“Polonia tiene que resolver el problema de sus dos almas”. Entrevista a José Zorrilla, diplomático y ex primer secretario de la embajada de España en Varsovia

“Polonia tiene que resolver el problema de sus dos almas”. Entrevista a José Zorrilla, diplomático y ex primer secretario de la embajada de España en Varsovia

José Antonio Zorrilla (Bilbao 1946) diplomático de carrera, actualmente asesor del Ministerio de Exteriores de España,  exembajador de España en Georgia y exconsul español en Moscú, escritor e incluso director y crítico de cine, ha vivido en doce países  más de tres meses seguidos. Escribe artículos sobre asuntos internacionales en El Confidencial. Sus escritos se caracterizan por un estilo muy directo,  por su honestidad y por la ausencia de corrección política.

Ha tenido la gentileza de atender a La Polonia de los polacos para valorar algunas cuestiones relacionadas con la historia reciente y la actualidad de Polonia y Europa centroriental.

zorrilla

En primer lugar, le quería preguntar en relación a su artículo Europa Central: miseria, tragedia y otra vez miseria en El Confidencial hace unos meses.  

En él usted defiende la tesis de que a Europa centro-oriental (El término que creo debería usar en sus artículos de El Confidencial para referirse a la región) le iba, y le hubiera ido mucho mejor bajo los grandes imperios, ya que la doctrina Wilson de nueves microestados a veces artificiales (no el caso de Polonia, un antiguo imperio en la región) generó numerosos conflictos étnicos dentro de esos estados y un apego al ultranacionalismo, que todavía no se han solucionado hoy. Podría estar parcialmente de acuerdo pero, ¿No cree que le está quitando importancia al papel del imperialismo soviético comunista y alemán nazi como desencadenadores de todos esos conflictos?

José Zorrilla: No se puede negar que la desaparición de Polonia o Hungría a manos de sus vecinos más poderosos ha sido un catalizador de emociones y estrategias. Fueron ellas las que llevaron, entre otros factores, a los catorce puntos de Wilson. Pero es mucho más complejo pues nada puede entenderse en Europa Central sin el principio de la “modernidad” que supone la Revolución Francesa. La mezcla de ambos factores tuvo una importancia decisiva en la configuración de la Europa Central de las patrias, sustitutivas de unos pocos Imperios cuyo fulcro no era la nación sino la lealtad al Soberano. Abandonadas todas ellas a su destino nacional, entre cuyo patrimonio espiritual ha de contarse la desaparición como polis independientes y unos relatos nacionales disfuncionales, las consecuencias fueron guerras entre ellos ya que la Sociedad de Naciones, sin los EEUU, no fue capaz de sustituir las ausencias imperiales señaladas. Tras la II Guerra Mundial ese papel lo jugaron los EEUU, via OTAN, y la URSS. Ahora, y de manera imperfecta, juega ese papel la UE con el respaldo militar OTAN. La tensión entre nación y seguridad internacional estaba y está ahí.

En Polonia muchos siguen mirando a occidente, al liberalismo y a la UE como referentes. El nacionalismo (o patriotismo) socialista católico de PIS cuenta con una gran oposición en el país, y ganó las alecciones de 2015 con solo un 37% de los votos. No parece acertado que ponga en el mismo saco a Polonia que a otros países de la zona como Hungría. Cada uno de estos países tiene una realidad nacional muy diferenciada, pese a un contexto geopolítico parecido.

La pura verdad. Hay un artículo en Foreign Policy que así lo dice. Hungría no tiene una ley que prohíbe mencionar la participación húngara en el Holocausto ni tampoco ha coronado Rey de Hungría a Cristo, como recientemente lo ha hecho Polonia en Cracovia. Polonia tiene una grave polarización interna entre los liberales y los que rechazan a vegetarianos y ciclistas. Es algo que tienen que resolver ellos solos.

¿Es la Rusia de Putin una amenaza para los estados Bálticos y Polonia?

No. Putin sabe muy bien que la URSS cayó por haberse extendido a dónde no debía. Fue un error de Stalin que ponderó si extender a toda Europa el modelo austríaco o finlandés.

Tengo la impresión que Putin actúa de forma mucho más racional de lo que muchos creían. ¿Estaría de acuerdo?

Sin duda. Quiere devolver a Rusia al escenario estratégico y lo está consiguiendo. Sobre todo porque los EEUU parecen estar gobernados por el enemigo. Pero la potencia estratégica de verdad es China. Va ganando no en el escenario clásico de Eurasia/Medio Oriente, sino en el nuevo, el de verdad, el mundo entero, Eurasia incluida.

¿Cómo ve el futuro de Ucrania? ¿Cómo terminará el conflicto al este del país?

Con Ucrania se cometió un atentado a la razón. Yanukovich se iba en un año y lo que todavía es peor había aceptado adelantar las elecciones. En este contexto abrir un Maidan e interrumpir el proceso democrático fue un gravísimo error. Y ahora resulta que Ucrania no puede ser Occidente porque está muy corrupta. Pues para ese viaje no hacían falta alforjas. Primero se la desencaja de Rusia de mala manera y contra legem con todos los agravantes. ¿Vio usted algún miembro del Comité Central de la URSS o del Politburó en Paris en Mayo del 68?. Pues yo si vi a Biden y a McCain en el Maidan. Y cuando ya se ha hecho la algarada y el ruido es formidable, decimos “lo siento” y nos vamos. Le recuerdo que el FMI solo ha hecho un primer pago a Ucrania porque no les gusta donde ha terminado ese dinero. Mientras tanto Kissinger y Brzezinski piden que a Ucrania se le otorgue un estatuto oficial de neutralidad como el que tuvieron Austria o Finlandia entre guerras. En fin, es difícil hacer más daño con menos actividad. Sin contar Crimea, los diez mil muertos de Doneskt o la imposibilidad de sacar adelante el país mientras haya hostilidades en el Este. Y Ucrania parece no entender nada y cuanto más se encela en el Este más pierde. Por no mencionar su elección de Stepan Bandera como héroe nacional. Creo que Polonia tiene algo que decir al respecto. La Fundación Simon Wiesentahl ya lo ha dicho, por cierto.

¿Fue el Maidan un éxito o un fracaso para los intereses de la UE y EEUU?

Un irrestricto fracaso como ya he explicado en la pregunta anterior. Ucrania es la víctima de las malas iniciativas de Occidente. Así lo piensan también gente de tanto prestigio como Walt y Mearsheimer.

¿Por qué Rusia ocupó ilegalmente Crimea e impulsó el conflicto al este de Ucrania?

Rusia es muy grande pero aguas calientes casi no tiene. El Maidan le puso en bandeja retomar Crimea donde por cierto la población era prorusa. Véase la respuesta de la flota “ucraniana”cuando se ofreció a oficiales y marinería escoger entre Rusia o Ucrania. El voto con los pies fue abrumador. En cuanto al conflicto, mientras dure, a Rusia le importa un pito. A Ucrania le arruina. Pero la toma de Crimea no fue premeditada. Apenas unas semanas antes de la caída de Yanukovich Putin le dio a Ucrania un crédito de 3 millardos. Obviamente si hubiese imaginado que Yanukovich iba a caer no le hubiera dado nada. Fue un oportunismo de manual. Y claro, no se hizo nada. Algo que George F. Kennan había ya predicho cuando se amplió la OTAN. “Hemos firmado que vamos a defender a unos países sin que tengamos ni la voluntad ni los medios para hacerlo”

Argumentaba el escritor e historiador ruso Alexander Solzhenitsyn en su libro El problema ruso al final del siglo XX que muchos de los conflictos de trasfonfdo étnico/territorial que surgieron en la llamada periferia de Rusia, concretamente Ucrania, Georgia, estados bálticos y Kazahstán ya en los años 90, no se hubieran producido si tras la desintegración de la URSS Rusia no hubiera vuelto a las llamadas fronteras de Lenin. Que fue una gran irresponsabilidad y error dejar a tantos millones de rusos fuera de las fronteras rusas. ¿Está de acuerdo con esa interpretación?

Error e irresponsabilidad ¿de quien? No conozco autoridad supranacional que atribuya fronteras. El lio entre frontera y habitantes tiene que ver con la historia. Un trozo de tierra, rusa durante 300 años, se convierte en pais independiente. Obviamente dentro de esas nuevas fronteras hay de todo, sobre todo si se tiene en cuenta que durante esos 300 años el Imperio ha sido eso, Imperio y no estado nación. Del paso de gubernia a Estado, se siguen problemas. Nada nuevo. Véase las minorías en Europa Central tras Versalles y las guerras que trajo, algo que Polonia conoce muy bien. Problema que la URSS resolvió de manera brutal en 1945. Transferencias de población, crímenes sin cuento, etc. Al hundirse la URSS es natural que hayan surgido problemas. Pero es falso de toda falsedad que Rusia haya intentado recuperar nada por la fuerza o que eso se deba a los rusos que se quedaron dentro de fronteras nuevas. Recupear por la influencia, sin duda, sobre todo evitar que les cerquen. En este sentido las revoluciones de colores me parecen una irresponsabilidad. Sin embargo Rusia, de intentar recuperar por la fuerza nada. Ahí siguen independientes todos los paises que se hicieron independientes en 1991. Y no ha habido campañas militares como las de 1919 en adelante. La causa no son las poblaciones sino el territorio. Búsqueda de seguridad etc. Con o sin rusos dentro. En fin, no entiendo nada. Acepto la excepción del Doneskt. Pero es normal visto que ahí lo que hay dentro son todos rusos y los ucranianos se complacen en insultarlos. Todo tiene sus límites.

¿Están en riesgo las operaciones de la OTAN en Europa centroriental por la llegada de Trump?

Es prematuro pronunciarse. Pero yo diría que si. De todas formas la seguridad de Europa Central no depende la OTAN en ese escenario. (Vid. Infra)

¿Negociarán Putin y Trump por Crimea y Ucrania oriental?

Esa es la estrategia anunciada de Trump.

¿Beneficia o perjudica a Polonia, y a su seguridad, la nueva administración Trump en EEUU? ¿Estamos más cerca o más lejos de una futurible guerra en el este de Europa y Tercera Guerra Mundial?

De guerra, nada. Lo de Trump y Polonia no hay manera de saberlo. Supongo que Kaczynsky es de los favoritos de Trump pero todo es silencio. Hoy he leído una carta en la que Trump prohíbe a la Fed tomar parte en reuniones internacionales. ¿Es eso el fin del dólar como moneda de reserva mundial? Comprenderá que ante incógnitas como esa Polonia es cosa de poco.

De todas formas me parece detectar en su pregunta el viejo temor polaco a que Alemania y Rusia se pongan de acuerdo (en este caso el abandono sería USA) y dejen caer a la Polonia felix. Pero para que eso fuese así, Polonia tendría que estar fuera de la UE y en peligro de ser absorbida por Rusia, lo que no es el caso. La seguridad de Polonia es firme y no va a ponerla en peligro un batallón más o menos de marines. Le recuerdo que desde hace ya muchos años es doctrina OTAN que a la URSS solo se le para con arma nuclear.

¿Cómo ve el futuro de Polonia?

Tiene que resolver el problema de sus dos almas. Si sigue coronando a Cristo, odiando a los veganos y ciclistas y tratando de arrastrarnos a todos a la enemistad con Rusia le veo poco porvenir en la UE. Pero eso lo ha de decidir Polonia y sólo Polonia.

¿Cómo ve el futuro de la UE? ¿Será posible mantener a los miembros orientales implicados en el proyecto, bajo el liderazgo de Alemania?

No me parecen esenciales los miembros orientales. Sus valores contradicen los del centro y sus problemas no son los nuestros. Le corresponderá a Alemania decidir lo que quiere hacer. Desde luego si se quedan no será porque Alemania les lidere.

Usted fue primer secretario de embajada en la representación consular y comercial de España en Varsovia en la época comunista bajo Edward Gierek (1970-1980), si no estoy equivocado.

No está equivocado.

¿Qué recuerdos le dejó su etapa polaca?¿Qué impresiones le dejó el país?

Un país católico, entre otras cosas para distinguirse de sus vecinos alemanes y rusos, aun a costa de que los rusos les consideren unos traidores al alma eslava, unánime en su rechazo de la ocupación rusa y a la vez profundamente antialemán. Unido en torno a una cultura nacional que veneraban y frecuentaban (los debates sobre el último libro o el último poema eran comparables solo a los desatados por los partidos de fútbol en España). Un teatro a la altura del Broadway americano y un nivel científico y cultural excelente. Hospitalarios y víctimas de un sistema que les obligaba a mirar a Moscú cuando ellos querían mirar a Paris y Londres. Pero antisemitas, cosa que no puedo ni perdonar ni entender.

En Polonia la gente mayor actualmente recuerda de forma relativamente positiva y próspera, en comparación con otras etapas del PRL, la época de Gierek? ¿Era esa prosperidad (ficticia, financiada con préstamos de Occidente palpable en la vida real o se exagera?

De prosperidad nada. En aquel tiempo yo era cazador y en mi casa se comió carne muchas veces porque yo la cazaba. No había nada y la palabra nacional era “niema”. Los servicios eran deplorables y los únicos con dinero eran los mafiosos. En el Hotel Forum no podían entrar los polacos. Con eso me parece que he dicho todo. Yo fui a Varsovia llevado por el deseo de saber como era el socialismo realmente existente. Pues un desastre irrestricto. Sin remisión.

Creo que Jaroslaw Kaczynski ha lanzado un ataque político contra Walesa a través del Instituto de Memoria Nacional como ataque personal, ya que Kaczynski siente mucha envidia por Walesa, por todos sus reconocimientos a nivel internacional. Kaczynski y su hermano tuvieron un papel destacado en Solidaridad pero no se llevaron el premio. Parece claro que Walesa colaboró con los SB (servicios secretos de seguridad) comunistas, que le fueron a buscar, en los 1970, pero luego en los 1980 tuvo un papel clave lleno de heroísmo para forzar la disolución pactada del régimen, quizás precisamente por el margen de confianza que los SB le dieron, y porqué probablemente creían que una persona tan poco culta y educada no les supondría nunca una amenaza. PIS u otros grupos nacionalistas utilizan el ataque a Walesa, como usted muy bien argumentó en el Confidencial, para poner en duda la transición de Polonia a la democracia, el capitalismo y Occidente desde 1989 a estos días.

¿Pone usted en duda la transición de Polonia, aunque con otros argumentos? ¿Está Polonia totalmente descomunizada?

El revisionismo de Kaczynsky es repugnante. Y su intento de criminalizar Jedwabe reprobable. Representa una Polonia que no me gusta. Walesa es un héroe nacional y Kaczynsky una desgracia.

¿Ha vuelto a Polonia recientemente?

Volví en los noventa. Por las fotos que veo es otro país y me alegro. En mi próximo libro “Historia (fantástica) de Europa” hay un capítulo dedicado a ella.

Anuncios

Belgrado, 17 años después de los infames bombardeos de la OTAN

Belgrado, 17 años después de los infames bombardeos de la OTAN

Foto superior: Edificio que albergaba el Ministerio de Defensa de la República Federal de Yugoslavia / Ángel López Peiró

Tiempo estimado de lectura: 10 min
————————————————————————–

Tras el paso de nueve meses puedo analizar, con una cierta perspectiva, frialdad y serenidad, las impresiones que me generó mi viaje a la excapital del desintegrado exestado yugoslavo. Del 15 al 17 de abril de 2016 me encontré con una Belgrado–que tenía oportunidad de visitar por primera vez–moderna, limpia, verde, activa, dinámica y ciertamente hospitalaria con el visitante. Una urbe vibrante, joven, espaciosa, donde parece, en un primer momento, que ya no se respira un aire asfixiante con olor a guerra. Una Belgrado que parece encarar el futuro con optimismo.

Belgrado verde 2.jpg
Panorámica de Belgrado desde el hotel Srbja. Foto: Ángel López Peiró

Balcones llenos de aparatos de aire acondicionado y antenas parabólicas, animados restaurantes y cafeterías, parques muy bien cuidados, terrazas junto a los ríos Danubio y Sava, el bonito y gentrificado barrio histórico de Gardos, además de numerosos desarrollos urbanísticos en construcción. ¿Sólo apariencias de un cierto benestar?

Ateniéndonos a las estadísticas, Serbia se encuentra a años de luz de Polonia, República Checa y Eslovaquia en cuanto a desarrollo económico (72 PIB nominal del mundo, 66 del mundo según Índice de Desarrollo Humano). Asimismo, por detrás de la vecina Croacia–que, a diferencia de Serbia, contó con la creación de muchas infraestructura en su territorio por parte de los alemanes–pero mantiene una perspectivas de futuro esperanzadoras.

terraza-danubio

plaza-de-la-republica-belgrado
La Plaza de la República de Belgrado. Foto: Ángel López Peiró
centro-de-belgrado
Calle peatonal del centro de Belgrado. Foto: Ángel López Peiró

Ante todo, recordaré Belgrado como una ciudad agradable e interesante, aunque no especialmente hermosa, que organizó a las mil maravillas un gran evento internacional como el vigesimonoveno Maratón y Medio Maratón de Belgrado. Acontecimiento deportivo en que tuve el placer de participar, y que constituía mi excusa para realizar el viaje.

maraton belgrado 2.jpg
El Maratón de Belgrado 2016. Foto: Ángel López Peiró

Una ciudad herida

Sin embargo, al mismo tiempo, me encontré una ciudad herida, enfadada, traumatizada y muy rencorosa por los duros bombardeos padecidos entre marzo y junio de 1999. Mucho más de lo que me podía esperar antes de mi llegada a la capital serbia. Numerosos activistas políticos nacionalistas, antiatlantistas o prorusos, o todo ello, se encargaron de decorar las calles por donde pasaba el Maratón con carteles en serbio e inglés con mensajes contra la OTAN. Al mismo tiempo me percaté de pintadas, carteles o pegatinas con las mismas referencias eran visibles por toda la ciudad. Incluso durante el Maratón vi a corredores vistiendo camisetas reivindicativas con proclamas contra la OTAN y menciones a los injustificables bombardeos.

maraton belgrado.jpg
A la izquierda de la imagen, pancartas con mensajes anti-Otan y anti-EEUU en la zona de inicio del Medio Maratón. Foto: Ángel López Peiró

Este resentimiento, aparentemente bastante generalizado entre los serbios, más allá de intereses políticos de carácter nacionalista, antioccidental o proruso, es perfectamente comprensible e incluso justificable. No en vano, estamos hablando de unos 3000 civiles serbios fallecidos como consecuencia de los ataques aéreos de las fuerzas noratlánticas y EE.UU. 212 bombas se lanzaron contra la ciudad en 78 días. Fueron bombardeados hospitales, escuelas y edificios de viviendas además de los objetivos militares estratégicos.

Se atacaron los estudios de Radio y Televisión de Yugoslavia (el 23 de abril, con 16 fallecidos como consecuencia), el Ministerio de Defensa, puentes, fábricas y centrales eléctricas. Los primeros aviones en ejecutar el ataque sobre la ciudad fueron los F-18 del Ejército del Aire de España, seguidos por los alemanes.

777x437b
La torre Ucse de Belgrado en llamas poco después del impacto de los misiles de la OTAN Foto: beoforum.rs
bombardeo-de-belgrado
Estado de la torre Usce tras sufrir el impacto de varios misiles Tomahawk el 21 de abril de 1999. Foto: es.amnesty.org

En el centro de la ciudad abundan todavía edificios parcialmente destruidos que no han sido todavía reconstruidos, entre los que destaca la antigua sede del Ministerio de Defensa. Según nuestro encantador guía serbio polacohablante (y rusohablante), Filip Andrejević, el hecho que no se haya completado su reconstrucción se debe a problemas económicos o en algunos casos urbanísticos. No me lo creí. La única mentira que les explica a todos los grupos de turistas polacos, ucranianos y rusos que lleva cada semana, probablemente.

Es muy evidente que hay un gran interés propagandístico por parte de las autoridades del país y dentro de la sociedad en dejar esas heridas de los bombardeos perpetrados por la OTAN muy visibles ante los turistas extranjeros.

nato-bombing
Edificio que albergaba el Ministerio de Defensa de Yugoslavia en 1999. Foto: Ángel López Peiró
belgrado-nato-1999
Foto más cercana del antiguo Ministerio de Defensa. Foto: Ángel López Peiró
belgrado-bombardeo-nato-1999-2
Edificio en el centro de Belgrado, cerca de la Embajada de Polonia, destruido por los bombardeos de 1999. Foto: Ángel López Peiró

¿Por qué la OTAN bombardeó Belgrado?

Los bombardeos aéreos de la OTAN sobre Serbia se produjeron como castigo por el rechazo del entonces presidente de la República Federal de Yugoslavia (en ese momento solo formada por Serbia, Kosovo y Montenegro) Slobodan Milosevic, a las condiciones propuestas por la OTAN para la introducción de una fuerza de pacificación en Kosovo.

El objetivo de la operación, lanzada el 24 de marzo de 1999, era debilitar la infraestructura militar yugoslava, retirar a las tropas serbias de Kosovo y generar las condiciones necesarias para que regresaran a sus ciudades los refugiades alabano-kosovares. Dejar a la ONU al mando de la situación y crear un nuevo estado kosovar.

bombardeo-de-belgrado-2
Imagen tomada dutante el bombardeo aéreo de Belgrado por parte de la OTAN. Foto: nexusedizioni.it

Esta provincia serbia, históricamente serbia y de gran importancia simbólica y religiosa para los serbios por la Batalla de Kosovo contra el Imperio Otomano, estaba poblada casi completamente por serbios en 1945. Sorprendentemente en los 1960 pasó a estar habitada mayoritariamente por albaneses nacionalistas radicalizados, reprimidos por el gobierno comunista central. En la región se intensificó en 1998 la lucha armada entre el Ejército de Liberación de Kosovo de los radicales albaneses y el Ejército Yugoslavo. El ELK fue secretamente apoyado por Estados Unidos para contrarrestar la influencia rusa en la región mientras era considerado como organización terrorista por Serbia.

pec-oeste-de-kosovo
La ciudad de Pec, al oeste de Kosovo, durante la guerra. Foto: noc-kosovo.org

Antes de las tensiones y conflictos armados con Kosovo como telón de fondo, el Ejército Popular de Yugoslavia controlado por serbios estuvo implicado en una sangrienta guerra que enfrentó a serbio-bosnios con bosnios musulmanes en territorio de Bosnia-Hezergovina entre 1992 y 1995. En el marco de este conflicto los serbio-bosnios del Ejército de la República Srpska cometieron un genocidio contra 8000 musulmanes en la masacre de Srebnica además de otras limpiezas étnicas anteriores.

La contienda de Kosovo, que se alargó hasta después de los bombardeos de la OTAN sobre Serbia, generó miles de víctimas mortales, tanto serbias como albano-kosovares, la limpieza étnica de poblaciones de ambas etnicidades,  y centenares de miles de refugiados kosovares.

Sin embargo, las condiciones para el marco de paz que quería imponer la OTAN  en la Conferencia de Rambouillet eran exageradamente desfavorables para los intereses serbios y favorables para los albaneses. Además,  marcaban ya las pautas para la creación de un estado de Kosovo independiente. El lógico rechazo serbio condujo a la operación Fuerza Aliada, que se ejecutó sin la previa autorización del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Alineamiento actual de Serbia en la esfera internacional: entre Occidente y Rusia

El comprensible resentimiento hacia la OTAN y en algunos casos a todo lo que representa el mundo occidental, palpable en las calles de Belgrado, reflejado en los sucesivos gobiernos nacionalistas, podrían frenar las inversiones extranjeras occidentales y poner en peligro las posibles opciones de ingreso del país en la Unión Europea, además de incrementar la dependencia política y económica de Rusia.

yugo
El Yugo, el coche yugoslavo más popular y exportado en los años 1980. Foto: Ángel López Peiró

Serbia está en un cruce de intereses, ya que se trata de una zona de influencia disputada entre Rusia de un lado y Estados Unidos  y la UE por otro. No se trata, sin embargo, de un país con la importancia estratégica, energética y geopolítica de por ejemplo, Ucrania.

El país forma parte de la llamada Asociación por la Paz dependiente de la OTAN pero no está en condiciones de plantearse un posible futuro ingreso en la Organización del Atlántico Norte, precisamente por el gran rechazo social a esta organización en la sociedad serbia.

Lecciones de la historia

Lo sucedido en Yugoslavia nos enseñó que una nación de naciones (lo que algunos, por cierto, ahora quieren intentar crear en España artificialmente) no es una buena idea. Se trataba de una nación de naciones sostenida durante más de 40 años gracias al liderazgo de Tito y el relativo éxito del comunismo de tercera vía con mercado libre abierto a Occidente; ambos desparecieron en los 1980.

A diferencia de Polonia, en Yugoslavia la caía del comunismo llevó al país de una cierta estabilidad a la inestabilidad. Del comunismo unificador y estabilizador se pasó a la fuerza desastabilizadora de los nacionalismos serbio, croata, bosnio, esloveno y albanés que Tito reprimió con éxito.

El ultranacionalismo serbio fue, sin duda, uno de los principales causantes, y quizás el principal culpable, del complejo sangriento conflicto armado, religioso y étnico vivido en los Balcanes, cuyos inicios se encuentran ya en las Guerras Balcánicas anteriores a la Primera Guerra Mundial.

belgrado-bombardeo-nato-1999
Edificio bombardeado por la OTAN en el centro de Belgrado Foto: Ángel López Peiró

Aún con todo, los bombardeos de Belgrado en 1999 fueron un crimen de guerra, no eran necesarios y no estaban justificados. El episodio más negro y condenable en la historia de esta organización. La OTAN debe ser garante de paz, seguridad y estabilidad, a las veces que garante del derecho internacional; un mecanismo de defensa y disuasión eficaz ante grandes amenazas a las que se exponen los países democráticos,  como la que podría representar la Rusia de Putin para Europacentroriental–especialmente para los Países Bálticos–tras los visto en Ucrania recientemente.

Para no ponerse al nivel de sus potencias militares potencialmente rivales y no darles motivos para juzgar sus acciones, la OTAN nunca debería volver a actuar de forma preventiva, unilateral y poniendo en riesgo vidas civiles de forma indiscriminada. No pueden haber más Belgrados.

La famosa cadena con emisiones en español Russia Today, es decir, el instrumento mediático de propaganda (mucho menos sutil y disimulada que la de CNN) del régimen de Putin–a pesar de ello integrado por muy buenos profesionales de la comunicación–emitió un documental muy recomendable sobre los bombardeos que padeció la capital serbia. Un film con fines claramente propagandísticos, pero muy bien documentado. Presenta informaciones completamente verídicas sobre el ataque militar occidental a Belgrado.

El documental ” ¿Por qué? “sigue el hilo de la narración de la periodista serbia de RT Jelena Milincic, quien experimentó de primera mano los bombardeos cuando, con 18 años, vivía en la capital serbia, donde cursaba su primer año en la Universidad de Belgrado. Lo pueden ver a continuación:

Walenty Badylak: El antiguo combatiente de AK (Ejército Nacional en la Polonia ocupada) que se quemó a lo bonzo en la Plaza de Cracovia para denunciar la mentira de Katyn

Walenty Badylak: El antiguo combatiente de AK (Ejército Nacional en la Polonia ocupada) que se quemó a lo bonzo en la Plaza de Cracovia para denunciar la mentira de Katyn

El frío viernes 21 de marzo de 1980 un suceso tan inesperado como estremecedor interrumpió el trascurso de la vida de Cracovia, el ir y venir de los cracovianos, en el mismísimo centro neurálgico de la ciudad: la medieval, famosa y enorme Plaza del Mercado Principal (Rynek Glowny); entonces no era todavía un conocido punto de interés turístico y ese día estaba cubierta por un fino manto de nieve.

Ante la mirada de los transeúntes, un hombre mayor primero se encadenó a una toma de agua (boca de acceso), ubicada en la zona noroeste de la plaza. A continuación se roció con gasolina y se prendió fuego. Murió allí mismo, generando horror, incredulidad, e incluso indiferencia, en los que presenciaron los hechos.

A los pocos minutos de la tragedia un grupo de gente se aglomeró alrededor de sus restos mortales. Una imagen del lugar que recogió muchas otras durante las siguientes horas y días el fotógrafo Stanisław Markowski. Fotos recopiladas en su libro Ku Wolnosci (Hacia la libertad) publicado en 2010.

samospalenie
El cadáver de Walenty Badylak poco después de autominmolarse en la Plaza del Mercado de Cracovia. Foto: Stanisław Markowski

Por la noche numerosos cracovianos dejaron en el lugar velas y flores y algunos se quedaron rezando en el lugar de la inmolación. Por la mañana estas habían desaparecido. Nadie sabe quién las cogió, aunque es lógico sospechar de las autoridades locales y la milicia.

samospalenie_walenty_badylak7
Foto: Stanisław Markowski

La prensa local informó sobre el suceso con crónicas que hablaban de un jubilado enfermo mental, que había estado mucho tiempo en tratamiento.  Ese fue el rumor que se extendió por la ciudad durante las primeras horas tras el suceso y la versión oficial que anunció la milicia, que por cierto contaba con una comisaría muy cerca del lugar de la tragedia.

Al día siguiente, las autoridades locales colocaron unos enormes carteles para tapar el lugar, como se aprecia en esta fotografía de Markowski:

samospalenie_walentego_badylaka
Foto: Stanisław Markowski

Sin embargo, los que conocían a este hombre sabían ya la verdad. Walenty Badylak, a sus 76 años, tras haber luchado en el Ejército Nacional contra los ocupantes alemanes y soviéticos, no podía soportar que el gobierno comunista polaco, impuesto y controlado por los soviéticos, escondiera la verdad sobre las llamadas masacres de Katyn de 1940 y que nadie hiciera o estuviera en condiciones de hacer nada para acabar con esa situación. En abril de ese año el NVKD asesinó a unos 20.000 oficiales, policías, intelectuales y civiles polacos deportados a la Unión Soviética.

walenty-badylak
Walenty Badylak

En un primer momento, casi nadie relacionó el trágico evento en la plaza con motivos políticos y menos todavía con Katyn. En 1980 nadie en Polonia hablaba (públicamente) sobre Katyn–al igual que sobre la mayoría de episodios más escabrosos y espinosos de la guerra como el Holocausto– y las autoridades seguían escondiendo la verdad. El gobierno comunista intentaba acallar cualquier referencia al tema y en todo caso aferrarse siempre a la versión oficial soviética de los hechos, que había sido culpabilizar a las SS alemanas por los crímenes; estos salieron a la luz cuando el oficial Rudolf Christoph Freiherr von Gersdorff descubrió las primeras fosas comunes en el bosque de Katyn en abril de 1943.

En agosto de 1980 varios activistas cracovianos de oposición al régimen, tras averiguar la verdad sobre las razones para el suicidio de Badylak, empezaron a organizar actos para honrar su figura. Se trataba de  miembros de la Comunidad de trabajadores Cristianos, la Confederación para una Polonia Independiente y el Comité de Estudiantes del sindicato Solidaridad, entre otras organizaciones.

En 1982, en plena Ley Marcial, un grupo de estudiantes activistas de la oposición al régimen depositaron flores en forma de V de victoria, el símbolo de Solidaridad, que empezaba en el punto donde se produjo la muerte de Badylak. El día antes habían avisado al ya mencionado Markowski para que capturara la imagen. Este se subio a uno de los edificios contiguos y tomó la instantanea, en la que también incluyó a una pareja joven. Una fotografía poco conocida con un gran valor simbólico en la lucha histórica por la libertad de Polonia.

20161114_123129.jpg
Foto: Stanislaw Markowski en su libro Ku Wolności.

En el lugar de la inmolación del soldado retirado, se creó en 1990, ya en una Polonia libre, un pozo de vista o registro, junto al que se añadió una placa conmemorativa en el suelo en la que se leía

kliper25712_0e7c83201e4302e5c45de804854b7a11
Foto: Stanisław Markowski

y se lee hoy en día:

Pozo de registro en honor a Walenty Badylak

Walenty Badylak 1904-1980

En este lugar el día 21 de marzo de 1980 Walenty Badilak soldado de Armia Krajowa (Ejército Nacional) cometió un dramático acto de inmolación en protesta contra la desmoralización de los jóvenes, contra la destrucción de los oficios artesanales y contra la confabulación silenciosa entorno a la masacre sufrida por los oficiales polacos en Katyn a manos de comunistas bolcheviques genocidas.

Como no podía vivir en una mentira, murió por la verdad

La placa fue revelada por un nieto de Badylak, el sacerdote Wojciech Badylak. En 2004 se añadió de nuevo al lugar una toma de agua, en referencia a la que se había  encadenó el que es ya considerado por muchos un mártir o héroe en la lucha polaca por la libertad. Se añadió también a la toma de agua un texto parecido al de la placa para hacerlo más visible.  Un lugar de donde hoy se saca agua para los caballos de las calesas y para las paradas de flores de la plaza. Un punto por el pasan cada día miles de cracovianos y turistas, la mayoría desconocedores de lo que allí sucedió.

Studzienka_Badylaka.JPG
Foto: Wikimedia commons
20161114_123806.jpg
Foto: Ángel López Peiró

Hace unos años los directores Jaroslaw Manka y Maciej Grabys realizaron un film documental dedicado a la figura de con el título Swiety Ogien -Katyn (Fuego Sagrado-Katyn). Lo pueden ver a continuación. Es en polaco y desgraciadamente no está subtitulado.

Frente Nadmorski (costero): El plan militar de la URSS para que la Polonia comunista invadiera Alemania, Dinamarca, Bélgica y Holanda en caso de guerra con la OTAN

Frente Nadmorski (costero): El plan militar de la URSS para que la Polonia comunista invadiera Alemania, Dinamarca, Bélgica y Holanda en caso de guerra con la OTAN

El Ejército Popular de Polonia tenía que formar un frente costero y atacar a Alemania, Dinamarca, Bélgica y Holanda bajo mando militar soviético en caso de un conflicto armado directo con la OTAN durante la Guerra Fría, cumpliendo un plan acordado entre la Polonia comunista y la Unión Soviética–parte de una operación mucho más amplia y compleja. Increíble pero cierto. Un plan que no fue revelado a la opinión pública hasta el año 2006.

800px-Cold_war_europe_military_alliances_map_en.png
Alianzas militares en Europa durante la Guerra Fría. Foto: wikimedia commons

El Ejército de la Polonia comunista

Después de la Segunda Guerra Mundial las nuevas autoridades comunistas de Polonia, que inició entonces un costoso proceso de reconstrucción, se vieron obligadas a recortar el presupuesto militar y reducir el número de efectivos. En 1948 el ejército polaco contaba con 140.000 soldados.

La situación, sin embargo, cambió en 1949 con la rápida escalada de la Guerra Fría, que obligó a Polonia, bajo el mandato soviético, a mover ficha. El gobierno lanzó un plan para aumentar el gasto en el ejército, reorganizarlo, aumentar el número de soldados y dotarlo de armamento de última tecnología. A principios de 1950 se extendió el servicio militar obligatorio a dos años para las fuerzas de tierra y a tres años para la armada y la aviación. Con el estallido de la Guerra de Corea, los planes para fortalecer al ejército se aceleraron. En 1953 había ya 380.000 soldados y el número de oficiales casi se triplicó. En 1952 un 15% del PIB polaco estaba destinado al ejército.

El ejército polaco en todo momento careció de independencia militar y estuvo completamente subordinado al ejército soviético. Buena muestra de ello es el hecho que numerosos oficiales soviéticos ocupaban puestos de mando, empezando por Konstanty Rokossowski, que fue incluso ministro de defensa nacional. Algunos de estos oficiales soviéticos tenían origen polaco pero la mayoría no. Se erradicaron las tradiciones militares polacas anteriores a la guerra  para reemplazarlas por las soviéticas. Los sombreros militares polacos rogatywka fueron eliminados y el juramento hacía referencia a la alianza con el ejército soviético.

ejercito-prl
El Ejército popular de Polonia en Przemysl. Foto: phw.org.pl

En 1955 la República Popular de Polonia, junto con otros países del llamado Bloque del Este, forman el Pacto de Varsovia. Polonia contaba con el segundo mayor poder militar dentro de la alianza. Un año más tarde Konstanty Rokossowski y la mayoría de oficiales soviéticos se fueron de Polonia, pero este hecho no rebajó el nivel de dependencia polaca de la URRS.

Hasta la desaparición del Bloque del Este, el Ejército Popular de Polonia estuvo condenado a la coalición con el Ejército Soviético y a recibir suministros de equipo por parte de este, mientras constantemente se preparaba para una guerra con los países de la OTAN, que nunca llegó a suceder. Una alarma de guerra (nuclear) que el gobierno comunista usó como herramienta de propaganda y control ciudadano con el fin de evitar revueltas y tensión social.

La concepción del Frente Nadmorski

Apareció por primera vez la idea del Frente Nadmorski con unos ejercicios militares practicados por el ejército polaco junto con el ejército soviético en mayo de 1950. Dicho frente estaba formado por tres divisiones de tierra del ejército popular de Polonia (los ejércitos 1,2 y 4) además de algunas fuerzas del ejército del aire, actuaba bajo el mando del general Poplavsky.

plan-de-ataque
Plano del primer ataque nuclear previsto dentro de la operación del Frente Nadmorski

La misión del llamado Frente Costero–o también conocido como Frente Polaco en el marco más amplio de toda la operación militar soviética–durante esos ejercicios era, por un lado, la defensa del litoral báltico ante desembarcos marinos y, por otro lado, una vez fuerzas del ejército soviético hubieran repelido el ataque de los ejércitos de la OTAN, tomar el norte de Alemania y Dinamarca para permitir la salida de las fuerzas navales soviéticas hacia el Mar del Norte y el Océano Atlántico.

Un protocolo acordado por los gobiernos de la República Popular de Polonia (PRL) y la Unión Soviética entre 4 y el 7 de enero de 1955, antes de la oficialización del Pacto de Varsovia, oficializó la potencial activación del Frente Nadmorski.

Durante los ejercicios Burza (tormenta en polaco) de 1961 se introduje como objetivo por primera vez Holanda y Bélgica además de la zona norte de la República Federal Alemana y Dinamarca.

El primer objetivo del frente polaco era, con ayuda de la Flota Soviética en el Báltico y las armadas polaca y germanoriental, controlar en 8 días el territorio de Dinamarca para poder dominar el acceso al Mar del Norte a través de los estrechos que conectan este con el Mar Báltico. El ataque polaco tenía que recibir el apoyo de un fuerte ataque nuclear  y toda la operación tenía que durar unos 15 días.

La distribución de misiones para los ejércitos polacos era la siguiente:

  • Ejército 1: Ataque desde más allá del río Odra a los cuerpos alemán occidental y holandés del Grupo Norte de los Ejércitos de la OTAN y continuación hacia Dinamarca
  • Ejército 2: Ataque desde más allá del río Odra a los cuerpos alemán y holandés y continuación del ataque hasta la costa alemana del Mar del Norte.
  • Ejército 4: Ataque desde la posición del ejército 2 en el norte de la República Federal Alemana  a Holanda y Bélgica.
copia-del-documento-original-esquema-ataque-nuclear-operacion-nadmorski
Copia del documento original con el esquema del primer ataque nuclear previsto dentro de la operación del Frente Nadmorski. Foto: wkopi.pl/WIW

El hecho que se quisiera lanzar esta operación militar del Frente Nadmorski a través de la Costa Báltica tenía tres razones muy claras:

  • La ubicación geopolítica de Polonia y amplio acceso al mar de esta que hizo que se organizara ya durante la parte final de la guerra la defensa de la costa. En el lado occidental existía una zona de seguridad: la República Democrática Alemana y su ejército, lo que evitaría un ataque directo a Polonia desde el oeste.
  • Las limitadas posibilidades operativas de los ejércitos 1,2 y 4 polacos, que eran mucho más débiles que los del frente organizado por el ejército soviético e incluso el frente checoslovaco. En este sentido las fuerzas del Pacto de Varsovia eran conscientes que el frente báltico sería el peor defendido por los ejércitos de la OTAN y sería buena idea lanzar por allí el frente polaco.
  • El mando militar de la Unión Soviética temía que los soldados polacos no quisieran luchar contra soldados de Reino Unido, Estados Unidos y Francia. En el frente costero su principal enemigo sería el ejército de la República Federal Alemana, la Bundeswehr.

En 1965 se aprueba un segundo plan estratégico de ataque para el Frente Costero de las Fuerzas Armadas de los estados del Pacto de Varsovia. Era parecido al que se entrenó en 1961 pero concretaba que el frente polaco protegería a los ejércitos soviéticos 1 y 2, defendería la costa báltica de posibles desembarcos de las fuerzas de la OTAN y contaría con el apoyo de las divisiones mecanizadas del ejército germanoriental.

Desarrollo y no ejecución del plan en los años 1970 y 1980

En 1970 el entonces Ministro de Defensa Nacional polaco Wojciech Jaruzelski aprobó una versión definitiva del plan del Frente Nadmorski. Hay que tener en cuenta que después de la crisis checoslovaca de 1968–la intervención militar soviética con participación polaca y del resto de fuerzas del Pacto excepto Rumanía para frenar la Primavera de Praga–ya se había empezado a aplicar la Doctrina Brézhnev: si el sistema socialista estaba en peligro en uno de los países la URSS tenía que intervenir para salvar al sistema. Por eso, el régimen comunista polaco quería mostrar su compromiso con la Unión Soviética tanto en el mantenimiento de un comunismo a la soviética, como en a su alianza militar, para evitar cualquier represalia militar soviética sobre territorio polaco. Una amenaza de intervención mlitar, que, sin embargo,  tras el estallido de la Guerra en Afganistán era ya impensable.

ejercito-polaco-primavera-de-praga
Unidades del ejército popular de Polonia en Praga en 1968. Foto: histmag.org

A finales de los años 1960 y principios de los 1970 el Pacto de Varsovia contaba con una clara superioridad armamentística respecto a la OTAN en el centro de Europa. Sin embargo, los analistas de la OTAN  veían una amenaza de las fuerzas del pacto de Varsovia sobre Europa occidental. La organización atlantista, al conocer los planes soviéticos gracias a sus actividades de inteligencia, aumentó el armamento en Europa occidental pero de forma limitada, suficiente como para evitar ninguna acción militar del Pacto de Varsovia.

20161102_190148
Fuerzas de tierra de los países europeos clasificados por alianzas militares a mediados de los años 1970. Número de divisiones acorazadas, mecanizadas y aerotransportadas de cada estado. Foto: Pomocnik Historiczny “Zimna Wojna” Polityka

En 1984 se crea la Jefatura de los Ejércitos Occidentales del Pacto de Varsovia con sede en la base soviética de Legnica en la Baja Silesia. De esa jefatura dependían el Frente Polaco Nadmorski, el primer y el segundo frente occidentales de la Unión Soviética y el Frente Checoslovaco. Dentro de Polonia los soviéticos tenían armas nucleares  y 100.000 soldados en sus bases.

20161102_190043
Copia del mapa original  con el plan de la operación ofensiva del Frente Nadmorski de 1970, es decir el ataque de la República Popular de Polonia a Alemania, Dinamarca, Bélgica y Holanda con el uso táctico de armamento nuclear. Foto: Pomocnik Historiczny “Zimna Wojna” Polityka.

Fue el coronel polaco Ryszard Kuklinski quien, actuando como espía, reveló a la OTAN los detalles, alcance y agresividad de los planes del Tratado de Varsovia. Él sabía que en Polonia quedaría un agujero negro nuclear después del contrataque de la OTAN. En otras palabras, es posible que el general (a título póstumo) polaco evitara la Tercera Guerra Mundial.

Entre finales de los años 1980 y principios de los 1990 la situación de los países del Bloque del Este cambió radicalmente. Con la caída del comunismo estos estados recuperaron su verdadera independencia respecto a la Unión Soviética, cuya desintegración acabó también con el Pacto de Varsovia. Los últimos militares soviéticos en Polonia abandonaron el país en 1993.

Unos eventos que condujeron al fin de la Primera Guerra Fría (en 2016 nos encontramos inmersos en los inicios de La Segunda Guerra Fría, que se inició con el Maidan en Kiev y la invasión rusa de Crimea en 2014)  y a que el plan del Frente Costero polaco perdiera su razón de ser, nunca fuera activado y fuera olvidado para siempre. Esperemos.

Fuentes

Atomowa Groza. Schrony w Nowej Hucie. Editado por el Museo de PRL en Nowa Huta, Cracovia
Pomocnik Historyczny POLITYKA  “Zimna Wojna”
Wikipedia

La minoría alemana en la Polonia actual

La minoría alemana en la Polonia actual

Miembros de la minoría alemana en Polonia junto al un cartel bilingüe polaco-alemán en la localidad polaca de Raszków. Foto: gorzow.com

Los alemanes en Polonia forman el segundo mayor colectivo de extranjeros en el país, después de los ucranianos, con un  escaso 0.8% de la población. Una cifra que no debe sorprender si tenemos en cuenta que estamos ante uno de los estados con la población más homogénea en toda Europa. De hecho, los ciudadanos originarios del país vecino eran el principal grupo de población extranjera en Polonia hasta el inicio de la inestabilidad en Ucrania en 2014. En 2011 residían en Polonia casi 150.000 ciudadanos de nacionalidad alemana y unos 50.000 ucranianos. La actual cifra de ucranianos residentes en Polonia en 2016 se estima ya en más de un millón.

logo-minoria-alemana
Logo de la minoría alemana en Polonia Foto: Wikimedia commons

Ubicación de la minoría alemana en la actualidad

La mayor parte de los alemanes residentes en Polonia son nacidos en el país y descendientes de (o los mismos) ciudadanos alemanes que no abandonaron los territorios en Silesia, Pomerania, Varmia y Mazuria que pasaron de Alemania a Polonia tras la Segunda Guerra Mundial. Unas zonas conocidas en Polonia como Territorios Recuperados porque eran territorios polacos durante los primeros siglos de existencia del Reino polaco.

La mayoría de estos alemanes residen en la región histórica de Silesia: los voivodatos (divisiones administrativas, provincias) de Opole y Alta Silesia. En el primero residen el 53.2% y en el segundo un 23.8% de los alemanes en Polonia. Algunos se consideran polacos de origen alemán y otros se identifican como alemanes polacos.

mapa-elecciones-polonia-octubre-2015
En este mapa de las elecciones parlamentarias en Polonia de octubre de 2015 se ve en rojo oscuro los municipios (gminas) donde ganó el partido de la minoría alemana, concentradas en la región de Opole. Fuente: wyborynamapie.pl

Otra parte, menos significativa, de la población germana en Polonia la constituyen los inmigrantes o expatriados alemanes de primera o segunda generación que llegaron al vecino oriental por motivos laborales o personales. Están repartidos por todo el territorio polaco, pero con una mayor presencia en las ciudades más grandes–sobre todo, además de la capital, las del norte y oeste del país.

Strzelce Opolskie, Dobrodzień, Prudnik, Głogówek y Gogolin, todas ellas en el voivodato de Opole, son las localidades con un mayor porcentaje de población alemana en Polonia y albergan más alemanes que la misma capital del voivodato.

Trasfondo histórico

Las disputas territoriales y los cambios de fronteras son una constante en la historia de Europa centroccidental y Europa centroriental. El caso polaco-alemán es el ejemplo por antonomasia.

territorios-recuperados-wikiband
En rosado los territorios ganados, y en gris los perdidos, por Polonia tras la Segunda Guerra Mundial Fuente: wikipedia/Wikimedia commons

La colonización alemana de las tierras que originalmente eran polacas, pero después quedaron bajo control alemán durante siglos hasta la Segunda Guerra Mundial, se inició con las devastadoras invasiones tártaras del reino polaco en los siglos XII y XIII. Muchas de estas tierras quedaban despobladas y los reyes polacos invitaban a asentarse a los colones alemanes, dándoles privilegios como exenciones de ciertas cargas feudales de tipo impositivo.

El reino de Polonia pidió inicialmente ayuda a la  germanica Orden de  los Caballeros Teutónicos para luchar contra los paganos prusianos, a los que derrotaron y cristianizaron. Pero luego esta situación derivó en un conflicto entre Polonia y dicha orden germánica por el control de las tierras que hoy en día se encuentran al norte de Polonia, Kaliningrado y oeste de Lituania que determinó que zonas quedarían más adelante bajo control polaco y cuáles bajo control de los reinos germánicos.

Más adelante, los alemanes pasaron a  formar parte del núcleo de la burguesía en grandes ciudades polacas, como fue el caso de Cracovia, y empezó la germanificación de Polonia. Los artistas alemanes como Wit Stwosz introdujeron el estilo gótico a Polonia.

Se crearon nuevos pueblos y ciudades de población germánica, como todas cuyo nombre actual termina en “sztyn” (por ejemplo Olsztyn), traducción al polaco de “stein” (piedra).

Cuando Prusia le arrebató Silesia a Austria en esta región la germanificación se intensificó, pese a la oposición de la Iglesia Católica, que defendía la identidad silesiano-polaca.

Sin embargo, hubo varios alemanes, que enviados por las autoridades de los ocupantes austríacos o prusianos, se polonizaron totalmente y se convirtieron en auténticos patriotas polacos. Un buen ejemplo aunque con efecto posterior es el caso de Rudolf Weigl, un científico polaco de Leópolis (Lwów) que desarrolló la primera vacuna efectiva contra el trifus. Era de origen austríaco y durante la Segunda Guerra Mundial los alemanes propusieron darle el estatus de Volksdeutsche, pero rechazó la oferta. Trabajó con la resistencia polaca y mandó de forma secreta vacunas al Gueto de Varsovia.

Antes de la Segunda Guerra Mundial  existían ya algunas minorías de población  polaca en los territorios alemanes de Baja Silesia, Pomerania (población kazubo-polaca), Varmia y Mazuria. La presencia polaca era mucho más notable en el caso de esta última región.

Tras la Segunda Guerra Mundial en los nuevos territorios polacos ganados al oeste y al norte, hubo un gran choque entres los polacos llegados de los territorios perdidos por Polonia en favor de la Unión Soviética al este (Kresy orientales) y los alemanes autóctonos que evitaron ser expulsados y decidieron quedarse. Para los unos los autóctonos eran alemanes hitlerianos, y para los otros los recién llegados eran rusos. Una brecha que no se ha cerrado totalmente en la actualidad.

Durante la Guerra las autoridades alemanas nazis habían catalogado a la población de los territorios polacos integrados en el Tercer Reicht según su nivel de germanidad en la llamada Deutsche Volksliste. Algo que no era fácil ya que había mucha ambigüedad en cuanto a la definición de ser alemán en la Polonia ocupada. En la lista había cuatro categorías:

  1. Los que habían demostrado su identidad alemana antés de 1939 por su activismo en pro de la causa nazi.
  2. Los que eran étnica y lingüísticamente alemanes, pero no se habián implicado en política antes de la guerra
  3. Los que habían sido catalogados por los nazis como parcialmente polonizados, categoría en que se incuía a los que hablaban los dialectos silesiano y kazubo)
  4. Los alemanes polonizados, incluyendo a cualquier individuo cuyo apellido sonara alemán pero que no hablara el idioma o hubiera participado en organizaciones polacas antes de la contienda.

Tras el conflicto, la mayoría de la población Volksdeutsche, polacos de etnicidad alemana, de la Polonia de preguerra escapó o fue expulsada.

Sin embargo, a algunos se les permitió permanecer en Polonia y se les devolvió la ciudadanía polaca que ostentaban antes de la guerra. Los que habían firmado las categorías 1 y 2 en la Volskiste, es decir, que se consideraban alemanes puros fueron expulsados, mientras que los que hablaban polaco (o silesiano o kazubio), procedían de familias mezcladas germano-polacas, habían estado en campos de trabajos forzados o no constituían una amenaza se les dió asilo. Una minoria en realidad. A estos, una vez otorgada su ciudadanía, se les pedía que polonizaran sus nombres o volvieran a usar sus nombres polacos originales, en caso que se  hubieran visto forzados a germanizarlos durante la contienda.

A algunos alemanes se les permitió seguir en Polonia por motivos profesionales; si tenían habilidades laborales concretas que ningún polaco poseía. A estos alemanes se les trataba como a ciudadanos de segunda categoría, sobre todo en cuanto a salarios y condiciones laborales.

Numerosas mujeres alemanas en la Polonia, cuyos esposos se encontraban en Alemania tras la guerra y no podían regresar, fueron obligadas a divorciarse y a quedarse al este del río Odra hasta 1952, o 1956 en algunos casos. Una situación que también afectaba al resto de sus familias y que se produjo principalmente en Breslavia, Legnica y Wałbrzych en la Baja Silesia además de Koszalin en Pomerania. No se sabe cuantas de estas mujeres no llegaron a desplazarse a Alemania.

Es importante aclarar que los alemanes no fueron expulsados de sus tierras por un acto de venganza polaca tras las atrocidades cometidas por los germanos contra el pueblo polaco, sino como una reparación de guerra impuesta por los vencedores aliados. 

territorios-recuperados-y-voivodatos
Los territorios que pasaron de Alemania a Polonia tras la Segunda Guerra Mundial en verde semioscuro, superpuestos a la actual división administrativa de Polonia en voivodatos. Fuente: wikiwand.com

En las poblaciones donde se concentró la minoría alemana hubo muchos conflictos a la hora de poner nombres en alemán, para las mismas poblaciones, calles, etc. La causa: los líderes de la minoría querían volver a los nombres de justo antes de la guerra, y algunos eran nombres inventados por las autoridades hitlerianas para sustituir a los nombres originales de origen eslavo y avanzar en el proceso de germanización. En toda Alemania hubo un intento de deslavizar nombres de ciudades. Un ejemplo es la ciudad de Bautzen (en polaco Budziszyn) en la Lusacia sajona, que en el siglo XIX todavía se llamaba oficialmente Budissyn.

Polonia pasó de ser una nación multiétnica y multireligiosa a una nueva Polonia: un país homogéneo habitado por católicos polacoparlantes junto a unas minorías residuales en cuanto a cifras demográficas. No sorprende que durante la época comunista el trato institucional a las minorías étnicas, lingüísticas o religiosas– los grupos de población alemana que permanecieron al este del río Odra entre ellas–consistió básicamente en ignorarlas, con la infame excepción de la campaña contra los judíos polacos orquestrada por las autoridades comunistas en 1968.

Muchos miembros de la minoría germana en Polonia regresaron a Alemania en los años 1970s y 1980s por las dificultades económicas dentro del insostenible sistema económico polaco y las mejores condiciones de vida en la República Federal Alemana.

Actividades, derechos y privilegios de la minoría alemana en Polonia

Gracias a la Ley Electoral de Polonia la minoría alemana de Polonia tiene virtualmente garantizada la representación en el Parlamento (Sejm) a través de un diputado como mínimo, independientemente del resultado electoral, ya que le exime el umbral requerido a otros partidos de un 5% para poder obtener un escaño. La minoría alemana tendría problemas parar alcanzar a través de los resultados electorales hoy en día tal representación, aunque llegó a ostentar 7 escaños en 1991 y  3 escaños entre 1993 y 1997. Desde 2007 no ha pasado de un solo escaño.

festival-cultural-de-la-minoria-alemana

evento-de-la-minoria-alemana-en-wroclaw-oct-2012
El Festival de la Cultura de la Minoría Alemana en Polonia tiene lugar cada año en Breslavia desde 2011. Foto superior: quinta edición halastulecia.pl. Foto inferior: segunda edicion, 2012, Ángel López Peiro-el autor tuvo la oportunidad de presenciar el evento en directo

Unos 300 centros educativos públicos en Polonia usan el alemán como lengua de instrucción secundaria (solo algunas horas lectivas) para unos 40.000 alumnos. La lengua germana está reconocida como lengua oficial auxiliar en algunos municipios dentro de los voivodatos de Opole y Alta Silesia. Además el alemán es habitual, junto al polaco, en los carteles de las localidades con notable presencia de la minoría alemana.

german_language_in_gminas
En amarillo los municipios polacos (gminas) donde el alemán tiene estatus de segundo idioma oficial y en beige los municipios donde está permitido otorgar a la lengua alemana tal condición.  Fuente: wikipedia/Wikimedia commons

Los alemanes en Polonia son mayoritariamente católicos aunque algunos también son fieles del Evangelismo luterano.

komorowski-minoria-alemana
El expresidente polaco Bronislaw Komorowski durante una visita a una de las comunidades de la minoría alemana en la región de Opole. Foto: newsweek.pl

Existen en Polonia varios medios de comunicación en lengua alemana. Destacan el semanario Schlesisches Wochenblatt, el periódico Polen-Rundschau, las emisora de radio Schlesien Aktuell y Radio Polonia (una hora al día en alemán) además del portal polenammorgen.

La minoría alemana en Polonia cuenta con sus propias asociaciones, grupos culturales y organiza a menudo multitudinarios eventos que reúnen a miles de asistentes. Sobresale la actividad de la Asociación Socio-Cultural de los Alemanes en la Silesia de Opole (Towarzystwo Społeczno-Kulturalne Niemców na Śląsku Opolskim) impulsora del mencionado partido político de la minoría alemana. Sin olvidarse de la tambén muy activa Asociación Alemana Socio-Cultural de Breslavia (Niemieckie Towarzystwo Kulturalno-Społeczne we Wrocławiu).

Vídeo de la edición 2015 del ya mencionado Festival de la Minoría Alemana en Polonia

Es evidente que hay un claro desequilibrio entre el trato del estado polaco a la minoría alemana con el trato del estado alemán a la minoria polaca. Alemania no reconoce institucionalmente la existencia de una minoría polaca por una ley hitleriana que sigue hoy en día vigente. Más de 2.500.000 polacos residen en Alemania, aunque algunos de segunda o tercera generación ya no se identifican como ciudadanos de nacionalidad polaca.

Las relaciones polaco-germanas son hoy en día complejas y afrontan nuevos retos pero, a diferencia de las relaciones polaco-rusas, son sólidas y positivas a muchos niveles. Asimismo, en líneas generales la minoría alemana está muy integrada dentro de la sociedad polaca y no se conoce que haya grandes conflictos que afecten a sus comunidades.

No obstante, sí que persisten ciertas rencillas causadas por los constantes conflictos entre germanos y polacos a lo largo de la historia–sobre todo la Segunda Guerra Mundial y sus consecuencias–todavía frescas en la memoria de los más ancianos.

Muy acertadamente el historiador británico Norman Davies argumenta que muchos alemanes y polacos todavía están asimilando los cambios de 1945, pero que se está trabajando muy bien desde ambas partes para terminar con los estereotipos hostiles entre ambas naciones. Un proceso de reconciliación que, sin lugar a dudas, beneficia a la situación de los alemanes polacos y /o polacos alemanes.

Mniejszość niemiecka w Polsce
Datos demográficos de 2011 sobre la población alemana en Polonia. Fuente: Onet.pl/ GUS/ Polska Grupa Infograficzna

Fuentes

Poland in the Modern World: Beyond Martyrdom, de Brian Porter-Szucs. Wiley Blackwell 2014
God’s Playground: A history of Poland. Revised Edition de Norman Davies. Oxford University Press 2005
Onet.pl
Wikipedia
http://halastulecia.pl/wydarzenie/v-festiwal-kultury-mniejszosci-niemieckiej/
http://www.newsweek.pl/polska/mniejszosc-niemiecka-wybory-samorzadowe-newsweek-pl,artykuly,348931,1.html

Los gurales: los montañeses del sur de Polonia

Los gurales: los montañeses del sur de Polonia

Hombres y mujeres ataviados con las vestimentas típicas en Koscielisko, cerca de Zakopane.
Foto: Ángel López Peiró

Los gurales (en polaco: górale, que significa literalmente “montañeses”) son una serie de grupos de población autóctona que habitan en valles a lo largo del sur de Polonia, el norte de Eslovaquia  y en la región de la Silesia de Cieszyn, dividida entre Polonia y la República Checa. También hay una diáspora gural significativa en la zona de Bukovina–en Ucrania occidental y en el norte de Rumanía–así como entre los emigrantes polacos en Chicago.

dsc_0645
Zakopane en el siglo XIX. Foto: Ángel López Peiró / Museo de los Tatras en Zakopane

Los gurales polacos siempre han estado rodeados de un aura misterioso o incluso místico. Seguramente esto se debe al hecho que  tienen generalmente  unos rasgos faciales característicos, diferentes al de la mayoría de polacos y eslavos (piel más oscura, nariz más larga, cráneo más oblongo) y además viven muy al sur, arriba en las montañas,dentro de sus estructuras familiares y sociales muy cerradas. Muy fácilmente pueden distinguir si alguien no es de su comarca.

DSC_0633.JPG

dsc_0640

Los Montes Tatras desde Góbalówka en Zakopane. Fotos: Ángel López Peiró

En Polonia los gurales viven principalmente en la región de Podhale al pie de los Montes Tatra y los Pieniny en el voivodato de Malopolska (pequeña Polonia), y en algunas partes de los Beskydy occidentales (en Malopolska y la Alta Silesia). La mayoría de los polacos asocian a los gurales polacos con los de los Montes Tatras, y, más concretamente, con los que habitan en Zakopane, la capital de los deportes de invierno de Polonia y uno de los principales destinos turísticos del país. Estos son los gurales de la región de Podhale, los más conocidos, pero no son los únicos. Otros gurales polacos viven por ejemplo cerca de las poblaciones de Zywiec, Orawa o Spisz–grupos diferentes que también se han influenciado mutuamente en cuanto a costumbres y tradiciones a lo largo de la historia de Polonia.

goral-de-pieniny
Gural de las montañas Pieniny que trabaja como flisak (balsero) por la Garganta del río Dunajec y cuenta historias a los turistas en la embarcación Foto: Ángel López Peiró
Gorales de los Pieniny que trabajan de balseros preparando la embarcación. Foto: Ángel López Peiró
Gurales de los Pieniny que trabajan de balseros preparando la embarcación. Foto: Ángel López Peiró
Garganta del Dunajec en los Pieniny. Foto: Ángel López Peiró
Garganta del Dunajec en los Pieniny. Foto: Ángel López Peiró

Los gurales forman parte de un continuo de grupos montañeses eslavos que habitan en los Cárpatos eslavos, como los Hutsuls, Lemkos (un subgrupo dentro de los rusinos que habitan en el extremo sureste de Polonia y en los territorios ucranianos vecinos) y Boykos.
Hablan su propio dialecto(s) (gwara goralska), pronuncian muchas pabalabras diferentes (muchas as cambian a os) y utilizan un vocabulario que es desconocido por los no montañeses, como la palabra cepr para referirse a alguien que procede de otra región, especialmente un turista. Como sucede a menudo, lo que es desconocido o difícil de entender tiende a ser romantizado y mitificado, que es claramente lo que ha pasado en con la imagen del montañés polaco.

Los diversos dialectos hablados por los gurales descienden de proto-eslavo de la Lechítica oriental, una antigua zona de Polonia, superpuesta por Eslovaquia. En otras palabras, el lenguaje es de origen polaco, pero ha sido claramente influenciado por Eslovaquia en los últimos siglos.

Para la mayoría de gurales hoy en día el factor decisivo en su auto-identificación con la nacionalidad no es étnico, sino territorial. Por ejemplo, los que viven en zonas bajo una larga tradición de pertenencia al Estado polaco se identifican como polacos, mientras que los que viven en Eslovaquia se han identificado a sí mismos como los eslovacos, con notables excepciones a esta regla en ambos lados de la frontera. Si bien como se ha mencionado el origen del dialecto gural es el polaco, el idioma de los gurales en Eslovaquia y en la República Checa está cambiando poco a poco y cada vez más similar a la lengua estándard de sus respectivos países.

 

division-etnica-de-los-gurales-polacos
División étnica y geográfica de los gurales polacos. Fuente: 

zwiazek-podhalan.com

La música gural

La típica canción folclórica de los gorales es conocido en polaca como pieśń góralska y su música principalmente está formada por la parte vocal, silbidos y  sobre todo, los violines.

Escuche estas dos listas de reproducción con 141 canciones o versiones de canciones folclóricas gurales polacas.

La música tradicional gural ha influenciado también a grupos de música de masas: pop, rock y electrónica entre otros estilos. Entre estos grupos que han sabido aprovechar la gran tirada de todo lo gural destacan Zakopower, Gooral (sobrino del cantante de Zakopower) Brathanki (que se inspiran en música folclórica polaca en general, no solo gurala) y Golec uOrkiestra (formación de la región de los Beskidy de Zywiec)

En el marco de varios festivales de música étnica que tienen lugar en el sur de Polonia se puede disfrutar a veces de inimaginables y asombrosas fusiones de música gural con otras musicas del mundo: por ejemplo Zakopower fusionado con música africana o el grupo folclórico gural Trebunie Tutki de la mano del reggae jamaicano de Twinkle Brothers.

Las vestimentas de los gurales polacos

La elección de vestimentas por parte de los montañeses polacos estuvo marcada por lo que estaba a mano y por su tendencia a trabajar al aire libre bajo duras condiciones meteorológicas. Lino, piel de oveja y piel eran los principales materiales utilizados para fabricar sus ropas, que al mismo tiempo tenían que ser cómodas, ya que se tenían que llevar durante muchas horas. Las tierras montañosas que habitan no eran muy fértiles pero en algunas zonas se podía cultivar cereal y además de criaban cerdos y vacas. La mayoría de los gurales eran pastores que tenían que recorrer grandes distancias lejos de sus casas, por lo que sus pantalones tenían un ajuste estrecho y eran cómodos para andar.

DSC_0647.JPG
Foto: Ángel López Peiró / Museo de los Tatras en Zakopane
Grupo de músicos folclóricos gurales en Koscieliszko cerca de Zakopane. Foto: Ángel López Peiró
Grupo de músicos folclóricos gurales en Koscielisko cerca de Zakopane. Foto: Ángel López Peiró

Los gurales de los montes Beskidy, a su vez, también trabajaban en los bosques y canteras cercanos, por lo que llevaban puesto un kożuszek–un chaleco de piel de oveja sin mangas que les protegía del frío en invierno y del calor en verano  durante todo el año. Un kożuch  era una chaqueta de piel de oveja que se llevaba en invierno. Los hombres también vestían sombreros de fieltro impermeables para protegerles del sol y la lluvia. Sus pantalones estaban hechos de un paño blanco y tenía muy pocos o ningún elemento decorativo. Otro abrigo típico  sobre sus hombros hasta la rodilla era la gunia, que estaba hecha de trapo y se ponía del revés cuando llovía. La gunia se cosía de tal forma que permitía al hombre moverse libremente y poderse tapar si se ponía a dormir. Las gunias eran muy prácticas, ideales para diferentes condiciones meteorológicas, y se podían usar como ropa de calle durante muchos años. Se decoraban con hilos de colores, llamados lemki, cuyos colores indicaban de que pueblo procedía el gural que vestía esa gunia en particular.

Un abrigo típico de las mujeres montañesas originarias de los Montes Beskidy era la łoktusza, que estaba hecha de una gran sábana de lienzo que prácticamente cubría todo el cuerpo de la mujer. Las mujeres solteras tenían que dejar sus cabezas sin tapar durante todo el año, sin gorros ni bufandas, incluso en esas duras y cambiantes condiciones meteorológicas de las montañas. Siempre llevaban una trenza, que decoraban con dos cintas, rojas o rosas. Una de ellas era entretejida en la trenza y la otra era atada a un extremo. Sólo las mujeres casadas y/o embarazadas llevaban bufandas y guantes. Por otra parte están los kierpce, los zapatos tradicionales de punta estrecha, que los llevan tanto hombres como mujeres, hechos de una pieza de piel decorada de color canela.

Las mujeres gurales de los Beskidy, y especialmente las del municipio de Koniaków, han sido famosas por sus encajes de ganchillo llamados koniakowskie koronki. Estos trabajados patrones de ganchillo  toman la forma de estrellas, rosetas o abanicos. Este encaje, principalmente blanco o de color crema y con forma redonda u oval, a menudo se usa para hacer tapetes  o manteles, como los que se encuentran en los altares en las iglesias. Este encaje fue presentado a la realeza europea y a varios Papas. Incluso se dice que el Presidente de los EEUU J.F. Kennedy tenía un mantel de este estilo en la mesa del comedor en la Casa Blanca.

Foto: kamratowo.pl/pl/muzeum-koronki-koniakow
Foto: kamratowo.pl/pl/muzeum-koronki-koniakow

La generación más joven de mujeres que hacen este ganchillo en Koniaków hace unos años tuvieron la brillante y a la vez controvertida idea de hacer ropa interior con este patrón. La idea tuvo una tirada increible en toda Polonia ya que muchas polacas compraron o hicieron esta ropa interior y más adelantes algunos diseñadores crearon vestidos con este patrón de ganchillo.

koronki-koniakowskie-koni-art

En la localidad de Koniaków se puede visitar el Muzeum Koronki, el museo dedicada a  esta forma de arte folcórico textil.

bragas-koronki
Ropa interior a base de koronki en el Museo de las Koronki de Koniaków

El estilo arquitectónico de Zakopane

DSC_0668.JPG
Willa Koliba: la primera casa construida al estilo de Zakopane. Foto: Ángel López Peiró

La rica tradición folclórica de Zakopane también ha ganado reconocimiento dentro y fuera de Polonia por los diseños arquitectónicos englobados en el llamado styl zakopiański  (estilo de Zakopane). Los origenes de dicho estilo se remontan a la segunda mitad del siglo XIX, cuando Zakopane (entonces dentro del imperio austrohúngaro) ya era un famoso lugar de reposo y sanación y muchos turistas que frecuentaban la zona empezaron a construir aquí sus residencias de vacaciones. Estas construcciones se hacián en base al estilo arquitectónico que estaba de moda en esa época.

DSC_0013.JPG
Típica casa de huéspedes de construcción  reciente al estilo de Zakopane. Foto: Ángel López Peiró

Entonces apareció la figura de Stanisław Witkiewicz– padre del famoso escritor pintor Witkacy–renombrado pintor y arquitecto que quedó hipnotizado por la arquitectura folclórica de la zona. Un amigo suyo, Zygmunt Natowski, ávido coleccionista de arte folclórico de la región de Podhale, le pidió que le hiciera el diseño para su casa de verano.

Construcción moderna inspirada en el estilo de Zakopane Foto: Ángel López Peiró
Construcción moderna de un restaurante y hotel en Koscielisko inspirada en el estilo de Zakopane Foto: Ángel López Peiró

Witkiewicz, en lugar de usar el estilo alpino dominante, incorporó elementos folclóricos de la arquitectura en las cabañas de los gurales de alrededor. Esta casa de vacaciones, llamada Willa Koliba, fue el primero de muchos edificios que se diseñaron con este estilo arquitectónico en 1893. Estas casas eran parecidas en forma a las cabañas tradicionales de los gurales, pero con un interior más grande y más pisos.

Estas construcciones, a base de vigas de madera que se apoyan sobre una base de losas de piedra tallada, también cuentan con un tejado en pendiente bastante empinado. Un elemento prático y decorativo que evitaba que la nieve se apilara y pudiera llegar a derrumbar el techo de la casa.

dsc_0667

DSC_0656.JPG

dsc_0663
Interior de Willa Koliba en Zakopane. Fotos: Ángel López Peiró

Este tejado era decorado con elementos verticales de madera con forma de flores o cruces, y los marcos de puertas y ventanas eran adornados con soles de madera hechos de listones delgados clavados en su lugar alrededor de un radio. Este nuevo estilo también fue aplicado a los muebles, los instrumentos musicales e incluso la porcelana. Hoy en día un muy buen ejemplo del estilo de Zakopane es la Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús en Zakopane.

iglesia-del-sagrado-corazon-de-jesus-en-zakopane
Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús construida auténticamente al estilo de Zakopane. Foto: archiwum.zakopane.eu

El queso ahumado de los gurales: oscypek

diferentes-tipos-de-oscypek
Diferentes tipos de oscypek

Bacówka

dsc_0077
Recreación de una bacówka en el Museo Etnográfico de Cracovia. Foto: Ángel López Peiró

La bacówka es un edificio de madera en el que los pastores no solo pasan su tiempo durante el pastoreo de las ovejas, sino que también elaboran un queso tradicional, producido generalmente con leche de oveja, llamado oscypek.

El oscypek se hace con leche salada de oveja salada, y en algunos casos se añade una cierta cantidad de leche de vaca según las regulaciones de la denominación de origen protegida. No obstate también es frecuente encontrar oscypek a base de leche de cabra. La leche no pasteurizada se convierte primero en requesón, que luego es repetidamente enjuagado con agua hirviendo y exprimido.

Luego se aprieta esta masa en una superficie de madera con formas fusiformes. A continuación se pone las formas de queso en un barril lleno de salmuera, donde se dejan durante una o dos noches, para después colocarlas cerca del tejado en una pequeña cabaña especial de madera, donde se curan en humo caliente durante 14 días.

Hoy en día el oscypek se puede encontrar en cualquier lugar de Polonia, sobre todo en zonas turísticas, aunque en ningún lugar sabe tan bien ni es tan fresco como en su lugar de origen, los valles del sur de país. Se puede comer frío pero generalmente es mucho más sabroso a la parrilla, solo, o con mermelada de arándano rojo (zurawina). Los puestos de venta de oscypek a la parrilla son habituales en toda Polonia.

Una boda gural

Las bodas gurales tradicionales suelen durar varios días y son muy ricas tanto en tradición como en consumo de vodka. Uno de sus elementos más característicos son los juegos basados en la tradición goral para divertir a los asistentes. Mito o verdad, hay quien dice en Polonia que una boda solo es auténticamente goral si hay peleas en ella y que muchos gurales se divierten de forma un tanto bruta.

Para hacerse una idea sobre cómo es una boda gural mire el vídeo de la representación teatral de una boda tradicional gural en Bukowina Tatrzańska, Podhale, al pie de los Montes Tatras

Gurales polacos en la región checa limítrofe de Zaolzie (parte checa de la Silesia de Cieszyn)

Los gurales de la República Checa se identifican en cuanto a nacionalidad como polacos y forman parte de la minoría polaca en Zaolzie (una región históricamente polaca que los chechos se apropiaron tras la Primera Guerra Mundial y que Polonia invadió aprovechándose de los Acuerdos de Munich en 1938) como queda demuestrado con su participación en los eventos de la comunidad. El festival anual Gorolski Święto (Fiesta de los Gurales) celebrada en Jablunkov (Jabłonków ) es un escaparate de las tradiciones locales gurales polacas, y está organizado por la PZKO (Unión Polaca Cultural y Educativa en la República Checa). Este festival gural conserva las tradiciones del grupo de nacionalidad polaca en Zaolzie. Es el festival cultural y folclórico más destacado en la zona de Zaolzie  y reúne a miles de espectadores cada día durante el evento.

Gurales polacos en Jablunkov durante el Festival.jpg
Gurales polacos en Jablunkow durante el festival Foto: wikimedia

Sin embargo, en ninguna de las ciudades y pueblos de la zona de Zaolzie de los polacos forman una mayoría demográfica y algunos gurales locales se sienten checos. En este sentido se puede mencionar el pueblo de Hrčava (el segundo pueblo más oriental de la República Checa), con gran mayoría de los ciudadanos que se declaran de nacionalidad checa. En este pueblo los polacos forman sólo una minoría del 2%.

DSC_0644.JPG
Museo de los tatras en Zakopane. Foto:Ángel López Peiró

No hay Polonia sin gurales, no hay gurales sin Polonia

Con el tiempo con los cambios en la sociedad y el modelo productivo, muchos hombres gurales han tenido, en contra de sus preferencias,  dejar las montañas para buscar trabajo  y normalmente mandan dinero a sus familias una vez se han establecido en otras partes de Polonia o en el extranjero. Muchos no han vuelto nunca a las montañas polacas de su juventud y sueñan con volver algún día a los preciosos parajes que les vieron crecer.

Los gurales polacos son hoy una atracción turística por sí mismos, un producto de marketing y un mito, pero también–y en parte gracias a eso–los guardianes de un estilo de vida y unas tradiciones únicos con un valor etnográfico incalculable; en definitiva, una parte esencial de la cultura y del alma de Polonia.

Fuentes:

The Essential Guide to Being Polish. 50 facts & facets of nationhood, de Anna Spysz y Marta Turek. New Europe Books 2013

Museo de los Tatras en Zakopane

Wikipedia

Investigaciones y experiencias propias

La guía sobre los ‘1050 años de historia de Polonia’, por el Instituto de Memoria Nacional y el Ministerio de Exteriores

La guía sobre los ‘1050 años de historia de Polonia’, por el Instituto de Memoria Nacional y el Ministerio de Exteriores

El Ministerio de Exteriores de Polonia publicó, con la ayuda del IPN (Instituto de Memoria Nacional), una guía con un resumen de toda la historia de Polonia para celebrar el 1050 aniversario del llamado Baptismo o Cristianización de Polonia y con motivo de las Jornadas Mundiales de la Juventud.

La guía, con unas  120 páginas y con versión en español, repasa los principales acontecimientos a lo largo de la historia del país centroeuropeo, desde la fundación del reino polaco hasta la catástrofe del avión presidencial de Lech Kaczynski en Smolensk, Rusia, en 2010.

Un trabajo de divulgación histórica que hay que valorar en líneas generales muy positivamente, ya que permite aproximarse a la historia del país de una forma fácil de entender pero muy detallada, y bien contextualizada. Además, este trabajo cubre la necesidad de divulgar en aspectos muy desconocidos en otros países por los no historiadores, como pueden ser los siguients: el imperio polaco-lituano que dominó esta parte de Europa durante siglos, el frenazo al bolchevismo gracias a la victoria polaca en la Batalla de Varsovia, la Polonia como tierra de acogida para la mayoría de judíos europeos durante siglos, las atrocidades cometidas  contra ciudadanos polacos por la Unión Soviética y también por los comunistas polacos durante y después de la Segunda Guerra Mundial y  la exitosa lucha contra el comunismo

Sin embargo, esta guía se basa en la visión historiográfica un tanto simplista de Polonia como nación (solo) mártir, ligeramente influenciada por el nacionalismo, que esconde algunos episodios más o menos oscuros de la historia de Polonia y mitifica muchos eventos. Nada sorprendente y fuera de lugar al tratarse de una publicación institucional, cuyo objetivo pasa por promocionar Polonia en el extranjero. Lo que sí es ya más criticable es una cierta politización de esta publicación por parte del actual gobierno polaco–la guía abre con una carta del Presidente Duda, no hace referencia al espectacular desarrollo económico de Polonia en la última década, y termina su resumen de la historia de Polonia con una referencia a la catástrofe de Smolensk — que da una gran importancia a la política histórica como medio de acción política.

En todo caso, una guía que merece la pena leer con atención y difundir. Una herramienta de gran valor para divulgar la convulsa historia del país centroeuropeo.

Puede descargar aquí la guía sobre la historia de Polonia del Ministerio de Exteriores.