo de Wawel, en la Librería Española Elite en Mały Rynek 4, en la librería del Museo de la Historia de la Ciudad de Cracovia y la librería Matras en la Plaza del Mercado y en la librería cafetería Bona en la calle Kanonicza.

[2]La campana más grande de Polonia y una de las más grandes y pesadas en el mundo. Fue finalizada en 1520 por el alemán Hans Behem, natural de Nuremberg, a petición del rey polaco Segismundo I. Se encuentra en la Torre de Segismundo de la Catedral de Wawel en Cracovia. Solo redobla los días en que se celebran fiestas religiosas, fiestas nacionales u ocasiones especiales como entierros de grandes personalidades del país. Cuando la campana redobla se puede percibir su sonido a muchos kilómetros de la ciudad. Esta campana es un símbolo nacional de Polonia y se dice que si algún día la campana cae la desgracia se cernirá sobre el país y el pueblo polaco.

 

Anuncios

2 comentarios en “La Cracovia siniestra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s